Metal Urbain

 

Paris Mutant Metallique

Cuando creamos en 1979 el grupo Xeerox, la escena musical parisina de gente como el periodista musical Yves Adrien o el grupo Metal Urbain nos sirvieron claramente de guía. La anterior cita tenía que haber abierto un pequeño fanzine sobre esta escena que ahora intento reanimar.

 

En la capital francesa se estaban generando en diferentes ámbitos términos nuevos como afterpunk (Adrien) o postmodernidad (Lyotard), en cuyo libro La Condición Poststmoderna nos encontramos esto: Experiencia musical y música experimental, sin éxito ni fracaso, pero con acontecimiento, barriendo éste de un solo golpe la economía libidinal, la economía política y la economía sonora.

El poso de Jean François Lyotard y el de Gilles Deleuze fue muy marcado en diferentes activistas y músicos como Patrick Gauthier, primero en Magma y luego en Heldon, donde su artífice, Richard Pinhas, sintetizaba perfectamente ese flujo sumado a una personalísima impronta de ciencia ficción que en Francia siempre se centró más en temas sociales y políticos, como puede representar el film Alphaville, donde, como dice Alpha 60, el presente es terrible porque es irreversible, metafísica ficción en clave de film noir. Figura también clave en la génesis de Heldon fue el escritor Norman Spinrad al que se le debe incluso el nombre del grupo, y que abría así El Sueño de Hierro: Con un sonoro chirrido de metal fatigado y un chorreo siseante de vapor, el vehículo de Gormond se detuvo en el patio mugriento de la estación de Porni. Del vehículo de vapor descendió atropellándose un variado surtido de criaturas, aproximadamente humanoides, que exhibían la acostumbrada diversidad borgraviana de colores de piel, partes del cuerpo y modos de hablar.

Heldon

Toda esta amalgama de imaginería de ciencia ficción y textos de control y represión la encontramos especialmente en su disco Heldon 4, con citas claras a las "electronic guerrillas" de William Burroughs o a la RAF (Baader Meinhoff Blues). La portada no puede tampoco hacernos olvidar quizá la primera representación de esta estética, más de porvenir que de futuro, que es el film La Jetée de Chris Marker, donde su protagonista es sometido a un aislamiento sensorial que la ensayista Antònia Escandell apunta como el experimento Ganzfeld, en que el paciente queda aislado auditivamente mediante unos cascos que emiten ruido blanco, todo ello en el subsuelo de París durante la Tercera Guerra Mundial.

William Burroughs en París

Más de veinte años después Richard Pinhas crea una nueva formación de música metatrónica, Schizotrope, junto al escritor fallecido recientemente Maurice Dantec, cuyos comienzos musicales a mitad de los setenta sintetizan como nadie un característico dandismo ilustrado francés que acude a los conciertos de Nico y Tangerine Dream en la Catedral de Reims, Lou Reed en el Olympia o Kraftwerk en el Bataclan. Estos inputs, aderezados con ciencia ficción y situacionismo, le hacen cruzar la mitad de los setenta con el grupo Etat D'Urgence, y luego con Artefact, estética ciberterrorista y hard muzak; y la mezcla de música industrial y disco en proyectos como Spions junto al músico húngaro Gregor Davidov y producido por el genial Robin Scott de M para EGG, el sello francés de música electrónica más emblemático de entonces.

