Metallica

 

Rockológicas Una manera diferente de conocer la música

Metallica (2x1)

Una apacible mañana otoñal, viajando por esas carreteras inhóspitas con los amiguetes, puede tener consecuencias funestas, por eso ya lo dicen nuestros padres, “si bebes no conduzcas”, claro que a veces tampoco hace falta ir como una cuba para pasarse de vueltas…

 

Se podría decir que Metallica no comenzó precisamente bien su andadura musical. Debutó oficialmente un 14 de marzo del año 1982 en un local llamado Radio City de Anaheim en California, y lo cierto es que no causaron muy buenas sensaciones. Es más, el concierto fue realmente espantoso, para que vamos a negarlo, lo mismo ocurriría quince días después en el Whisky A Go Go de Los Angeles con otra patética actuación, plena de gallos y desatinos musicales.

Estas primeras impresiones, lejos de desanimar, influyeron de forma definitiva en su composición como banda. Llegaron a probar diversos cantantes que cuajaron en las filas del grupo, hasta que por fin James Hetfield tomó el mando como vocalista principal. En ese momento Metallica estaba formada por el propio Hetfield, el amigo de la infancia de Hetfield Ron McGovney, al bajo, Lars Ulrich a la batería y Dave Mustaine a la guitarra.

Con esta formación, y con un nuevo sonido que se acercaba más a lo que realmente buscaba el grupo, grabaron en 1982 su primera demo No Lifetilleather, que contenía siete temas, entre los que se encontraba este Jump In The Fire.

La rueda comienza a girar y la banda se replantea un cambio de bajista debido a los problemas surgidos con McGovney, según el propio grupo “problemas internos”. Tampoco funcionaba demasiado bien la relación con Mustaine que comenzaba sus problemas con las drogas, el alcohol y otros entretenimientos varios.

Después de asistir a uno de los conciertos de la banda Trauma, Lars y James quedaron impresionados por la habilidad de su bajista, Cliff Burton, y no dudaron en proponerle que se uniera a Metallica, sin embargo Burton rechazó cortésmente la propuesta.

 Cliff Burton

 

El 29 de noviembre de ese mismo año coincidirían en el escenario con el grupo Exodus, que contaba en sus filas con un jovencísimo Kirk Hammett, alumno del prestigioso guitarrista Joe Satriani, al que tanto James como Lars vieron como el sustituto ideal de Mustaine.

Aquella noche en el The Waldorf de San Francisco estrenarían el tema Whiplash, que estaba inédito hasta la fecha y que más tarde entraría a formar parte del repertorio de su primer álbum. También se grabó la demo conocida como Live Metal Up Your Ass, título cuya traducción engloba  las palabras metal y tu culo, ahí es nada.

Posteriormente, McGovney decide abandonar la formación voluntariamente, y es sustituido por Burton, quién esta vez sí aceptó la propuesta de Metallica.

A primeros de año Metallica se traslada a Nueva York de la mano del promotor y manager John Zazula para realizar diversos conciertos. Las discusiones con Mustaine eran cada vez más violentas y reiteradas. La cúspide de esta guerra declarada llegó cuando Mustaine estampó la furgoneta del grupo llevando una mona considerable. La decisión fue unánime, y Mustaine fue despedido.

Existe una versión muy popular, aunque no demostrada, por la que el despido de Mustaine se originó por una supuesta paliza de Mustaine a Hetfield cuando éste último le dio una patada al perro de Dave. Si hay algo de cierto, sólo ellos pueden saberlo, aunque como leyenda urbana no tiene desperdicio.

Zazula y Metallica /  Dave Mustaine

Tras la salida de Mustaine, que poco tiempo después formaría Megadeth, Kirk Hammett se incorporó a Metallica depurando el estilo del grupo, y dotándolo de una concepción más técnica y elaborada de la guitarra.

En mayo de 1983 aparece publicado su primer álbum,  Kill ‘Em All, a pesar de que Zazula tuvo que optar por distribuir el disco bajo un sello propio porque ninguna compañía quería arriesgarse con el material de la banda. El álbum consiguió llegar hasta las trescientas mil copias vendidas, y consiguió críticas positivas de casi todos los medios periodísticos. Os dejo una píldora del disco que básicamente repite la estructura y el concepto de la demo grabada previamente, pero con la omnipresente guitarra de Hammett y una producción más contundente. A partir de entonces los conciertos de Metallica aumentaron por todos los Estados Unidos.

El siguiente trabajo de Metallica, grabado en apenas un mes por problemas económicos,  llevó por título Ride The Lighthing, y supuso un cambio en el sonido del grupo que se adentró en terrenos más melódicos, e incluso añadió su primera balada, lo que no estuvo muy bien visto por los fans más radicales, pero bueno, nunca llueve a gusto de todos.

Tras el fichaje por Elektra Records, y la reedición de Ride The Lightning, Metallica inició un tour europeo con un enorme éxito, extendiéndose su fama y comenzando a ser reconocida a nivel mundial. Su segundo álbum alcanzó la friolera de 6 millones de copias vendidas, lo que no es moco de pavo precisamente, además de ser considerado uno de los mejores álbumes de metal de toda la historia. El single escogido para su salto europeo fue Creeping Death.

Saboreando las mieles del éxito les llegaron algunas críticas por sus excesos con el alcohol, siendo una de las formaciones más ebrias de la época. Como respuesta a este tipo de comentarios no dudaron en colgar un letrero en la parte posterior de su autobús: “No se ría señor, probablemente su hija esté dentro”. Además de alcohólicos eran unos cachondos, hay que reconocerlo.

