Casete

Family Selfzine

Family, Casete (Elefant, 2015)

Elefant se ha empeñado en reflotar propuestas difíciles de ‘resolver’ (las maquetas del Aviador Dro y de Oviformia SCI, los dos últimos lanzamientos de la Colección Recuerdos Que Olvidé) con un éxito rotundo, artístico y sonoro (aunque lo segundo facilita más y mejor lo primero). Ahora era el turno de Family y su famosa maqueta ‘plateada’ (nunca la vi, en 1991 no sé ‘dónde’ coño estaba). Y gracias a Xavier Alarcón (Vanguard), el mago de las cuatro pistas, ha vuelto a refulgir la singularidad especial de este dúo de Sanse.

Llegué tarde a Family (no por desgana, más bien porque estaba ocupado escuchando otras cosas que creía más interesantes), pero más vale eso que nunca, y más en este caso. Son una isla en esos principios de los noventa, por eso conectaron tan bien en esos momentos con otra isla, Fangoria, dos de los pocos ejemplos de tierra en ese gran mar de la nada que era nuestra música pop en esos días. Ahora que veo, los dos grupos son dúos, empieza su nombre por F y abrazan una electrónica muy pop, una cierta explicación de por qué pasa lo que pasa cuándo pasa.

De su música poco más se puede decir. Que es notable, notable alto. Y aquí en versión original, más cercana a un tecno-pop personal que al pop electrónico sui generis que fue Un Soplo en el Corazón. Un grupo que sólo grabó un lp, y de ese nivel, que entró por méritos propios (lo bueno si breve, dos veces bueno) en nuestra aburrida historia reciente de la música pop. Este Casete confirma de dónde venían, y que no iban a ser flor de un día (ya han pasado 24 años, y siguen tan frescos como el primer día).

Mención especial a la restauración que ha realizado Xavier Alarcón a partir de la digitalización de las cintas originales del multipistas Yamaha MT3X (según parece fue decisión de Javier Aramburu e Iñaki Gametxogoikoetxea, los dos elementos que forman Family). Suena excelente, y sigue la estela sonora superior de los mismos trabajos primigenios del Aviador y de Oviformia, editados recientemente por Elefant. Ahora sólo hace falta que Heróica sea la siguiente pieza de esa ‘Operación Rescate’ discográfica de cierta escena electrónica endogámica, que anduvo entre la cal y la arena intermitente durante casi dos décadas, que iría desde La Chica de Plexiglás hasta Electricistas, y que nos colocó más cerca de Düsseldorf que de Zamora.

En fin, hay mucha más cera de la que arde, gracias a Moog, y hay que dar las gracias eternamente a esos elegidos que aún nos la hacen saborear (aunque no sea comestible). Como os habréis dado cuenta, esto no es una crítica. Nos hacemos eco de la existencia de una nueva joya al alcance de todo el mundo, por eso se nos ve tanto el plumero.

Luciano Alvarez

recuerdosqueolvide.bandcamp.com/album/casete