Pina

 

Pina Uno y Cero

Pina vuelve con Transit (Lapsus, 2015) dos años después de Hum. Un disco ‘temático’ sobre lugares y sitios, que nos conectan a su vez con otros sitios y lugares, dividido en 8 imágenes congeladas muy concretas. Un contenido (el sonido es espectacular) y un continente (la portada es soberbia) redondos, como el vinilo donde confluyen los dos, que pone mucha tierra por medio con sus inmediatos perseguidores, nuevos, y no tan nuevos, en la carrera hacia el Olimpo de la electrónica castiza. Su obra maestra, hasta el momento, huele a cierre de una etapa, después de haber sofisticado, de manera natural, su propuesta a lo máximo permisible sin caer en la tontería más absurda, muy propia de los productores previsibles reinantes en estos momentos. Desde ya, para su humilde servidor, Transit es un firme candidato a mejor disco nacional del año, sin caer en etiquetas de ningún tipo.

 

¿Estrenar en martes y 13 te da mal rollo?

En absoluto, no soy nada supersticioso. Se empieza siendo supersticioso, y se acaba metido en mierdas de chakras, homeopatía y antivacunas.

¿Para ti existe esa Trilogía Lapsus?

Existen tres discos editados en Lapsus. A priori no hay una idea o nexo en común a los tres discos. Bueno, miento, hay un mismo sonido que he utilizado en los tres trabajos, pero ha sido más como recurso que como elemento de continuidad.

¿Estás harto de que te sigan ubicando en el underground más underground que pueda existir?

Primero de todo tendríamos que averiguar qué significa ser o estar en el underground. ¿Underground respecto a qué o a quién? ¿Hasta dónde llega el underground de aquí? Puestos a elegir, me quedo con outsider.

¿Estás preparado para que te acusen de comercialidad con este Transit?

¿Y quién me va a acusar de comercial? ¿Los mismos que me han ubicado en el underground? Te compro que Transit pueda parecer más accesible, pero ¿comercial? ¿Comercial como qué? Entiendo que no es lo mismo estar en el underground aquí que más allá de los Pirineos.

¿Qué has pretendido hacer con Transit?

En el fondo la idea ha sido ir más allá del formato canción o entender un lp como una colección de temas. Efectivamente, en Transit encontramos ocho pistas por separado, pero son más una fotografía tomada en un momento dado de un algo más global, que no tanto un fin en sí mismo. Me apetece seguir jugando con el formato para próximos trabajos.

¿Por qué el viaje, el ir de un sitio a otro?

No es tanto el viaje como el lugar, encontrar sitios que funcionan como punto de conexión. Inicialmente el disco iba a llamarse Hub, que un poco la idea es la misma. Lo que pasa es que viniendo de Hum, pues podría haber parecido una continuación, cosa que tampoco es.

Pina

¿Has puesto toda la carne en el asador?

¿Para hace el disco? Por supuesto.

¿Es tu último asalto a la Bastilla de los grandes nombres o seguirás intentándolo si no funciona?

Parece que tenéis ganas de que lo deje, ¿eh? No pienso daros ese gusto. Ni miro a los grandes nombres, ni miro al underground. Si Transit funciona tampoco creo que podáis esperar un Transit 2. Entender todo esto como un camino al "éxito" es un gran error.

¿Se va a notar en algo ‘exterior’ que Cargo distribuya internacionalmente Transit?

Espero y confío que sí. Supongo que todavía es demasiado pronto para valorarlo. Ayudaría sin duda alguna reseña en algún medio internacional, pero tampoco es algo que me quite el sueño.

¿Qué pesa más en Transit el fondo o la forma?

En Transit la forma ha determinado el fondo. Desde la elección de las máquinas con las que se iba a hacer, como la manera de plantear la fase de creación. Las limitaciones autoimpuestas han determinado el resultado.

¿Seguirás grabando con Lapsus?

¿Por qué no? La relación con Lapsus es óptima, y tanto ellos por su lado como yo por el mío, hemos ido creciendo con el paso del tiempo.

