SDH / Clara Román

 

SDH Nihilismo Místico

Y esos dos años de maduración natural de SDH están dando los frutos que no suelen dar los proyectos de laboratorio megaprogramados: buenos temas, excelente sonido, directos atractivos, imagen potente, vídeos sugerentes y como postre, el poder grabar para un sello guiri. ¿Qué más se puede pedir para tan poco tiempo? Ellos, que están además al mando de Cønjuntø Vacíø, Dead Moon Records, Wind Atlas, Todesfuge y Titan Arch, han encontrado de repente “el camino” sin querer buscarlo. Y eso es toda una experiencia, cuyo primer gran resultado podremos disfrutarlo el 6 de junio próximo, vía Avant! Records: Semiotics Department of Heteronyms, su álbum de debut. Hablamos con Sergi, que nos cuenta qué se esconde tras las iniciales SDH, unos días antes de la puesta de largo de este dúo tan peculiar.

 

¿Qué representa SDH dentro del entramado de proyectos musicales y paramusicales donde estáis metidos los dos?

SDH nació un poco sin querer desde la simple curiosidad de ver si podíamos hacer una canción pop. Puede parecer algo bastante obvio ahora, pero en el momento en que compusimos The Scent, hace un par de años, estábamos muy poco abiertos y acostumbrados a hacer una música tan directa. Con Wind Atas siempre habíamos tratado de huir de hacer algo demasiado definido, cuando algo sonaba demasiado pop era descartado. Hice la base para la canción, y esa misma tarde Andrea, mientras yo estaba trabajando en Dead Moon, grabó la voz. Nos sorprendió mucho el resultado, y nos animó a seguir jugando hasta que casi sin darnos cuenta teníamos un disco hecho. Con Wind Atlas siempre hemos intentado no poner límites a nuestra música, huir de lo que la puede definir de una forma categórica, pero con SDH hicimos lo contrario, ponernos límites para ver qué ocurría dentro de ellos. Todo esto salió además en el momento en que pudimos empezar a grabar en casa porque nos empezamos a montar un pequeño estudio. Dentro de esos límites a los que me he referido, también estaba la economía de medios: ser solo dos, poder grabar en casa y barato, poder salir a tocar llevando sólo una maleta, poder girar en tren o en avión fácilmente...

¿SDH como producto está más pensado en todos los aspectos que los proyectos anteriores/paralelos vuestros al ser algo que controláis al 100% sólo vosotros dos?

No lo creo. Diría incluso que ha sido algo mucho menos planificado y sin ninguna pretensión. Ha salido casi sin hablar sobre ello, sin pensar demasiado qué queríamos, casi sin querer. Los dos nos entendemos muy bien a nivel artístico, casi siempre pensamos lo mismo en todos los proyectos en los que estamos. Podemos opinar distinto en cuanto a la forma de hacer algunas cosas, pero sobre el arte en sí mismo, nuestra conexión es brutal.

Andrea

Sergi

Pues para ser algo tan natural tiene todos los ingredientes de oler a triunfo: lanzamiento en un sello extranjero, promoción en medios de fuera, sonido de lujo, producto de calidad máxima en la presentación... ¿Qué ha ocurrido para que haya esta alineación de planetas? ¿Dónde está el secreto?

Pues no lo sé. Esa percepción supongo que es algo que cada uno sentirá de una forma diferente. Yo creo que con los años hemos aprendido, somos cada vez mejores músicos, sabemos con quién nos apetece trabajar y cómo queremos trabajar, más que antes. Y el hecho de que el disco salga en un sello como Avant! Records ayuda a ponerte en órbita de mucha gente que sigue al sello, eso está claro. También ayuda a que medios internacionales se fijen en el proyecto. Lo que sí que creo es que con este proyecto hemos tenido menos complejos en mostrarnos de una forma más directa, en ponernos en primera línea, y creo que tiene que ver con la misma naturaleza del proyecto, lo que te comentaba en la primera pregunta: hacer algo fácil, directo, económico en cuanto a la logística, jugar con los límites autoimpuestos creativamente y en todas las facetas del proyecto.

¿Cómo llegásteis a Avant!? ¿Fuísteis o vinieron?

