11 Ciberia

Txarly Brown

 

Txarly Brown

Coleccionista, disc jockey, ilustrador y diseñador gráfico barcelonés. En 1991 recopiló con el subsello Semaphore ‘Sock It Records’ los lps Latin Ska Fiesta y Latin Ska Fever, punto de partida de la escena skatalítica nacional. En 1995 funda Novophonic Diskak en Donostia. Más tarde, como músico experimental, publicó discos como Camping Gaz (Universal, 2001) y The Nairobi Trio (Business Class, 2002). En 2006, tras un exhaustivo trabajo de documentación y rastreo de discos, desarrolla el proyecto de recopilación Achilifunk Gipsy Soul 1969-79 (Lovemonk, 2007), al que le seguirá Más Achilifunk en 2009, y finalmente Gitano Real (2010), presentado en Berlín, Munich, Buenos Aires, Londres, Sónar, PobArb... Últimamente ha producido discos para Papawa, Impagaos, Chacho y Raíces De Gracia, y dirige la programación artística del Rumba Club (KGB - Apolo - Plataforma), donde pincha semanalmente desde abril de 2007. Es también presidente de FORCAT, Fomento Para La Rumba Catalana. Último proyecto: Skanish Sound (Vampi Soul, 2012), cd que recopila la influencia jamaicana en el pop español de los 60, editado el año pasado; y este año ha publicado Achilibook (Ed. Milenio, 2013), una biografía gráfica de la rumba catalana editada en vinilo


¿Qué hacías en 1995?

Concretamente en 1995 trabajaba como diseñador gráfico para Rockdelux (maquetaba la revista Factory), Iguapop y Reggae Shack (promotoras de conciertos), So Dens (creo que empezaban), Malecón, Nitsa (sí, sí, hice unos flyers para Nitsa), Custo Barcelona, etc... Como disc jockey pinché habitualmente en Etxekalte (Donostia), Malecón, Veneno y Garatge Club (Barcelona), Katmandhú (Madrid), y ocasionalmente en Banana Factory, Zeleste (fiesta 2º aniversario del ABarna, 6 julio), el Pop Festival (Can Solei, Badalona)...

Y como dj/músico/estafaman dirigía junto a Javi Pez y Xabi Zirikian (Loreak Mendian) un sello discográfico llamado Novophonic. El 22 de febrero de 1995 editamos la primera referencia, Instrümental, Ües Time, un maxi en vinilo 12". El 10 de marzo produjimos unas bonitas bolsas para vinilos, y el 17 de marzo en Donosti, 31 de marzo en Veneno (Barcelona) y el 8 de abril en Katmandhú (Jazzin Club, Madrid) presentamos el disco. Se hizo una actuación en directo de Instrümental el 21 de abril en el Palacio Victoria Eugenia de Donosti con el siguiente lineup: Ibon Errazquin al bajo, Javi Pez muestras, X-Mon versos, Loreak Mendian scratches y yo mismo con un audioprocesador. El 18 de mayo Xabi (Loreak Mendian) inauguró su primera tienda en la calle Mari, llamada entonces Goldfinger. En junio grabamos en La Morena Sonido (Donostia) las bases del segundo disco de Novophonic, Javi Pez y yo como Camping Gaz. El primer 12" de Camping Gaz (homónimo), y segunda referencia de Novophonic, apareció oficialmente el 28 de octubre, y se presentó en Etxekalte (Donostia) esa misma noche, el 31 en Veneno (Barcelona) y el 18 de noviembre en Katmandhú (Madrid). El disco de Instrümental apareció en los charts de Straight No Chaser, y fue el mejor ep de 1995 según el staff Rockdelux. Vendimos 1.000 copias físicas de cada uno de ellos.

¿Y actualmente?

Hago lo que me apetece, mil cosas a la vez, sigo trabajando como diseñador gráfico, y pincho cuando me llaman, y si me apetece. Remezclo cosas que me gustan de rumba. Escribo estupideces. 

¿Qué planes de futuro tienes?

Morir. Aún no he decidido la fecha, pero es la única garantía de vida que tengo, rematar la faena muriendo, como todos. En el ámbito profesional, seguir haciendo lo que me gusta: diseñar. Incidiendo en discos, remezclando, pinchando o rescatando grabaciones. Y en breve lanzo nuevos temas de mi último proyecto, Achilifunk Sound System.

¿Cómo ves tu pasado?

Con serias lagunas en la memoria. Por suerte casi todo mi trabajo gráfico que hice quedó impreso en flyers y posters, casi todo mi trabajo musical quedó grabado en discos, muchas de mis sesiones quedaron grabadas en cassettes, y todos esos recuerdos están en cajas y archivadores, por tanto cuando tengo necesidad de una dosis de nostalgia sólo tengo que darme la vuelta y abrir una caja. También tengo imágenes, y toneladas de información en el ordenador. Y me sorprendo de ver cosas que hice y ni recuerdo. Y estoy muy contento de todo lo que he hecho, hasta de los errores, que suponen el 90% de mi vida pasada.