¿Ya has pensado en quién te va a remezclar o no es cosa tuya?

Tengo nombres en la cabeza desde hace tiempo, e incluso me baila la idea de ir más allá del típico remix. Me pone la idea de pasarles todas las pistas del disco, y que cada uno elija las que quiera. A lo mejor podría ir eliminando pistas según las fueran eligiendo, por aquello de que no se repitan. En cualquier caso, tampoco depende de mí si habrá un Transit Remixed. En Lapsus tendrán su calendario de lanzamientos y prioridades.

¿Ya has diseñado el directo?

El directo está diseñado desde el mismo momento en el que se hizo Transit. Algo que tenía muy claro al empezar era que quería replantearme la manera de hacer los directos. Por eso comencé a volver a trabajar con sintes, porque en directo se prestan más a la manipulación, tanto del sonido como de las notas. Todo el disco se trabajó en un único proyecto, y es el mismo proyecto que estoy utilizando en los directos. Tal y como está planteado, cualquier parte de cualquier canción puede combinarse con cualquier otra. La DAW funciona como un hub. Por eso comentaba antes que hay que entender Transit como una fotografía de un momento en concreto. Toda la estructura de lo que han acabado siendo los temas del disco se hizo en directo, y en el fondo la idea es poder recombinar todo en vivo de manera que, con el paso del tiempo, Transit en directo quede irreconocible.

¿Te sigue apeteciendo trabajar en solitario o te pone más Loppkio?

Una cosa no quita la otra. Cada proyecto busca algo diferente, y su manera de desarrollarse. Loppkio tiene como objetivo el club, lo que me deja más espacio para investigar por otros terrenos como Pina. Incluso la manera de componer es totalmente diferente. A día de hoy, con Loppkio, la dinámica ha cambiado. De hacer temas para poder llevarlos al directo, a todo lo contrario, hacer directos para crear temas.

¿Ha merecido la pena la espera por tener Transit en vinilo?

Ha sido un calvario de esperas y retrasos sobre retrasos. Hay que tener en cuenta que Transit debería haber estado disponible para el Lapsus Festival, que es donde por primera vez pudieron oírse los temas. Eso sí, cuando por fin lo he tenido entre mis manos puedo decir que ha valido la pena. Todo lo que está pasando con el tema del vinilo da un poco de cosa. De ser el último reducto de independencia y tozudez musical, a ser un campo libre para la especulación pura y dura.

Pina

¿Te sientes un superviviente o eres tan nuevo como los más nuevos?

Mientras siga creyendo que todavía tengo alguna cosa que contar, seguiré dándole a las máquinas, al margen de lo que la industria tenga que decir. Sí que creo que debería estar asomando ya una nueva generación de artistas jóvenes con ideas frescas que, ojalá, ocupen su espacio. En serio, ¿no viene nadie más empujando? ¿El presente y el futuro a corto plazo está en manos de treintañeros tirando a cuarentones?

¿Qué productor nacional te gusta más en estos momentos?

Lo que está consiguiendo John Talabot es digno de admirar, y Pional está sin duda muy arriba, pero Sunny Graves es claramente uno de mis tops en estos momentos. Sus actuaciones en Sónar 2014 y en la última edición del Primavera Sound son dignas de enmarcar.

¿Y de fuera?

Sin duda The Haxan Cloak. Además de que lo que ha editado me encanta, se nota que el tío pilota técnicamente cosa mala. Trabajar la oscuridad, la densidad, el ruidismo y el mal rollo, en general, no es un todo vale. Hay que tener las ideas muy claras, y conocer muy bien tus equipos, para hacer lo que hace él. No hay más que ver como cada vez está más solicitado como productor.

¿Seguirás masterizando como los ángeles o te vas a centrar más en tu carrera musical?

Una cosa no quita la otra, y a día de hoy sigo pudiendo combinar ambas facetas. Lo del mastering me ha venido un poco de rebote, y es un terreno donde pienso seguir invirtiendo tiempo y dinero en más equipo.

