Oviformia SCI

 

Oviformia SCI Hablamos de Nosotros

Oviformia SCI, a pesar de no tener material editado, se rodeó de una mágica aureola entre sus seguidores. Apariciones en TVE, maquetas en Radio 3 y directos en las salas de moda madrileñas hicieron crecer su fama de grupo de culto del tecno-pop. En 2014 tomo el testigo para hacer una entrevista a Luis Prosper (Lucho), al que confieso públicamente que es mi más admirado compositor, a raíz de la publicación el próximo lunes 20 de Hablamos De Nosotros (Elefant, 2014), el primer disco de Oviformia SCI 33 años después.

 

Hola Lucho. Bienvenido de nuevo a Self, donde tuvimos el inmenso honor de publicar varios temas inéditos de Oviformia SCI en nuestros recopilatorios, en k7 y luego en cd, en la segunda mitad de los 90.

Encantado. Recuerdo que conocí a Self en el Sónar hace 20 años, cuando yo tocaba con Fangoria y compartimos escenario con Orbital. Me hice fan de la revista. Artículos buenísimos y diseño espectacular.  Me alegro mucho de que hayáis vuelto.

En 1981 tuvo lugar el I Simposium Tecno, en el que Oviformia SCI compartísteis escenario con El Aviador Dro, El Humano Mecano, Los Iniciados y La Terapia Humana. ¿Qué recuerdos guardas de aquel concierto, con desalojo policial incluido?

Fue muy emocionante. Yo ya había tocado antes con otros grupos, pero era la primera vez que presentaba mi propio proyecto. Para Clara y Germán era la primera vez que subían a un escenario. Estábamos muy nerviosos, y manejar aquellos sintetizadores era complicadísimo. Pero salió todo de maravilla, y fue un éxito. Lo mejor fue que al terminar nuestro concierto se presentaron en el camerino Alaska, Nacho Canut, Carlos Berlanga, Bernardo Bonezzi, El Zurdo... diciéndonos que les había encantado y que éramos lo más.  El Zurdo incluso unos días después quiso formar parte del grupo, pero no cuajó la cosa. Luego pasó lo de la redada, y se llevaron a Germán detenido por escándalo público. Fue un día muy completo.

¿Cómo fue tu primer contacto con un sintetizador y qué modelo era? ¿Cómo programábais vuestros sintes, cajas de ritmos y secuenciadores en los directos de 1981?

El primer sintetizador que tuve fue un Korg MS20. Para comprarlo tuve que vender el piano que mi padre me había comprado para estudiar en el conservatorio. Imagínate cuando llegó a casa y se enteró, la bronca que me cayó. Por otra parte a mi padre le gustaba Tom Dissevelt y Walter Carlos, así que no tardó mucho en comprenderlo. Poco a poco fuimos comprando un MS10, un secuenciador Korg SQ10, otro MS20, una caja de ritmos y otro Korg, que no recuerdo si fue el Sigma o el Lambda, que ya era polifónico. Clara era quien se encargaba del secuenciador, que era la cosa más complicada del mundo. Tardábamos dos y tres minutos en programarlos entre canción y canción. Nuestro público tenía una paciencia eterna, por eso actuábamos en galerías de arte o en sitios poco comunes. En los locales más rockeros el público no era tan paciente, y además eso de que no lleváramos guitarras ni baterías estaba fatal visto.

A mediados de los 80 os trasladásteis a buscar nuevos horizontes en Londres. Allí colaborásteis con Andy Oppenheimer, grabando incluso un single. Háblanos de aquella etapa.