Estamos en contacto con Andrea de Avant! Records desde hace años, y le conocimos en persona cuando Wind Atlas tocamos en Bolonia, en una gira europea que hicimos con nuestro anterior disco. Un día le pasé algunas demos de este nuevo proyecto, antes de grabar el disco. Le gustaron y mostró interés por escuchar más. Cuando tuvimos el disco mezclado se lo mandamos, y nos propuso ya en firme editar el disco.

Me ha sorprendido lo bien que suena el disco, ¿lo hicísteis todo vosotros solos o colaboró alguien de fuera de SDH en la grabación, mezclas y producción del mismo?

Excepto algunas cosas que grabamos en casa, el disco lo grabamos con Sergio Pérez (Svper). Grabamos la música en su casa durante dos días y las voces en estudio durante un tercer día. Y luego él lo mezcló. Se masterizó en Analog Heart, UK. Trabajamos de una manera muy eficiente porque nosotros llevamos el disco ya grabado de casa y las pistas en midi, de forma que pudimos centrarnos más en la producción propiamente dicha, utilizando, por ejemplo, los sintetizadores modulares de Sergio para conseguir mejores sonidos que los que traíamos de casa.

SDH creo que es más adulto que todo el revival synthpop que nos invade últimamente, ¿por ahí van los tiros, trascender a todo lo que significa que te puedan etiquetar muy fácilmente?

¡Pues no lo sé si sonamos adultos! ¡No sé si eso es algo bueno tampoco! Desde luego no queremos ser vistos como revival synthpop, eso sí es algo en lo que pensamos, no queríamos hacer un disco que sonase demasiado ochentas, no queríamos que se nos metiese en el saco del revival minimal synth, por ejemplo. Sencillamente, hemos intentado hacer un disco de pop usando instrumentos electrónicos, de verdad no hay más intención que ésa.

¿Wind Atlas sigue siendo vuestra primera opción o pensáis que lo de SDH podría llegar más lejos, visto lo visto por ahora, y eso que aún no ha salido el álbum? Quizás sea demasiado optimista en mis apreciaciones, quizás no...

Wind Atlas más que un proyecto musical es una manera de ver el mundo para nosotros, una constante generación de preguntas y misterios. No creo que haya nada más importante que eso para nosotros.

¿Qué lleváis en esa maleta de la que me has hablado cuando SDH toca?

Un sampler, un sintetizador, un mixer y algún pedal. Intento llevar lo menos posible.

SDH

Sólo he visto a SDH una vez en directo, en el Cønjuntø Vacíø 2016, ¿cómo es el directo de SDH en 2018, a punto de defender un primer álbum encima de un escenario?

El de Cønjuntø Vacíø fue nuestro primer concierto. Ahora tocamos con las bases mejor producidas, y creo que sonamos cada vez mejor, y empezamos a encontrarnos un poco más cómodos en el escenario. En el último concierto que dimos ya tocamos todas las canciones del disco. Algunas las tocamos por primera vez.

¿Por que las letras son en inglés?

La lengua es otro campo de experimentación para nosotros. En Wind Atlas, por ejemplo, hasta ahora hemos usado el castellano, el inglés o la glosolalia. Cada idioma nos pide cosas distintas, y nos gusta jugar con eso.

¿Que cuentan/intentan contar las letras de SDH?

Historias de personas que no existen.

¿Compartís la composición de la música y la escritura de las letras o os habéis repartido las funciones?

La manera de trabajar hasta ahora ha sido que yo compongo la música, luego Andrea escribe la letra y añade la voz, y luego yo termino de adaptar la estructura de la canción en función de lo que ha hecho Andrea.

¿El sello o vosotros ha pensado en remezclar algunos temas del álbum? ¿Os veis sonando en alguna que otra pista de baile?

Se nos ha pasado por la cabeza, pero no hay nada planeado ahora mismo. Pero si nos gustasen los artistas y los remixes que hiciesen, ¿por qué no?

¿Quién hizo las imágenes que usásteis de fondo en vuestro primer concierto, en Cønjuntø Vaciø? ¿Las seguís usando o hay nuevas? Me parecieron fascinantes, y adecuadas, siendo tan sencillas como eran.