¿Qué escuchabas en 1995?

De todo, sobre todo música electrónica para modernos refinados, tipo acid jazz revenido y todo el coñazo del hip hop abstracto y el instrumentalismo pijo (Kruder & Dorfmeister, Mo' Wax), al margen de música jamaicana -oldies- que nunca he dejado de oír (ska, reggae, rocksteady, calypso... ) easy listening (empezaba a fliparme Burt Bacharach), jungle y algo de dancehall (urffff... ), y luego toda la mierda maisntream que la maquinaria anglosajona se encargó de estandarizar y convertir en producto masivo, es decir Massive Attack, Portishead...

¿Y ahora?

Pues más de todo. Hoy estoy escuchando re-edits de sonido Filadelfia, grabaciones de reggae de este año, rumba actual que aún no se ha editado, cosas freaks de flamenco con disco, moombathon, salsa, lo que me apetece. Mañana aún no lo sé.

¿Cuál fue tu primer disco de electrónica que escuchaste/compraste?

Seguramente lo primero que escuché de electrónica fue Kraftwerk a finales de los 70s. Vivía en Madrid, era pre-adolescente, y mis hermanos mayores estaban pillados de eso, y Vangelis o Emerson, Lake & Palmer. Comprar, lo que se dice comprar, creo que nunca he comprado nada de electrónica pura deliberadamente. Electrónica hay en todos los discos desde los 70s, excepto en los de folk, ya que el uso de sintes se normalizó en los 80s, y yo compro desde entonces... No sabría que responder. El primer disco de sonido que no parecía natural que me enganchó fueron los primeros maxis de DJ Shadow, Nabukazu Takemura o Krush para Mo' Wax... 

¿Y el último?

Major Lazer.

¿Prefieres live o sesion?

Estas preguntas tienen múltiples respuestas. Voy a responder lo que me apetezca. Prefiero música en directo concebida como espectáculo audiovisual. Los espectáculos visuales de luz y color con preciosa música, pero con un único imbécil (o dos) girando botones no me interesan en absoluto, básicamente porque ya no tomo drogas. La comunión atávica con otros seres humanos en formato masa uniforme jadeando al gurú que reproduce la música de otros me da pereza. Lo de sesión como selección de discos me encanta en formato podcast o radiofónico, me interesa y la disfruto. Las variaciones en directo de un repertorio donde existen múltiples variables gracias a la interpretación gestual me gustan si el repertorio me interesa. La reproducción en directo de una obra planificada matemáticamente en un computador personal, por mucho handsindier que le pongan me sigue pareciendo una patochada de adolescentes clerasílicos con el gen de la adicción, necesidad de evasión y poca ilusión. Como yo orgullosamente hice, hago y defiendo de cara a estafar al público que no tiene otra pretensión que evadirse, pero poco interés en la música. Cualquier espectáculo en directo subordinado a circuitos eléctricos es inevitablemente aburrido para mí. En cuanto a mí, prefiero pinchar. Cuando actúo con el sound system soy el ideólogo y director de marketing que aprieta un botón y obliga a que los músicos le persigan, ellos -los músicos reales- dan el espectáculo porque pueden introducir variables. Mis variables se introducen en privado y con calma.

¿Músico o dj?

Yo soy un perfecto don nadie que crea música gracias a la poca vergüenza, alegría y tecnología. Selector musical que enlaza con más o menos gloria música que conoce. Y chapista si me pongo.

¿Qué concierto/sesión destacas en estos últimos 19 años?

Mío, el concierto que dimos como Camping Gaz por la tarde el sábado 16 de junio de 2001 en Sónar. Sesiones me encantan todas las que hago porque pincho la música que me gusta sin limitaciones y por lo tanto me encantan. De otros, pues la única vez que me impactó mucho una sesión de dj fue viendo a Spinna pinchar con vinilo en Berlín en el 2001 creo, la música era cojonuda y la técnica de otro planeta. Y concierto, imagino que de electrónica, no puedo destacar ninguno que me haya dejado boquiabierto.

¿Un grupo?

La Big Band Original Jazz Orchestra del Taller de Músics con la Banda Achilifunk.

¿Un dj?

Makala.

¿Un disco? 

Un disco de los últimos 19 años. ¿Entero? Creo que ninguno. Me gustan miles de canciones, pero nunca las obras completas. La genialidad no se da continuamente en un ser humano, es espontánea y esporádica. Por eso prefiero el tema al lp. En eso el mundo digital ayuda muchísimo.

