Richie Hawtin

 

Richie Hawtin Hombre de Plástico Reciclado

Richie es inglés, y llegó a Canadá en 1979. Su familia se estableció en Windsor, una ciudad dormitorio a pocos kilómetros de Detroit, y se pasó toda la adolescencia cruzando continuamente la frontera junto a su amigo John Acquaviva, para ir a los clubs donde se cocía el ‘sonido Detroit’.

TEXTO  HAL VERSUS / ENTREVISTA  GUILLERMO ESCUDERO

Comenzó su carrera musical como dj en locales como The Shelter, tras pasar de Windsor a Ontario. Pero musicalmente maduró tras su paso por el The Music Institute en Detroit. 

Fuertemente influenciado por la escena techno de Detroit, el joven Richie montó su primer estudio en el sótano de la casa de sus padres, donde empezó a trabajar en las que serían las primeras grabaciones para su futuro sello Plus 8 Records, grabaciones que acabarían en el house. Actualmente Hawtin es recordado como uno de los pioneros de aquel sonido acid house que años atrás conquistó el corazón del Detroit underground.

En 1990, de nuevo con su amigo John, funda el sello Plus 8 Records, cuya primera referencia es Elements Of Tone, un maxi de States Of Mind, un proyecto de Richie y John que se movía en la onda Detroit. El sello se expande rápidamente, y en 1991 crean los subsellos Probe y Definitive, y a partir de ese momento Richie se embarca en numerosos experimentos musicales: Circuit Breaker, Cybersonik, Up!, Spawn, y los más conocidos F.U.S.E. y Plastikman, que navegan entre el minimalismo, el acid, el ambient y el sonido experimental abstracto.

Su primer éxito llegó con el tema Spastik tras una primera presentación en público bajo el nombre de Plastikman en agosto de 1994, durante una sesión como dj que duró más de cinco horas. Este tema fue el primer single que grabó Hawtin para el sello inglés Nova Mute. El lp de debut de Plastikman fue Sheet One, que obtuvo toda la atención que el disco se merecía. Le siguió el mini álbum Recicle Plastik, lo máximo en brutalidad percusiva, que incluía dos singles publicados anteriormente, Krakpot y Spastik, más dos temas, Spaz y Naturalistik, que no estaban disponibles hasta ese momento. Eran canciones en las que insistía con el inconfundible sello del sonido de la famosa 303.

Richie saqueó posteriormente la escena techno inglesa dejando allí algunas de sus mejores remezclas, entre ellas la de Do Da Doo de Robot-man. También elevó el nivel con su single Plastik, adelanto de lo que sería su siguiente disco, Musik, aclamado por la crítica. El disco es un sueño para minimalistas, totalmente inundado de auténticas melodías, mucho más bailable que Sheet One, y que contiene en sus surcos lo más oscuro y siniestro de un primitivo Plastikman.

Como F.U.S.E. (Futuristic Underground Subsonic Experience) grabó en 1993 Dimension Experience y el single Train Tracs, ambos para Warp.

Hace pocos meses puso fin a la existencia del subsello Probe, y fundó otro, Concepte, que no sólo va a editar música. Su intención, a partir de ahora, es relanzar sus proyectos F.U.S.E. y Plastikman, y olvidarse del resto de seudónimos.

A continuación os transcribimos la charla que tuvimos con Richie al día siguiente de su ‘actuación’ en el Sónar 96.

En tu set de anoche me pareció que estabas enseñando tu próximo álbum.

Gran parte de lo que toqué anoche era nuevo. La última parte fueron acetatos (son unos discos especiales que sólo se pueden pinchar cinco o seis veces, y sólo hay una copia). Te los hacen especialmente, y tengo unos cinco o seis en los que tengo mi nueva música.

¿Cuál es la principal diferencia entre ser músico y dj?  Ayer pensé que estabas haciendo música, que no estabas solamente poniendo discos. 

