Jose +

 

Sonodrome El Ático Underground

Jose + es dj, productor, fotógrafo y realizador, pero sobre todo jefazo de la plataforma de creación experimental y vanguardista Sonodrome, que funciona desde 2001, y cuyo espacio físico está ubicado en L’Hospitalet de Llobregat desde 2014 (donde programa propuestas en esa línea exploratoria), en el centro del futuro distrito cultural que quiere auspiciar el ayuntamiento de L’Hospitalet en un futuro muy próximo.

 

¿Qué hacías en 2001, justo antes de crear Sonodrome?

Pinchaba en diferentes bares, fiestas y raves como invitado, además de trabajar de técnico de sonido en Ràdio Ciutat Vella (la radio municipal del distrito 1 de Barcelona).

¿No se te ocurrió seguir haciendo radio?

Cuando trabajaba en Ràdio Ciutat Vella hice durante un año, más o menos, un programa que se llamaba The Loft Sessions (ahora me doy cuenta que el nombre era una premonición del local actual). Era un programa/sesión de dj en directo donde los discos se presentaban pinchados en sesión continua y sin locución. También estuve algún tiempo haciendo una sección de ‘electrónica’ dentro del programa La Rebelión de los Antioxidantes de la misma emisora, junto a Maribel, Joan, Curtis y Marc Aureli, hasta el 2003 que me fuí un tiempo a Berlín.

¿Tu carrera artística va ligada a Sonodrome o tienes un pasado arty previo a 2001?

Mi carrera artística empezó mucho antes que Sonodrome como dj. Desde 1990 hasta 1997 estuve pinchando como residente en muchas salas de la periferia de Barcelona, como McCocker (St. Boi), Class (Viladecans), +o- (Castelldefels), Blau (El Prat), Chic (Molins), Maui (ex-Amnesia, St. Feliu), etc. Y desde 1997 hasta 2001 pinchando como invitado en diferentes fiestas de salas, como Palm Beach (Girona), Rachdinge (Girona), Razzmatazz, y un sinfin más. También desde esa fecha empecé con la producción y los directos de sonido experimental, actuando en diferentes eventos como el Festival VideA (de Telenoika), LEM, DAF y muchos otros que no me acuerdo.

Fuego / Aun en Sonodrome

¿Añoras esa época como dj? ¿Qué te aportó, artísticamente hablando? ¿Qué opinas de los djs que tenemos por aquí ahora?

Sí que la añoro, fue la mejor época de mi vida. Yo soy dj de la vieja escuela, de la que empezó con Lenco sin pitch, o sea, cuando el dj era un psicólogo que debía captar en cada momento el estado de la gente que bailaba para que nunca decayese. Cuando era un trabajo, ya que en el momento en que decaía te venía el jefe de la sala a pegarte la bronca. No pinchábamos los discos que queríamos, si no los que quería el público. Esa sensación de tener a tantas personas saltando de alegría delante tuyo no tiene precio, y siempre se añora. Los djs que tenemos ahora no me interesan nada ya que no los veo como artistas. Me gusta la música que pinchan, pero ellos no me dicen nada ya que sólo ponen la música que quieren, sin más. Sólo me interesan los verdaderos artistas, y por desgracia no tenemos muchos por aquí, y los que hay ya llevo muchos años escuchándolos, como Ángel Molina (ejemplo de dj 100%).

¿Sonodrome siempre ha estado en el mismo sitio?

Si te refieres a sitio ‘físico’, no. Sonodrome se creó como sello discográfico para editar mis propios trabajos de sonido experimental. Más tarde se convirtió en una especie de plataforma donde otros artistas se unieron para trabajar además del sonido, el vídeo. A partir de 2005 lo denominaba ‘plataforma artística’ ya que a través de ella también trabajamos la instalación, exposiciones y experimentos de relación de la mente, y su subconsciente, con el sonido. Todo esto sin espacio físico propio donde llevar a cabo las actividades.

¿Qué tal fue Sonodrome como sello?

Fue muy bien aunque como dije antes era el underground del underground, tanto que nadie llegó a conocerlo creo. Edité cinco cds, y el resto de descarga por Internet. Gracias a él participé también con una remezcla para el músico vasco Merak19 en el sello alemán TonAtom.

¿Surgió la idea física de Sonodrome después de ver el espacio o tenías muy claro qué querías sin importar el dónde?