Pon en orden, de más a menos para ti, estas presuntas calificaciones de tu música: laboratorio, pista de baile, melodías planeadoras o burbujeantes pasajes acid.

Laboratorio, pista de baile, burbujeantes pasajes acid y melodías planeadoras.

¿Cómo la definirías tú?

Industrial.

¿La luz está ocupando tu oscuridad o sólo son palabras huecas?

A lo mejor hay luz, pero luz de fluorescente, de la que es totalmente artificial, y deja un zumbido residual de fondo.

La portada es una preciosidad que está a la altura de lo que hay dentro, ¿estás de acuerdo? ¿El cambio de blanco y negro a color tiene algún fundamento?

Totalmente de acuerdo. Basora ha sido el responsable de todas las portadas desde que estoy con Lapsus, y con cada lanzamiento no deja de superarse. Nunca le he dado ninguna instrucción en concreto, más allá de darle cuatro pinceladas sobre lo que trata el disco. Me parece más interesante así, sin instrucciones. No soy de los que le gusta controlar todos los aspectos de una obra. Para Transit, en concreto, encima han confluido el buen hacer de Basora con el talento para la fotografía de Albert Miralles. El cambio a color supongo que tiene más que ver con la fotografía elegida, que en blanco no funcionaría en absoluto. Algún día tendréis que preguntar a Basora por su primera idea para la portada, una idea muy loca, muy KLF.

¿Tienes alguna remezcla que hacer en perspectiva?

Ahora mismo no tengo nada a la vista, aunque esto es algo que puede cambiar de un día para el otro. Un día estás ocioso, y como quien no quiere la cosa te caen dos remixes y tres masterings.

¿Alguna cuenta pendiente más después de solucionar la remezcla a Arcos de Nepal?

Tal vez meter mano a algo de Esplendor Geométrico, por aquello de ser ídolos de juventud. Sin ir más lejos fueron los culpables de que asistiera a la primera edición de Sónar.

¿Te tienta entrar en un mundo más eléctrico que electrónico?

¡En absoluto! Ya estuve ahí, y no quiero volver a saber nada ni de reparto de roles, ni de luchas de egos, ni de ensayos. No me veo aprendiéndome unas canciones para tocarlas una y otra vez.

Pina

¿Y las cabinas de dj?

Nunca me ha interesado demasiado, y tampoco es que ahora me vaya a poner a pinchar "porque es lo que toca" o por hacer caja. Respeto el trabajo de lo que debería ser un dj, el tiempo que le debe dedicar a encontrar nueva música y preparar sus sesiones. Del mismo modo no entiendo por qué hay djs que tienen que meterse a producir sus propios temas porque así consiguen más bolos. No hablo de intrusismo, ni mucho menos. Me refiero a la industria tal y como está planteada.

¿Qué te queda por hacer, musicalmente hablando?

Eso suena a que ya lo he hecho todo, musicalmente, en esta vida, pero me gustaría pensar que todavía me quedan muchas mierdas que contar. Bueno, quizás no tanto contar, sino más bien nuevas maneras de plasmar mi trabajo. Como dije antes, ahora mismo me interesa jugar con los formatos y probar nuevas maneras de producir. Quizás llegue el día en que la dinámica disco + directos me aburra, y me meta en otras historias a lo mejor más relacionadas con instalaciones o arte sonoro. Ya se verá.

¿El balance de tu carrera, hasta el momento, es positivo o negativo?

Con sus claroscuros como todo, el balance creo que es positivo. Jugamos como nunca, perdimos como siempre. En el fondo aprendo más de los errores que de los aciertos.

¿Cómo se presenta el futuro a corto y medio plazo?

No miro más allá de seguir desarrollando Loppkio, y comenzar a trabajar en lo que será mi próximo álbum como Pina. Llevo meses dándole vueltas, y espero ponerme al lío a partir de enero. Tal y como ha ido marchando la cosa, editando álbum cada dos años, espero que vea la luz en 2017, año en el que se cumplirán diez años como Pina. Haremos una fiesta con piscina de bolas y todo.

Luciano Alvarez


Pina Transit