Bueno, te lo voy a contar, pero que no se entere Andy. Clara y yo nos fuimos a Londres en el 83. Allí estuvimos buscando cantante, y conocimos a Andy a través de un anuncio en el Melody Maker. Empezamos a componer temas nuevos y a arreglar temas que eran de Oppenheimer Analysis, como  Devil's Dancers o New Mexico. Nos entendíamos muy bien, y todo iba de maravilla. Andy era un personaje fascinante. Se vestía como Robert Oppenheimer, y tenía su casa llena de banderas americanas, maquetas de aviones y fotos del proyecto Manhattan. Además escribía en OMNI, que era mi revista favorita. Un día tomando un té con 20 terrones de azúcar, así le gustaba, nos preguntó “¿qué creéis que soy, hombre o mujer?” Te juro que no lo sabíamos. Nos contó que era una mujer, que era lesbiana y que tenía que dejar el grupo porque se había enamorado de Clara y lo estaba pasando fatal. Nos dio mucha pena, pero no podíamos hacer nada. Luego ya no ha querido volver a hablar de ese tema. Ni hemos vuelto a verla, ni nada. Una pena porque estaba sonando genial. No sé si a ella le gustará que esto se sepa. Mejor que no se entere de que lo he contado. De hecho, veo que la gente cree que es un hombre. A lo mejor ahora sí que lo es.

En 1986, ya con el nombre de Heróica, comenzó vuestro contacto con el mundo discográfico con tres estupendos vinilos: Heróica (1986), El Mundo, La Carne Y El Diablo (1988) y Big Bang Beat (1990). En 1994 teníais grabado vuestro cuarto disco que nunca llegó a lanzarse. En sus surcos incluía diamantes como Electricistas, Me Odio Cuando Miento, Eternamente Inocente, Hombres, No Sé Que Me Das, Más Que Una Bendición, Voy A Perder El Miedo, Cenizas De Sangre, Nadie Mejor Que Tú, Adiós y La Diferencia Entre La Fe Y La Ciencia. Fangoria convirtió varios de esos temas en discos de oro. ¿Podremos disfrutar algún día de ese cuarto disco de Heróica?

En el 92 entramos a grabar en Vulcano, el estudio que tenían Fangoria y Pito (Ignacio Cubillas), que era su mánager, y el nuestro, y el de Héroes Del Silencio, Family, Niños Del Brasil, y de casi todo el mundo. La idea era sacarlo en Metal Sonic Disco o en un posible nuevo sello que Pito iba a montar en EMI. Luego las cosas no salieron bien, y el disco, el sello, el estudio, todo se quedó a medias. Es una pena porque lo de Vulcano era fascinante. Entre esos temas estaban Electricistas, Me Odio Cuando Miento, Eternamente Inocente y Hombres. Los otros temas que has nombrado, y otros más, ya los compuse expresamente para Fangoria. Si encontramos las grabaciones puede que lo editemos. Algún día.

El pasado año 2013 vuestros incondicionales vieron cumplido su sueño: el II Simposium Tecno en la sala El Sol. Háblanos de la carga emocional de compartir escenario con El Aviador Dro treinta años después. Así como del reencuentro con Ger Espada y Paco Iriarte.

Al principio me costó convencer a Ger. Paco dijo que sí enseguida, y a Clara no conseguí convencerla, aunque ahora con la edición del disco ya se ha animado. Creo. Cuando lo presentemos tocaremos otra vez todos juntos. Compartir escenario de nuevo con Aviador Dro fue muy emocionante, aunque como Breton Armada ya lo habíamos hecho en Málaga, y en Madrid en el Jardín Botánico. Lo más maravilloso de ese segundo Simposium fue la reacción del público. Se llenó la sala El Sol, y cantaban las canciones de Oviformia. Fue un día inolvidable.

Últimamente han aparecido nuevos discos de grupos tecno-pop de los 80: OMD, Ultravox, Blancmange, Devo... ¿Cómo ves el panorama de la música electrónica en la actualidad comparado con el de los 80?