La idea actual de Sonodrome la tenía clara mucho antes de disponer del local, y este local fue buscado a conciencia para llevar a cabo la actividad. Quería hacer actividades de vanguardia, y por tanto quería un local acorde. Estaba un poco harto de bares reconvertidos en salas de conciertos, pseudo-galerías y locales raros a pie de calle. Parece que para hacer una programación underground debas tener un local hecho polvo y derruido, y yo quería dar un paso más, un sitio con programación underground, pero donde la gente esté cómoda y a gusto, un sitio algo privado y bonito donde cualquier tipo de persona, le vaya el estilo que le vaya, esté bien y no se sienta desplazado. Por eso quería buscar algo diferente, luminoso, y bonito a la vez. La oscuridad ya la ponen nuestros watios.

¿Qué fue primero en Sonodrome, la música o el vídeo?

La música siempre, tanto en la plataforma artística como en el local. La música (o sonido) siempre será el eje de Sonodrome, todas las demás artes estarán alrededor.

¿Cómo han transcurrido estos 15 años de Sonodrome?

Bueno, Sonodrome siempre ha ido a su rollo de forma muy tranquila ya que ha sido el underground del underground. Siempre ha sido una válvula de escape y un divertimiento para mí sin muchas más pretensiones. Si le sumas que soy muy vago para mover mi trabajo, pues ya ves, aunque nunca he parado de hacer actuaciones y demás. A partir de empezar con el local sí que ha cambiado la cosa y tiene mucha más fuerza, y a partir de estos momentos será más acusada aún, o sea, realmente Sonodrome empieza ahora una nueva vida, la vida de adulto.

¿Cuál es el momento del que te sientes más orgulloso de estos primeros tres quinquenios de Sonodrome?

Pues por un lado la primera época, con la edición de mis primeros trabajos en cd y sus reproducciones en directo. Fue una época fantástica. Y por otro lado esta última etapa de directos y fiestas en el local, donde además de pasarlo en grande me ha permitido conocer a gente extraordinaria, tanto artistas que han pasado para actuar o como público, como a los demás asistentes.

¿Sonodrome está hibernando en estos momentos o te has cansado de ser underground?

Ni una cosa, ni la otra. Por un lado, mi filosofía de vida es que debo hacer en cada momento lo que me apetezca y huír de las presiones, por eso he estado unos meses sin programar eventos, simplemente no me apetecía. Nunca se me ocurriría hacer un planning de eventos a un año vista, eso es para los oficinistas. Por otro lado, no puedo cansarme de ser underground ya que mi propia vida lo es bastante, ya que estoy al margen de muchas cosas (aunque lo disimule muy bien).

Alozeau en Sonodrome

¿Sonodrome es arty? ¿Sonodrome es underground?

Partiendo de la base de que todo el arte es underground, Sonodrome también lo es. Es imposible no ser underground con el tipo de arte con el que trabajo en este país de ignorantes y playas.

¿Cómo ves el futuro de Sonodrome?

Mejor que nunca. Como decia antes, Sonodrome está viviendo un nuevo renacer con muchas ideas encima de la mesa, así que si todo sale según lo previsto, se programarán muchos eventos de calidad: musicales, performativos y con diferentes formatos. Además, el presente distrito cultural de L’Hospitalet, donde ya estamos instalados, hará que se puedan llevar a cabo muchas propuestas que antes era difícil.

¿Crees en las promesas del sistema para revalorizar la zona donde está Sonodrome en estos momentos?

No soy muy amigo de las administraciones, ni me interesa para nada la política, sea del color que sea. Toda acción urbanística de un gobierno lleva implícito un objetivo económico, pero esperaremos acontecimientos. A mí realmente me trae sin cuidado cuando me cuentan que este proyecto atraerá más gente al arte (sobre todo vecinos de la ciudad), ya que no es mi público el que me puedan traer ellos. Yo solo creeré en el proyecto cuando vea dinero encima de la mesa, dinero que también pago yo con mis impuestos y la gente que le gusta el arte, por tanto, creo necesario que se invierta también en este tipo de espacios, como Sonodrome, porque también somos ciudadanos de los que nos gusta el arte. No todo tiene que ser parques y fiestas de barrio con la charanga de turno.

¿Por qué crees que cuesta tanto que la gente interesada en el underground se mueva a un sitio tan ‘lejano’ como parece ser que es Hospitalet?

La gente realmente interesada en este tipo de propuestas se mueve. Me da absolutamente igual lo que hagan los demás, que se queden en casa si quieren. Prefiero que vengan 15 personas de calidad que 150 a molestar.

¿No se te ha ocurrido ‘huir’ al extranjero y montar un Sonodrome fuera?

Catalunya es uno de los mejores sitios del mundo para vivir (y no lo digo desde el punto de vista político, ni nada parecido, hablo de territorio), más de lo que nos pensamos, sólo hay que mirar alrededor. Otros sitios viables para Sonodrome serían en otras ciudades europeas, pero no se me ocurriría irme a vivir allí para montarlo. Por ejemplo Londres, aunque me encanta sería incapaz de durar allí ni un año.

