36 Ciberia

Taludio Rativo

 

Taludio Rativo Arcos De Nepal

En enero de 1985, Radio 4 emite la primera obra pública de Taludio Rativo en solitario, Marcha Androide. Desde el 82 hacía sus pinitos en Polarª, dúo tecnopop. Luego vendrían nuevas formaciones como Ditiki Frankista (84), Puerto Frankysta y Puerto Lápice (85), Dinastía Hoplita (86), tecno-industrial según la crítica del Correo Catalán, El Puerto (88-90), Arcos De Nepal (88-91), denso-dance identificable con la EBM, El Ejército De Salvación (87-90), El Sueño Del Zar (91-93), Arcos De Nepal (93-¿?), tecno-industrial bajo imperial. Asimismo ha colaborado con bandas como Claustrofobia, Extremahunción, Odisea, La Providencia, Five Minutes Gang, Kalte Sterne, Neural Collapse o Siberia.


¿Qué hacías en 1995?

Mi alma vagaba en pena condenada a emocionar a uno solo de entre los mortales interpretando la música del creador como condición mefistofélica del mismo para alcanzar el descanso eterno.

¿Y actualmente?

He desarrollado un nuevo estilo artístico vanguardista mediante el que he alcanzado los más arrolladores éxitos de mi carrera, el nanadismo. En otro orden de cosas lucho por la restauración del Imperio Romano al mando de mi grupo de reconstrucción histórica tardorromana Propugnatores Barcinonenses.

¿Qué planes de futuro tienes?

Abandonar el nanadismo porque el nanadista puede nacer o hacerse, y resulta que los creadores del movimiento nanadista nos hemos hecho, pero nuestra naturaleza nos empuja a retornar a los orígenes por lo que planeamos retomar lo que hace 14 años cesó, esto es, la carrera de Arcos De Nepal.

¿Cómo ves tu pasado?

Pasado

¿Qué escuchabas en 1995?

Aproximadamente recuerdo escuchar principalmente: Laibach, Human League, Aviador Dro, AutopsiA, Holst, Ligeti, música sagrada rusa, renacentista, medieval y greco-romana.

¿Y ahora?

Apenas escucho nada actual porque por desgracia no hay nada que oir en mi opinión, y del pasado escucho poco porque lo tengo tan interiorizado que no necesito reproductor alguno, me basta mi mente.

¿Cuál fue tu primer disco de electrónica que escuchaste/compraste?

El primer álbum íntegramente electrónico que recuerdo escuchar fue Equinoxe de Jean Michel Jarre, que poseía mi hermana mayor. Con anterioridad creo recordar como primer impacto electrónico parte de la banda sonora de Rollerball,  que compré fascinado por la película.

¿Y el último?

El nuevo de Visage si es que podemos considerar electrónica a un disco neorromántico. Por desgracia no está a la altura de su glorioso pasado.

¿Prefieres live o sesion?

Siempre el directo, siempre y cuando en verdad lo sea, porque lamentablemente brilla por su ausencia en el ambiente electrónico.

¿Músico o dj?

Músico. La pregunta es para mí un sinsentido pues el segundo no puede existir sin el primero, y su protagonismo desde el inicio de la crisis musical en los años 90 obedece meramente a intereses comerciales capaces de subvertir el orden lógico de las cosas y arrastrar por el sendero querido a los descerebrados rebaños humanos. La industria tenía que seguir vendiendo incesantemente como cualquier negocio, no importa el qué, y rizando el rizo inventó la artificiosa figura del dj estrella como la industria de la moda inventó a la modelo famosa relegando al diseñador. Muchas nulidades musicales con ansias de protagonismo a cualquier precio se han refugiado en ese fenómeno.

¿Qué concierto/sesión destacas en estos últimos 19 años?

Complicadísima pregunta, pero voy a decir que un concierto de Laibach en la sala Azkena de Bilbao en 2005. Laibach es un grupo que cuida la escenificación de sus interpretaciones llevándolas a una dimensión supramusical, tal y como a mí me gusta que sea, y como yo mismo siempre he procurado hacer. La sala en cuestión era muy pequeña y los privilegiados que asistimos gozamos de un espectáculo íntimo en que literalmente podías tocar a los intérpretes de haberlo deseado. Ello creó un clima mágico que tiende a disiparse gradualmente a medida que los aforos aumentan. Me recordó mucho a los míticos conciertos de la sala Zeleste de Barcelona en que se daba el mismo caldo de cultivo, y podías ver con ese mismo grado de intimidad a grupos como El Aviador Dro, Golpes Bajos, El Hombre De Pekín, Klamm, etc… El truco está en que la inmersión en lo que sucede sobre el escenario es absoluta ya que no estás rodeado de mil estímulos colaterales por los que no has pagado.

