Oksastus

Pan Sonic, Oksastus (Kvitnu, 2014)

Oksastus es una palabra finesa que define el proceso de injerto en el cultivo de las plantas. La música de Pan Sonic, aparentemente, no es nada orgánica, pero ya se sabe, las apariencias, casi siempre, engañan.

Cuando la intelligentsia (según la Wikipedia “una clase social compuesta por personas involucradas en complejas actividades mentales y creativas orientadas al desarrollo y la diseminación de la cultura’’) de cierta crítica musical daba por muerto al dúo más famoso de la gélida Finlandia, va y sale el mes pasado este disco en directo. Grabado el 6 de junio de 2009 en la tristemente famosa, actualmente, Kiev, y editado por un sello ucraniano, Kvitnu, hace que esta ‘resurrección’ parezca ser de low cost, pero creo que vuelve a ser otra apariencia engañosa en torno a este regreso ¿imprevisto? ¿aislado? No soy un especialista en la materia, pero si descartamos la reiteración de la repetición de distintos clichés ruidistas, el álbum suena poderoso cuando entra en ciertos ambientes oscuros muy cinematográficos, que parecen una premonición de lo que vive esa tierra cinco años después, algo así como la banda sonora de un posible apocalipsis final retransmitido vía satélite. Insisto, no es la música que me pongo para tomar un Martini blanco con tónica, pero es mucho más ‘agradable’ que ciertas moderneces que nos intentan vender desde los medios de pro de siempre.