Authority

Client, Authority (Out Of Line Music, 2014)

Han pasado cuatro años de silencio desde el abandono de Client B (Sarah Blackwood, la primera voz del dúo y ex cantante de Dubstar), del proyecto Client. Pero casi siempre en el mundo del pop sucede aquello de a reina muerta, reina puesta. Y en ésas que llegó Client N para cumplir la tradición.

La nueva cantante, Nicole Thomas, es de Bristol, pero no hay rastro alguno del típico y tópico trip-hop, marca indeleble de la ciudad portuaria del sudeste de Inglaterra, cosa que se agradece porque chocaría frontalmente con el tono danzarín que siempre se le ha querido dar al dúo. De entrada, el regreso de Client con nueva voz al frente, tiene un aire menos electrónico, menos oscuro y menos 'original' que en la época anterior, y eso no les favorece en absoluto porque ya de por sí era, y es, un producto más que no aportaba mucho, la verdad sea dicha, y si le quitas las 'diferencias' sólo provocas aburrimiento. Voy por la segunda escucha del álbum, y no consigo que me atrape, y eso es lo peor que le puede pasar a un disco. Hay momentos, hay ráfagas, pero no se ve por ninguna parte el hilo conductor, el alma, la razón de ser de haberse metido en un estudio a grabar. La producción no ayuda mucho, pero lo que lo mata de verdad es la planicie que reina. Nada destaca, nada es horrible, no hay singles exuberantes, ni lentas peñazo. Segundas partes nunca fueron buenas del todo, dice la historia, y aquí tenemos otro ejemplo de ello.