Mauri

 

Mauri Teorema Audiovisual

Dj, productor, creador performativo y de proyectos audiovisuales, promotor, periodista, remezclador y organizador de eventos, siempre relacionado con la música electrónica, más o menos arriesgada, en sus diferentes mutaciones, desde 1996. Autor de cinco albums, tres 12” y un dvd, en nueve sellos diferentes. Ha colaborado, entre otros, con Arturo Lanz (EG), Albert Giménez, Proyecto Mirage, Groof y Geistform. Música experimental, industrial, techno, electro y power noise son los palos que ha tocado hasta el momento. En fin, un músico de aquí conocido fuera, y casi desconocido dentro. Otro más de una lista cada vez más larga de no profetas en su/tu tierra.

 

¿Qué sientes, musicalmente hablando, después de 19 años de carrera?

Las cosas han cambiado mucho durante estos años, tanto en producción, como en eventos y la forma de relacionarse en la industria musical. Lo que siento personalmente es que ojalá pueda estar mucho más tiempo haciendo esto que me gusta y apasiona.

¿Qué recuerdas de 1996?

Era una época de gran movimiento a nivel nacional, pues surgieron muchos festivales pioneros en la electrónica con grandes carteles. Por aquellos años pudimos ver por primera vez en España a muchos artistas internacionales. También recuerdo que los artistas, a nivel nacional, se relacionaban entre sí de un modo menos egocéntrico que hoy en día. Siempre éramos los mismos, y nos conocíamos todos, y a menudo coincidíamos en festivales, salas o eventos. Era una pequeña gran família. También era una época de nuevas corrientes musicales, y nos mantenía muy vivos el querer descubrir lo que se hacía por otros lares.

Mirando tu discografía, tu carrera se divide claramente en dos partes, de 1998 a 2007, y de 2014 a 2015. Cuéntanos un poco en qué se caracterizó cada una de ellas.

En la primera época estuve explorando en diferentes campos de la electrónica, publicando cosas de música experimental, electro, techno, y sobre todo, power noise e industrial.

Actualmente mi sonido ha cambiado bastante, y aunque sigo con los sonidos de corte industrial y experimentales, procuro utilizar lo menos posible las máquinas analógicas y crear un sonido propio, más digital. (En el álbum Time Plays with Me también juego con los samples).

¿Qué pasó entre 2007 y 2014 que no grabaste nada?

Supongo que te refieres a álbumes, ya que sí grabé muchas cosas. Nunca paré la actividad. De hecho por aquella época hice dos recopilatorios del evento que organizaba llamado Impromeetin' (que era un encuentro de improvisadores sonoros), que se publicaron en Enough Records y Surrism-Phonoetics. Además produje un montón de temas para diferentes discográficas nacionales e internacionales, como Caustic Records, Fundamental Records, Sisgaly Transmission Rcs, Miga, etc., y revistas como Trax y Go Mag; y algún remix para otros artistas.

Viendo el panorama actual, ¿cómo has conseguido grabar dos discos en 2014, y dos más en 2015?

El motivo principal ha sido el tener tiempo para poder dedicarme a ello. ¡La crisis me sirvió para algo bueno! Jajaja.

¿5 albums en 17 años es mucho o poco?

Depende qué referencia se tome. Considero que es poco, pero dediqué mucho tiempo a otros proyectos musicales, como temas en recopilatorios, organización de eventos, colaborar en prensa musical, etc.

Mauri

Has usado cuatro nombres a la hora de firmar tus producciones, DJ Mauri, Mauri, Unforeseen Heights y Fluxus. ¿Por qué y para qué tantos?

Los diferentes nombres son para diferenciar los diferentes estilos musicales o proyectos dentro de mi carrera. Básicamente DJ Mauri era para proyectos de música de baile (electro y techno) y Mauri para los proyectos de música más experimental e industrial. Unforeseen Heights o Fluxus son junto a otros artistas, creando proyectos nuevos. Unforeseen Heights fue un proyecto de ejecución de la música a través de cds previamente grabados por nosotros, J.A. Nieto, aka Pangea, y yo. Fluxus es un proyecto junto al artista francés H.I.V+.

¿Has dejado las colaboraciones con otros músicos?

No, Fluxus sigue en activo, y siempre me ha gustado colaborar con otros artistas por el enriquecimiento que ello supone a nivel creativo, principalmente. Y seguro que seguiré colaborando con más gente, ya que es algo que siempre hice desde que empecé a hacer música.

¿Sigues pinchando?

Cada vez menos. Además ya me encuentro desfasado en este mundo, ya que soy de los que todavía pincha con vinilos, y hay una excesiva competencia en la que me da pereza entrar.

¿Para ti un dj 'de verdad' ha de usar vinilos, o lo de menos es el soporte usado para hacer bailar a la gente? 

No, cada uno que use el soporte que quiera. Pinchar sólo con vinilos es limitarse a muchas otras opciones que ofrecen los soportes electrónicos hoy en día. Aunque viendo a los grandes djs mundiales, muchas veces me entra la duda de si realmente no llevan algo ya pregrabado desde sus casas.

Poca gente en este país pincha, produce, realiza proyectos audiovisuales y actos performativos, ¿te sientes ignorado aquí y valorado fuera, o nada de eso en ningún sitio?

Si es cierto que siempre me han valorado más en otros países que aquí, en España. Supongo porque en casi toda mi carrera publiqué más fuera que aquí, donde la música que hago se entendió más, y hay mercado para ello.

¿Qué te consideras, dj, músico o artista, o ninguna de las tres cosas?