Sí, es una pregunta difícil. Algunos djs se limitan a pinchar discos. Juntan diferentes cosas, pero eso es todo lo que hacen. Como músico que soy, a la hora de pinchar siempre estoy tratando de crear algo más, como si estuviera haciendo música. No es poner un disco, y después otro, y otro, es tratar de juntar todo esto, y hacer algo así como dos horas de sonidos.

Casi siempre tienes un sonido muy delicado. O sea, muy sutil, no tan predecible. 

Cuando empecé en 1989-1990 quería hacer música techno, música electrónica de Detroit. En ese momento mi producción era un poco más agresiva y crítica. Con los años aprendí cosas distintas, me concentré más, y ahora puedo usar exactamente las cosas que yo quiero usar. Así es que todo se está haciendo más preciso y más dirigido. Ahora cada cosa tiene su lugar en mis temas, por eso suenan muy delicados. Si tú le sacas un pedazo a mis temas de ahora, se desmoronan porque todo tiene su lugar específico en ellos.

¿Crees que esto tiene relación directa también con las máquinas que usas? Quiero decir, ¿usas máquinas especiales para hacer ese tipo de sonido?

Yo uso máquinas especiales que usa mucha otra gente, pero el problema de mucha gente es que si tienen una máquina creen que tienen que usar cada uno de los sonidos que hay en ella, tienen que sacarle el jugo. Les costó dinero, y la tienen que usar en todos los temas... Así no funciona. Yo tengo muchas máquinas, y de cada una sólo uso pedazitos y partes, para combinarlos en la creación de algo nuevo.

¿Siempre estás investigando sonidos?

Sí, no me gusta repetir lo que he hecho antes. Estoy tratando de no volver atrás. Lo que siempre me ha gustado de la música electrónica es su actitud de vanguardia, de abrirse siempre un camino. De modo que con cada tema y mientras estoy en el estudio estoy tratando de hacer cosas nuevas, e ir cada vez un paso hacia adelante.

Supongo que debe ser difícil.

¡Sí, es muy, muy difícil, pero para eso estoy aquí! De eso es de lo que trata esta música. Esta música, como tú sabes, ahora es muy popular y hay mucha gente que hace los mismos temas, con sonidos como los que hacíamos Jeff Mills, Robert Hood o yo mismo hace años. Pero los verdaderos precursores son quienes están tratando de hacer algo distinto, de forma que cada disco que saquen te parece familiar, pero tiene uno o dos sonidos que no habías escuchado antes, y son diferentes, así es como vamos avanzando.

¿Prefieres los sonidos minimalistas a causa de tus antecedentes?

No sé, hay tantas cosas que pasan en la vida, especialmente en Norteamérica donde todo es pomposo y excesivo, que a veces se te olvida de qué se trata. Estoy tratando de hacer una música que te entregue unas cuantas cosas, y que forme, en su conjunto, un sonido muy agradable de escuchar.

Hay una diferencia entre tu primer y tu segundo álbum, aunque tienen el mismo ‘sonido Plastikman’. ¿Cómo podrías describir esa diferencia? 

La única manera de describir el segundo álbum es que era yo, sólo que un año y medio más tarde. Probablemente es más minimalista, más hermético que el primero. Todo lo que aprendí en el primer álbum es que lo que ahí quise hacer y no pude, lo hice en el segundo. Eso te acerca a lo que quieres hacer exactamente. Lo único que te puedo decir del siguiente álbum es que va a tener la misma ‘textura’ de Plastikman. 

plastikman.com

Richie Hawtin

¿Qué tipo de experiencia tuviste en la Isla de Pascua? 

La forma fácil de decirlo es que fue una experiencia mística. Cuando yo era muy pequeño empecé a leer bastante sobre la isla, y siempre hubo una especie de conexión. No sé si tiene sentido, pero la gente se ve arrastrada a ciertas cosas, y mi hermano y yo siempre estuvimos atraídos por la Isla de Pascua, no sé porqué. Así es que pensamos que teníamos que ir allá, y fue una experiencia muy, muy extraña. Es una isla tan extraña... Estuvimos siete días cerca de los moais, simplemente vagando por ahí. Y cuando nos fuimos, sabíamos que íbamos a tener que volver.