¿Un grupo?

Ufff, pregunta imposible, hay muchos, pero diré uno a regañadientes por su sublimidad insuperada, Japan.

¿Un dj?

Ninguno, para mí no tiene ningún sentido ser seguidor de quien pone los discos. Para mí es un oficio tan respetable como cualquier otro, pero que nada tiene que ver con la creación artística, en todo caso con la artesanía.

¿Un disco?

Para ser consecuente con la anterior respuesta del grupo diré Gentlemen Take Polaroids de Japan.

¿Un club/sala de conciertos?

Studio 54 de Barcelona.

¿Un sello discográfico?

Chrysalis, por el cariño que le tengo, no porque sea el mejor ni el más prolífico, necesariamente.

¿Tu tienda de discos?

Ninguna.

¿Tu estilo musical?

Música antigua y tecno sin h en sus diversas formas, pop y EBM especialmente.

¿Qué opinas del dance?

En verdad no sé con exactitud a que se refiere este término hoy en día, pero el baile es tan antiguo como la humanidad, y por tanto siempre habrá un espacio musical para él. La música orientada a la danza siempre ha gozado de gran popularidad, y no ha estado exenta de calidad, pero en mi opinión a partir de los años 90 del siglo XX la calidad en la música de baile brilla por su ausencia.

¿Vinilo, cd o mp3?

Obligado a elegir entre estos formatos diré cd, pero mi preferido son mis celdas de memoria cerebrales que me hacen innecesario el uso de ningún soporte físico.

¿Qué medios musicales leías/lees?

Melody Maker, Rock De Lux, Self. Actualmente ninguno.

¿Te interesa la literatura que ha generado la música electrónica?

En absoluto.

¿Vas a algún festival?

No, los aborrezco, el público en su mayoría no acude por su amor a la música precisamente, y ello redunda en un incómodo entorno, adverso al verdadero disfrute de la misma.

¿Qué opinas de la escena electrónica nacional del 95?

Se hallaba bajo mínimos, pero al menos existía, y algunos de sus representantes podrían haber llegado a más de haber pertenecido a otro país. Además, había un poco de todo, desde el pop más edulcorado, pasando por la música de baile y el tecno inteligente, hasta industrialismos y vanguardias inclasificables.

¿Y de la de 2014?

La desconozco, ¿existe?, ¿hay alguien haciendo algo que valga realmente la pena a estas alturas en que expresivamente hablando todo está trilladísimo? Ahora más que nunca se hace necesaria la inspiración y la calidad en las composiciones porque lo formal está absolutamente dominado debido a la evolución de las máquinas.

¿Qué opinas de la 'crisis' de la industria musical y su incierto futuro?

Me despreocupa por completo porque siempre se ha tratado de una industria oscurísima. Nunca ha sido necesaria, y hoy en día menos gracias a Internet y el abaratamiento radical de los costes de producción. Siempre ha sido un negocio descarnado en el que lo que menos ha importado a sus dirigentes ha sido la música en sí y su calidad. La música existirá mientras existan humanos con o sin industria.

¿Qué destacarías en el mundo de la música en estos últimos 19 años?

Los regresos de grandes formaciones como Ultravox, Nitzer Ebb, Aviador Dro, Alphaville, Human League, Heaven 17, Gary Numan, John Foxx, OMD, y algunas más que nos han vuelto a regalar grandes momentos de música electrónica de calidad. Y a unos Laibach que no han regresado sino que han continuado en lo más alto de un modo continuado, aunque espaciado. En España me ha gustado Breton Armada, la nueva reencarnación de Lucho Prósper. Un excelente álbum de tecnopop fue el Soft Exchange de Elegant Machinery, que contra todo pronóstico nos regalaron esa joyita cuando en su pasado noventero no pasaron de ser el típico grupo mediocre de imitadores de Depeche Mode.

¿Qué triunfará musicalmente este año?

Seguramente alguna basura industrialmente impulsada como sucede casi siempre, especialmente desde los años 90. Probablemente el éxito se basará más en la sexualidad del intérprete o en la absurdidad del planteamiento que en la buena música.

¿El futuro de la música está en la electrónica, o en otro estilo?

La electrónica ya no da más de sí de manera que cualquier regresión tiene posibilidades de convertirse en fenómeno cíclico.

¿Un músico vale más que 100 djs, o viceversa?

No albergo duda alguna de que lo acertado es lo primero.

¿El futuro ya estuvo aquí o seguimos en la Edad Media?

Hum, interesante formulación dado el tiempo verbal elegido. Sí, el futuro estuvo aquí, y ahora nos encontramos en el presente, la Edad Media ya pasó, y el futuro (musical) también.