Sí, las seguimos usando cuando el espacio lo permite. Las hizo nuestro amigo Pau, que toca en directo bajo el nombre de PLOM. En realidad hemos tocado poco así que creo que las usaremos un tiempo más aún.

¿Controláis el diseño de las portadas y la dirección de vuestros vídeos?

Sí. El arte, tanto del single como del ep, lo hemos diseñado nosotros. La foto de la portada del ep es de nuestra amiga Alejandra Núñez. El collage de la portada del álbum es de la artista argentina Camila Dunster, a la que conocimos hace tiempo en una exposición colectiva en La Cova de la Bestia, el local donde ensayan nuestros amigos de Una Bestia Incontrolable. Podéis ver su trabajo aquí. Los vídeos que hemos hecho hasta ahora, incluido el video para The Scent que está a punto de salir, los hemos hecho de una forma absolutamente improvisada nosotros mismos. Como decía al principio de la entrevista, la idea básica es hacerlo fácil, hacerlo nosotros mismos o colaborando con gente muy cercana, y tener en mente siempre la economía de medios. A veces, cuando te pones limitaciones, éstas juegan a tu favor, y yo creo que en este caso es así, se transmite algo íntimo que creo que es importante para el proyecto.

SDH

Wind Atlas está llevando al directo su reciente último álbum, An Edible Body, ¿cómo están vuestros proyectos personales, Todesfuge y Titan Arch, en estos momentos?

Por temas de tiempo bastante parados. Andrea está dando algunos conciertos esporádicos como Todesfuge, pero no tiene mucho tiempo y ha ido aparcando la grabación de temas nuevos desde hace tiempo. Tiene cosas nuevas grabadas, pero no ha podido terminarlas aún. Yo como Titan Arch he descartado los conciertos durante un tiempo para centrarme en los otros proyectos. Este verano espero poder grabar algo nuevo. Acaba de salir una nueva cinta de Titan Arch en el sello americano Ascetic House, cosa que me hace mucha ilusión porque soy muy fan del sello desde hace años, que forma parte de una tanda de cintas donde hay artistas alucinantes como Kali Malone, Rabit, Free The Land...

Ya que te tengo aquí, y abusando un poco de tu generosidad, me gustaría preguntarte por dos elementos colaterales de vuestra vida artística: ¿cómo está Cønjuntø Vacíø sello en estos momentos y cómo se presenta Cønjuntø Vacíø festival este año?

Pues también estamos tomándonos las cosas con más calma en este sentido. Este año, con los lanzamientos de Wind Atlas y SDH, tenemos muchos conciertos y hemos preferido por un tiempo centrarnos en eso y bajar el ritmo de todas las otras cosas que hacemos. El sello está bien, hemos editado algunas cintas muy interesantes últimamente, y estamos trabajando en una web, que es algo que llevábamos tiempo retrasando también. El festival este año no lo haremos. El año anterior estuvimos a punto ya de no hacerlo, pero cuando salió la posibilidad de traer a John Maus nos lo replanteamos. No lo haremos este año por temas de tiempo y de motivación. Es mucho trabajo y estrés económico y, aunque siempre ha ido bien, especialmente los dos últimos años, no es un trabajo para nosotros, y nunca ha sido la idea convertirlo en un festival al uso. Vamos a centrarnos este año en montar cosas más pequeñas y de gente cercana, como Molly Nilsson y, sobre todo, tocar nosotros, que es lo que más nos apetece ahora.

Vaya, siento lo del festival. Bueno, para acabar quiero hacerte unas preguntas que me rondan desde la primera vez que supe de vosotros. ¿Cómo se os ocurrió poneros ese nombre? ¿Qué significa realmente, y no hablo del significado literal? ¿Quién tuvo la 'feliz' idea? ¿El nombre fue antes que la música o vino después de componer The Scent?

Andrea había estado escribiendo a partir de algunas ideas de personajes y ficciones que rondaban su mente hacía unos meses. A Andrea le gustó tanto The Scent que me pidió que hiciera más bases para poder dar voz a esas personas que se le habían estado ocurriendo. Y así es como se le ocurrió el nombre. Su idea era investigar esos gestos y el lenguaje que usamos cuando encarnamos a uno de nuestros personajes frente a otros. SDH es el espacio en el que Andrea escribe y piensa sobre esos signos.

Luciano Alvarez