Cabaret Voltaire, Nag Nag Nag

La aparición del disco Metal Machine Music en 1975 supuso una auténtica revelación en Éric Débris, Zip Zinc y Ricky Darling. Ellos experimentaron sonidos al límite de lo audible con el grupo De Sade, que luego transformaron en Metal Urbain, donde heredaron de esos días un uso de los sintetizadores que canalizaron con la nueva energía punk. Su primer single, Panik, es editado por el sello habitual de grupos como Lard Free o Heldon, y es sintomático que contaran con la asistencia de Richard Pinhas, con quien compartían un ideal de París como metrópoli de resistencia y subversión. Su sonido absolutamente novedoso marcaría el punto cero de Rough Trade, que les editaría su siguiente single, Paris Maquis, auténtico revulsivo para gente como Jello Biafra que lo descubrió en un viaje a la capital francesa en su adolescencia hippie o para formaciones como Cabaret Voltaire, cuyo Nag Nag Nag es absolutamente deudor hasta tal punto que en su portada aparecen tocando en el Gibus, el templo punk parisino en 1979. También en ese momento residía en París Graeme Revell de SPK empapándose de toda la filosofía postmoderna francesa, y su asistencia desde su retiro hollywoodiense a la actuación de Metal Urbain, tras su reunificación en 2003, en San Francisco es significativa, como también lo hiciera Jello Biafra. Pocos días antes, esta vez en Montreal, también fueron visitados en sus camerinos por Maurice Dantec, quien dos años antes había anunciado en un club nocturno de París su exilio ante la islamización de Francia y la muerte de las democracias europeas, como se exponía en su libro Villa Vortex. Significativamente, SPK en su disco de 1982 Lichensrei sugería semejante clima en temas como Wars of Islam o Maladia Europa. Ni que decir tiene que estos presagios hoy nos resultan familiares.

C.O.M.A. (Clinik Organik Muzak Anatomik)

Metal Urbain, Panik

Surgidos prácticamente a la vez que Metal Urbain, el colectivo de artistas Bazooka se nutre de una imaginería tanto sexual como de agitación política influida en gran parte por el collage situacionista. Sus provocadores trabajos tuvieron una gran repercusión desde el periódico Liberation, donde eran completados en su redacción a altas horas de la noche para que no fueran retirados al final, como por ejemplo el que protagonizaban Ulrike Meinhoff y Andreas Baader. Estas imágenes adquirieron mayor dimensión si cabe en su siguiente medio difusor que fue una publicación mensual que bautizaron como Un Regarde Moderne, colaborando entre otros con la editora Sordide Sentimental en el disco de Throbbing Gristle We Hate You. La perturbadora imaginería de Bazooka sería una gran influencia en las tácticas publicitarias de Malcolm McLaren, así como también lo había sido el mayo francés. El nombre de su tienda londinense, Seditionaries, sería un ejemplo de ello. En el 2002 Kiki y Loulou Picasso reaniman digitalmente Un Regarde Moderne con colaboradores como el mismisímo Chris Marker. Un viaje virtual, un proceso de mutación que arranca con La Jette con el subsuelo contra la planificación urbana como bunker ante procesos epidémicos representados en otro gran muestrario que puede abarcar desde los mismos Magma a la "ecriture épidemik-rhizomique” de Jöel Hubaut con grabaciones como Bacterial Voice Epidemia junto al trio DDAA (Déficit Des Années Antérieures ), Ilitch con un remarcable disco como es 10 Suicides ligado a Asociaux Associes, un proyecto de Philippe Doray. Cerrando este recorrido de iluminación tecnológica hay que reseñar el disco de Clinik Organik Muzak Anatomik, un compendio de los aires de Heldon y Metal Urbain que como hemos visto planean en un ambiente que Maurice Dantec bautizó como hard muzak o Yves Adrien con el título de su libro, NovöVision. A él acudimos de nuevo para cerrar:

Inspiración para Malcolm McLaren, póster mayo francés 68

Diseño de Bazooka para Liberation

Ce récit initiatique de Série B s'achève là où il avait commencé: à Paris. Mais Paris n'existe plus. C'est en "alien" que j'y suis revenu... en "alien" que j'y évolue: comme si Paris n'était plus désormais qu'une image vue du Land. Distance

Javier Hernando


Heldon, Live Electronik Guerrilla

Joël Hubaut, Esthétique de la Dispersion

Ilitch, 10 Suicides

Yves Laurent, Novövision

Sordide Sentimental, Throbbing Gristle

Sordide Sentimental, Throbbing Gristle

Alphaville