Es todo muy diferente. En aquella época nos estábamos inventando una nueva manera de hacer música, una estética diferente, las letras, la ideología. Era algo totalmente opuesto al rock o al pop tal como se conocía. Era el principio de algo. Era muy emocionante, éramos pioneros y the sky was the limit. Ahora llueve sobre mojado. A finales de los 80, y principios de los 90, la música electrónica volvió a tener un momento interesantísimo y superinnovador con el acid, el house, el jungle, el drum and bass, el trance, y la aparición de grupos tan brutales como Orbital, Underworld, Orb o Autechre. Ahora se están haciendo cosas buenísimas, pero no sorprende tanto. Quizá lo ultimo interesante fue el electroclash.

Para los que te perdieron la pista en los 80 seguiste trabajando como Actibeat, produciendo, colaborando en bandas sonoras, y en la actualidad, junto a Big Toxic, en Breton Armada. ¿Tras un espectacular primer disco de Breton Armada, Principios De Siglo, para cuando el segundo?

Cuando dimos por terminado Heróica empecé a tocar con Fangoria. Clara y yo hicimos Actibeat, y monté otro proyecto con Víctor Cremer y Leopoldo Alas que se llamaba Nice Day Inc., que nunca llegamos a terminar. Luego seguí componiendo para Fangoria, y para La Fura Dels Baus, Roberta Marrero, etc...  También monté otro grupo llamado Men Exposed con Mario García, que tampoco llegamos a editarlo, aunque hay cosas en YouTube. Y hace unos años ya empezamos Big Toxic y yo con Breton Armada. Vamos, que no he parado. Ahora estamos grabando el segundo disco de Breton Armada, que espero que terminemos pronto.

Sabemos de buena tinta que pinchas tu selección musical en un local de Madrid llamado Kramer. Allí compartes tus gustos musicales con viejos y nuevos amigos. ¿Qué nos puedes contar de tus sesiones como dj selector?

En Kramer tenemos un día a la semana dedicado a la música electrónica, lounge y space age pop. Es los miércoles, y lo llamamos Midweek. Debe ser el único local en el mundo donde suenan cosas como Tangerine Dream, La Düsseldorf, Conrad Schnitzler o Esquivel y Les Baxter.  Los viernes son mas 80s y 90s, y los sábados más disco, new disco, future disco...  La verdad es que tenemos una clientela muy interesante, con gente de la música, el cine, artistas, escritores, etc...  Kramer is the place to be en Madrid.

Muchas gracias Lucho por esta agradable charla. Ha sido un inmenso placer. Larga vida para ti y tu música.

Muchas gracias a ti. Ha sido muy interesante y divertida esta entrevista. Y larga vida a Self.

 

Victor Manuel Sanz De Diego (Tecnosanz)



Los seguidores de Oviformia SCI llevamos más de 30 años añorando tener entre nuestras manos un disco vuestro. Desde el 20 de octubre de 2014 eso será posible. El sello Elefant ha reunido en un vinilo y cd temas de la memoria colectiva del tecno-pop como Hablamos De Nosotros, Mi Teletipo, Fashion Magazines, Touché, Una Nota Di Bianco, No Comments… Ahora que hemos tocado el cielo con la punta de los dedos, que nos depara el futuro Lucho. ¿Oviformia SCI en directo? ¿El cuarto disco de Heróica? ¿Alguna otra sorpresa que nos puedas desvelar?

Estamos encantados con el trabajo que ha hecho Elefant. Desde conseguir las grabaciones (gracias a Jesús Ordovás, que había guardado muchas cosas), la remasterización, hacer un estupendo diseño y, sobre todo, la ilusión que han puesto en ello. Estamos abrumados al ver que tanta gente recuerda a Oviformia y el interés que ha creado. Haremos alguna que otra presentación en directo, y a lo mejor nos animamos a reeditar Heróica, y a hacer versiones nuevas.  Ahora estamos preparando una presentación que esté a la altura de las expectativas. Algo especial. Algo que se merece nuestro público después de haber esperado mas de treinta años, que se dice rápido.