Después de la gira europea, y tras un breve interludio navideño, continuaron por Estados Unidos y Canadá. En definitiva, se pegaron dos años de gira prácticamente continuada, regada en todo tipo de licores.

 

De regreso a los Sweet Silence Studios de Copenhagen, dónde ya habían trabajado en su anterior álbum, grabaron el exitoso Master Of Puppets, lanzado el 3 de marzo de 1986, alcanzando el puesto 29 del Billboard, y siendo el primer disco de oro de la banda al vender más de quinientas mil copias, aunque a día de hoy han llegado a los ocho millones.


Master Of Puppets es uno de los álbumes más alabados del heavy metal, y colocado por diversos medios como el álbum de heavy metal más importante de la historia. La canción que da título al disco está considerada por sus seguidores como el mejor tema de Metallica.

La gira de Master Of Puppets comenzó en el verano de 1986, sin Hetfield que se había roto la muñeca practicando skateboard. Las cosas ya no comenzaban como debieran, pero se iban a poner mucho peor, pero mucho, mucho peor.

A principios de septiembre Hetfield se incorporó de nuevo a filas continuando con la gira. La banda recalaba en Europa la mañana del 27 de septiembre, y mientras el autobús de la gira recorría las heladas carreteras suecas rumbo a Dinamarca, Metallica vivió su particular episodio de historias de la cripta.

La noche del 26 de septiembre en Estocolmo se inició dentro del autobús de Metallica una pequeña discusión sobre cómo se repartían las camas Cliff Burton y Kirt Hammett, ya que era Kirk el que siempre se quedaba con los mejores colchones. Decidieron entre bromas jugarse las posiciones a una partida de cartas, bueno en realidad irían escogiendo según la carta que sacara cada uno. Cliff Burton sacó el as de picas, el naipe más alto de toda la baraja. Cliff contento por la suerte que había tenido decidió escoger la cama de Hammett, la parte de arriba de una de las literas, reconocida por todos los integrantes como “la mejor cama”. Kirk tuvo que conformarse esa noche con acostarse enfrente de su querida litera. Después de las apuestas y la correspondiente juerga, los miembros de la banda se tumbaron a dormir como cada noche de cada gira, sin embargo aquella noche Cliff, por fin, tendría el mejor lugar de reposo.

Alrededor de las 06.15 h. del 27 de septiembre, cerca de la población de Ljungby (Suecia), los miembros del grupo se despertaron con el sonido de los frenos chirriando, seguido de unas violentas vibraciones. El autobús volcó, y comenzó a dar vueltas de campana sobre sí mismo. Sus ocupantes iban de un lado a otro golpeándose con los asientos. Describirían la sensación como “ropa en una lavadora” o  “una caída al abismo”. Cuando el movimiento cesó, se desató la histeria por miedo a que el autobús se incendiara y explotase. Todos salieron del vehículo en calzoncillos lo más deprisa que pudieron, rompiendo la ventana posterior. Se encontraron en paños menores intentando sobreponerse y buscando al conductor del autobús, todos, bueno, todos menos una persona, Cliff Burton.  El chófer comenzó a gritar y los miembros del grupo se acercaron hacia donde se encontraba. Sólo pudieron ver unas piernas sobresaliendo por debajo del autobús. Era Burton. Mientras daban vueltas de campana, Cliff Burton se había estampado contra la ventana, atravesándola con la fuerza del impacto, y yendo a parar a la carretera, mientras el autobús le caía encima aplastándolo de cintura para arriba.

Todos se quedaron paralizados. El conductor llorando intentaba levantar el vehículo sin éxito, no sabían si Cliff  estaba muerto o aún vivía. Tras unos primeros minutos dubitativos, todos los integrantes decidieron colaborar para sacar el cuerpo de Cliff de debajo del autobús, cada uno se agarró donde pudo, y juntos comenzaron a levantar el amasijo de hierros, pero por si no hubiese tenido ya la suficiente mala suerte el pobre de Cliff, cuando ya habían logrado mantener suspendido el autobús, éste se les escapó de las manos aplastando nuevamente el cuerpo de Burton. Hammett entró en estado de shock, Hetfield intentó golpear al conductor que no dejaba de gritar que había chocado con una placa de hielo. El propio Hetfield se marchó carretera arriba, y estuvo caminando un buen rato para comprobar las afirmaciones del chófer, pero no encontró ninguna placa de hielo, ni nada que se le pareciera.

Cliff Burton murió según el informe médico debido a una compresión torácica, el conductor no dio muestras de embriaguez, ni tampoco se hallaron rastros de droga. La supuesta capa de hielo no se menciona en ninguno de los reportes de la policía.

La noche siguiente, James Hetfield, borracho como una cuba, fue gritando por las calles ¿Cliff??  ¿¿Cliff?? ¿¿¿Cliff dónde estás???

Metallica, como todos sabéis y tras varias reuniones, decidió continuar, sin embargo sus más leales seguidores coinciden en que ya nada volvió a ser lo mismo, y los tres primeros álbumes de la banda marcan sus inicios, y son la referencia del sonido heavy más auténtico. Es también la época más representativa del movimiento trash, y la que posiblemente esté mejor valorada por la crítica especializada, a pesar de que su mayor éxito llegaría en 1991 con la publicación del Black Album, y con temas tan conocidos como Nothing Else Matters.

Sirvan estas rockológicas para rendir tributo a Cliff Burton y su espectacular bajo, y de paso para que os lo penséis dos veces antes de quedaros dormidos en el asiento de un autobús, no digo ya en la litera de arriba…

"Nunca sabes dónde puede haber un tipo en un garaje que aún no ha descubierto que es mejor que tú”. Cliff Burton,1962-1986

J.E. Luque