¿Màgia Roja sería el equivalente barcelonés?

No creo que tengan nada que ver Màgia Roja con Sonodrome, ni por propuesta ni por espacio, son conceptos totalmente diferentes. Aunque hemos tenido a varios artistas comunes los dos locales, ellos programan un estilo más industrial y oscuro. En Sonodrome puedes ver desde la propuesta más ruidosa hasta la más minimalista, pasando por la electroacústica, performance, recitales, cine con banda sonora en directo, exposiciones, etc. Se puede decir que Màgia Roja tiene un aspecto más ‘lúdico’, enfocado a la música, y Sonodrome más ‘artístico’, con un abanico más extenso en cuanto a estilos y propuestas.

¿Qué opinas del arte musical y videográfico que se factura en estos momentos aquí?

Hay muy buen nivel y gente que hace cosas muy buenas. En Barcelona siempre han existido buenos artistas, el problema por un lado es que no se respeta este arte, y por otro, el tema de los egos y la individualidad, por eso los proyectos no tienen la continuidad que deberían y muchos desaparecen o inexplicablemente mutan hacia proyectos diferentes y peores. 

Musicalmente me refiero a las propuestas más arriesgadas, dentro del estilo más electrónico no me interesa demasiado excepto casos aislados de lo que se hace ahora. Más que ‘música electrónica’ podríamos llamarle ‘música de loops de Native Instruments’. 

Las propuestas visuales las veo más potentes y creativas en este momento, mucho más interesantes. Además de la gente de Telenoika (pioneros y sobradamente demostrado), gente como Gnomalab, Josep González o Alba Corral, y un largo etcétera, están haciendo cosas muy buenas, pero lo que es más importante, con un estilo propio, y eso les hace mejores.

Sonodrome by Áurea

¿Y de la casta underground que lo regenta?

No sé, no te puedo decir mucho ya que como decía antes la individualidad en el aspecto musical de casi todos hace que parezcamos enemigos, y no nos conocemos con confianza como debería ser. En la parte más relacionada con el arte sí que hay más unión.

¿El arte ha de estar subvencionado?

Por supuesto, mucho antes que los colegios o la sanidad.

¿En qué estás trabajando en estos momentos?

Musicalmente hablando estoy preparando un directo de sonido muy ‘sensorial’, al estilo de mis primeros discos de auténtico viaje sonoro. Lo presentaré en Sonodrome en breve. También en la tercera parte de Inside-Inpsyche, un experimento de muestra sonora para análisis del subconsciente humano, donde el público es sometido durante un período de tiempo a ciertos sonidos, para después, y mediante la escritura automática, analizar el resultado de sus escritos y valorarlos con un psicoanalista. También lo llevaré a cabo en Sonodrome. Y cambiando de expresión, estoy preparando un largometraje para rodarlo antes de verano. Una representación personal de la vida del genio Antoni Gaudi contado desde su subconsciente. Un proyecto de cine de autor abstracto que llevo cinco años preparando.

¿Qué tipo de música te divierte escuchar en 2016?

Lo que más estoy escuchando en estos momentos es mucha ópera, sobre todo redescubriendo a Wagner, una música y composiciones tan sublimes que nunca serán superadas ni por la tecnología más potente.

No nos has contado nada de tu faceta como fotógrafo.

Mi faceta de fotógrafo viene de vocación familiar. Mi padre tenía un estudio de revelado analógico (claro) en casa. Empecé haciendo fotografía artística, pero me quise dedicar profesionalmente, así que monté el estudio, y ahora hago varios tipos de fotografía, aunque para comer y menos artística. Actualmente esta faceta profesional fotográfica y de vídeo la quiero llevar exclusivamente hacia el mundo de los artistas, en cualquier representación y para cualquier trabajo: fotos de conciertos, portadas de discos, giras, videoclips, etc. Aunque estoy en ello, ya que no es fácil, en este país los artistas trabajan gratis, así que no pueden gastar en este tipo de trabajos, además aún estamos lejos de otros países en cuanto a pensar que la imagen gráfica y vídeográfica es muy importante para sus carreras, y deben invertir lo que puedan. Una pena para las dos partes.

¿Por qué Sonodrome no está de moda?

¿Quién te ha dicho que no está de moda? Pregúntale a los bares de abajo, también al wok y al paki, o puedes preguntarle a la Guardia Urbana de la ciudad, y te lo contarán, Sonodrome está muy de moda.

Luciano Alvarez


Sonodrome by Áurea