TB-303 + TR-606

 

R de Roland

Así cuenta Ikutaro Kakehashi como empezó a construir su imperio de tecnología musical llamado Roland. Sin ninguna duda Roland ha determinado el nacimiento de estilos tan definitivos como por ejemplo el acid house gracias a su TB-303, y sus máquinas más primitivas han servido de fuente de inspiración a bandas y artistas que actualmente han determinado la dirección del curso de la música moderna.

 

R is for Roland (editado por Electronic Beats, salió al mercado el pasado 11 de mayo) es un tributo, es un homenaje a todas esas máquinas y artistas que en algún momento se fusionaron, y que juntos empezaron a crear cosas absolutamente increíbles. Lejos de ser un catálogo al uso de sintetizadores, donde puedes consultar el precio de mercado, prestaciones y detalles técnicos, este libro le confiere alma a todos y cada uno de los instrumentos que aparecen. Cacharros creados entre 1973 y 1987, aunque obviamente no están todos los modelos comprendidos entre esos años. Hay una selección de 23 máquinas comentadas (todo en inglés) por otros tantos artistas, cada uno contando su relación personal con su arsenal electrónico. Gente como Portishead, Martyn Ware, Moby, Orbital, The Hacker, Plastikman, y muchos más, son entrevistados sobre la influencia que ha tenido la marca Roland en sus trabajos.

A nivel de diseño este libro está muy cuidado. Todas las fotografías han sido hechas a propósito para aparecer aquí. No hay imágenes rescatadas de catálogos ni nada parecido. Imágenes tomadas de muy cerca, casi entrando dentro de las tripas de los instrumentos, enfocando pequeños detalles, botones, slides… Un punto de vista que me atrevería a decir que poético y cálido del tema, algo poco visto hasta el momento. En resumen, una brillante y amena visión sobre un montón de aparatos que desde los años 70 han ido cambiando el concepto del mundo de la música. Super recomendable, vamos.

Rankine

roland-book.com

roland-book.com/product/r-is-for-roland