¿Puedes hacer por favor una crítica/comentario del mismo para colocarla/o en la sección de discos de ese nº?

No. Soy un pésimo criticador. Podeis poner Major Lazer "a Txarly Brown le mola a saco".

¿Un club/sala de conciertos?

La sala 2 del Apolo tiene un gran equipo de sonido, y el espacio es ideal para ver conciertos no masivos. Como sala para pinchar u oir djs, el Marula de Escudellers me fascina.

¿Un sello discográfico?

Lovemonk.

¿Tu tienda de discos?

Discos Juando, Wah Wah Records & Daily Records.

¿Tu estilo musical?

Achilifunk, como me lo he inventado yo, la definición alcanza hasta donde me apetece. 

¿Qué opinas del dance?

No puedo dar una opinión concreta a una pregunta tan amplia. Bailar no bailo apenas, no me siento cómodo o la música no me gusta. Como ejercicio me parece bien, mucho mejor que el footing.

¿Vinilo, cd o mp3?

Cualquier soporte, me gusta la música.

¿Qué medios musicales leías/lees?

Antes: urf, devoraba toda prensa gratuita musical. Ahora: Rockdelux (hasta hace poco... ahora ya no, me han cancelado la subscripción gratuita in eternum que tuve) y Mondo Sonoro. La información musical que me interesa la saco de Internet. Sobre todo de blogs.

¿Te interesa la literatura que ha generado la música electrónica?

La desconozco por completo. Lo más cercano a la pregunta, si te sirve de respuesta, ha sido el libro sobre Sideral aparecido recientemente y firmado por Héctor Castells. Me ha gustado mucho, me ha ayudado a recordar, conozco a los personajes, los lugares. Pero la historia reflejada es tan triste que me ha hecho reflexionar mucho sobre las relaciones parentales.

¿Vas a algún festival?

Si, al Poparb, Cruïlla y al Festival de Flamenco de Ciutat Vella. Son festivales relativamente pequeños y cómodos. A un gran festival sólo voy si me llaman para pinchar o actuar.

¿Qué opinas de la escena electrónica nacional del 95?

Pues con la óptica del tiempo, no estaba nada mal, todo estaba virgen. Lástima que a nadie de los que hace electrónica actualmente le interese una mierda lo que ocurrió. Sólo con decirte que el catálogo de Novophonic se empezó a digitalizar hace dos años, y ya tiene 0 descargas!!! Eso es una prueba del interés actual real por esos años. Leyendo a los nuevos paladines de la electrónica se menciona Boozo, Minifunk, Cosmos o Novophonic como precedentes del pleistoceno sin ningún valor. Veo un escalón generacional inconexo. Es decir, el año cero es Factor City, antes andábamos en taparrabos y éramos cromañones. Supongo que la nueva generación ya tiene estudios musicales superiores y han abrazado la electrónica porque no deben de ser buenos instrumentistas, el pasado no interesa. Todo lo anterior eran demos de aparatos mal grabadas, samples obvios mal cosidos y cuatro scratches simples. Sí, claro.

¿Y de la de 2014?

Me he tomado siempre la molestia de escuchar los highlights de los últimos tiempos cada vez que he visto a un ‘electrónico’ en las páginas de Mondo o Rockdelux, nuestro mainstream. Veamos. John Talabot, un chaval que flipaba con Sideral que se envuelve la cabeza con Albal a modo de performance arty cargada de marketing de Bassat daftpunkero, y para más inri con nombre artístico de escuela de pijos. Serio aspirante a soundtracks de TV3 dentro de 10 años. El rollo suma de loops no me dice nada de nada de nada. Y no diré, "esto lo hacía Pez en directo hace 15 años" porque suena a Jep Cabestany, y no soy un piyayo que afirme que cualquier pasado fue mejor. Sigamos. Su precedente directo, El Guincho, suena igualito ¿Son la misma persona? Cuánta personalidad volcada en la música!!. Super identificable, sí. Me parece de un soft aburrido que sólo con pensar en Vangelis me dan arcadas. A mí toda la música secuenciada basada en la suma y la resta me da sopor, no tomo drogas y me aburre soberanamente, me sorprendió el primer día, el segundo me aburrió, y de eso hace ya 20 años. Al minuto ya prevees el final, más que electrónica progresiva debería llamarse electrónica previsible. Encima se presume de sonar sintético, ochentas, digital, en definitiva, molón porque los ruidos son sintetizados por un aparato nipón. Pensaré lo mismo dentro de 10 años, otra demo de un aparato. No soy de los que va de: esto ya lo hacía Alex Martín en 1995, soy de los que afirma: en 1995 tenia sentido, hoy es una involución, porque sólo le aporta a quien -como entonces- se enchufa una dosis de ‘algo’ que le hace sumirse en el placebo que produce ese loop aburridisimo y esa bassline de 303, 404 o 505, memez. A todo esto sumemos estribillos supermolones en inglés, algo muy de aquí. Fantástico. Hemos descubierto Orión y las ovejas sueñan en ver Blade Runner en blue ray. Un coetáneo de Sideral y conocido dj cada vez que nos cruzamos le pregunto "¿Hay algo nuevo?", y la respuesta es, "no, no hemos avanzado". En definitiva, la electrónica se encalló en el Bells de Mills, el Jaguar de Rolando y el F.u.c.k. de Sideral. De ahí que la ‘escena electrónica’ contemporanea nacional no me interese un pimiento si no está ligada a lo orgánico. Entonces te diré que me interesa el Timbe, Neki Stranac, Delorean, etc..

¿Qué opinas de la 'crisis' de la industria musical y su incierto futuro?

Es un reflejo de la crisis del planeta. El capitalismo credo por el hombre lo ha acorralado y lo está ahogando, parece que la máquina ha decidido que le sobran operarios y ha decidido eliminarlos. Está claro que la raza humana se ha pasado de la raya y sobramos más de la mitad para que la naturaleza nos vuelva a conceder el estatus de “virus aceptable". El capitalismo matará a los que la naturaleza no sea capaz de aniquilar, y quizás en ese momento podamos acabar con la religión y dar un paso adelante en la evolución. Estamos midiendo nuestra historia en los años que hace que nació Jesucristo. Mi sueño sería vivir el año 1 después de la estupidez, el momento en que el hombre toma consciencia de sí mismo. No creo que llegue porque el hombre ha creado todos los mecanismos para que sea imposible. Mis teorías son extrapolables a la industria musical. Creamos paraísos artificiales basados en naturales en lugar de salir a la calle.

¿Qué destacarías en el mundo de la música en estos últimos 19 años?

Todo en conjunto y nada en concreto. Lo más destacable es que los coreanos hayan dado con la fórmula. Todo lo demás está previsto y formulado desde la industria sajona, y nos someterá por los siglos de los siglos.

¿Qué triunfará musicalmente este año?

Cualquier producto en el que se invierta dinero. El capitalismo ha generado un resorte que sólo puede ser activado por el dinero. Un disco no puede traspasar fronteras sin una gran inversión económica, y en el caso de que un producto destaque espontáneamente, al instante es absorbido por la industria audiovisual que hoy está en manos de las corporaciones de telecomunicaciones, y depende del propio engranaje del capital. Además la definición de triunfar es diferente en cada individuo.

¿El futuro de la música está en la electrónica, o en otro estilo?

Posiblemente la tecnología genere una fuente musical en la que el usuario sólo introduzca parámetros y se reproduzcan sumas aleatorias de cosas que le puedan gustar y combinarse entre sí. Algo así como los algoritmos de búsqueda digital de Google trasladados a nuestros intereses en las páginas de venta digital. Si te gusta éste y éste, te gustará ése. En este caso el ‘ése’ será directamente una suma de los dos primeros factores que ha pasado por un software que ha creado directamente un refrito que encaja musicalmente y que conserva la esencia diferenciadora de los factores sumados. A fin de cuentas ésa es la propia evolución de la música que es matemática audible, pero el procesador somos nosotros. Cuando aparezca el software cualquier humano podrá crear música diciéndole a un computador: súmame estos elementos. Así de simple. Por lo tanto el futuro será electrónico y a la carta, y no sabremos si los ingredientes son sintetizados electrónicamente o son naturales, lo mismo que cuando comes un producto envasado, ¿esto es real o es una recreación?

¿Un músico vale más que 100 djs, o viceversa?

La música vale más que 100 djs, y sobrevive a ellos. Un músico y un dj son dos humanos, y las posibilidades de que sean imbéciles o genios son las mismas.

¿El futuro ya estuvo aquí o seguimos en la Edad Media?

La respuesta es sencilla: sólo hace falta observar la realidad. Estamos en la parte de la caída. La humanidad tocó techo, y ahora la curva estadística nos lleva de nuevo al orígen. Hay mucho camino por retroceder. Nos hemos pasado la llegada y seguimos avanzando sin sentido. Hay que dejar de ser optimistas. El final feliz es un invento hollywoodiano que nos hemos comido con patatas (fritas). El malo en realidad siempre se escapa, se sale con la suya y no paga por su delito. El mal ha triunfado en la tierra sobre el bien, sólo hace falta abrir un periódico. Creo en Darth Vader: todos somos Anakines que nos pasamos al lado oscuro porque todo tiene un precio y ésa es nuestra dualidad como humanos. Es inevitable.