Dj lo fuí. Músico nunca, soy un "no-músico". Artista considero que es una palabra que engloba muchas cosas. Y de entre estas tres palabras quizás ésta última sea la más adecuada para lo que hago, aunque no me autodenomino artista.

Háblanos de tus proyectos visuales, actos performáticos, organización de eventos y colaboraciones en prensa musical, que seguro que han quedado oscurecidos por tu producción musical. 

Empecé aportando información para algunos fanzines de la época, como Das Kinetik Produkt, Megablast, etc. A mediados de los noventa organicé un concierto de Dive (miembro de The Klinik y Absolute Body Control)  y Monolith (miembro de Insekt y Absolut Body Control) por primera vez en España. Luego realicé un proyecto sobre música electro de los 90 para el festival Sónar. Más adelante colaboré más en serio con otros medios, como Mondo Sonoro Asturias, Elegy Ibérica, y otros. Todo ello a la vez que organizaba diferentes eventos con varios colectivos. Pero el evento que destacaría por su originalidad y creatividad fue el proyecto que denominé Impromeetin' (encuentro de improvisadores sonoros). Allí nos poníamos a improvisar por turnos artistas como Elías Merino (de Nugh), Galgo (actualmente está con Pablo Und Destruktion), Las CasiCasiotone (actualmente conocidas como LCC), etc.

En cuanto a los proyectos audiovisuales, añadiría que en cada concierto que hago procuro dar una imagen visual diferente. En los noventa trabajaba mucho con diapositivas y estroboscopios (ya sean fijos o de mano). A partir de 2000 trabajé con proyectos audiovisuales realizados con otros artistas visuales, como Fran del Amo, Fiumfoto, Thr3hold, Blank… entre otros, y ahora Vasarart, aunque también aprendo a trabajar con los visuales, realizando varios directos con imágenes creadas por mí.
Las imágenes del disco Audiovisual Memory fueron creadas por Fran del Amo, un maestro de muchos softwares de animación 3D. La concepción de los visuales fueron creados por él, pero gran parte del mensaje que se quería dar, y el efecto en el público, fue algo que ideé, y por eso le tuve especial cariño a ese proyecto.
El proyecto performativo Sensar es una instalación en una sala totalmente oscura donde un sistema de sonido cuadrafónico de frecuencias extremas se movía de derecha a izquierda, y de arriba a abajo (algo bastante complicado de realizar). Al final del acto aparecían unas imágenes que se acercaban y se alejaban del público, lo que daba una sensación de profundidad al espacio. Esas imágenes también fueron creadas por mí con programas 3D.

También realicé grabaciones del cuerpo humano para actos preformativos de otros artistas, relacionados con la pintura o la filosofía.

Siempre fui organizando cosas de algún modo u otro: fiestas, pequeños festivales, charlas, etc.

Mi actual proyecto audiovisual, PulsOPtic, con la colaboración del artista visual Vasarart, mezcla improvisación, la transformación de la música en imágenes y el efecto óptico del arte cinético.

¿Cómo es tu estudio? ¿Qué hardware/software usas?

Mi estudio lo he denominado Xpeism (que a la vez es mi canal en YouTube). Hasta hace un par de años me desprendí de casi toda la cacharrería analógica, y ahora tengo lo mínimo, es decir, un ordenador con el que realizo un trabajo de chinos en cada tema que hago, y un sampler. ¡Ah! y un Akai MPD32. Con esto me sobra, la verdad, pues lo que hago es crear mis propias librerías de sonidos, y a través de cualquier programa secuenciador crear los temas. Los aparatos los utilizo para los directos principalmente.

Es raro que optes tan claramente por lo digital cuando lo analógico está tan de moda. ¿A qué se debe? 

Principalmente porque prescindo de las modas, y más si se trata de cómo hacer o reproducir la música, pues cada uno utiliza su metodología. Además si lo que me parece interesante en la nueva música electrónica son los sonidos originales y novedosos, no puedo tirar, por decir algo, de maquinaria analógica y sonidos de las míticas cajas de ritmos y sintetizadores. Hace años que me parece mucho más interesante el sonido de un glitch, un error o una frecuencia sonora extrema.

¿Cómo llegaste a grabar Sweep Generators con Kvitnu, un sello ucraniano? ¿Es mucho más fácil trabajar fuera que hacerlo dentro?

Se me puso entre ceja y ceja publicar en este sello, que me parece muy interesante, y se adapataba perfectamente a la música que estoy haciendo. Ellos se interesaron en publicar PulsOPtic, pero unos días antes otra discografica (Detroit Underground) me dijo estar interesada en publicar el álbum, así que me puse las pilas, y en dos meses hice Sweep Generators para publicarlo en el sello Kvitnu. (Nunca hice un disco tan rápidamente, pero estaba muy inspirado ya que justo acababa de terminar PulsOPtic.)

Mauri

¿PulsOPtic es tu trabajo más ambicioso?

No, no lo considero así. Tuve varios proyectos ambiciosos, como la instalación Sensar, que presenté en el festival LEV de Gijón, o el directo del disco Audiovisual Memory, que fue realizado en varios lugares, entre 2005 y 2008, y que contenía unos audiovisuales muy bien trabajados y con mucho mensaje.

Introdúcenos un poco en el arte óptico y cinético. 

PulsOPtic tiene las letras del medio en mayúscula debido a un estilo de arte visual denominado OP Art, también conocido como optical art y como arte óptico. Nacido en EEUU en 1958, hace uso de ilusiones ópticas. Es una tendencia de las pinturas (en el arte óptico) y las esculturas (en el arte cinético) creadas para producir una impresión de movimiento. Se puede basar en las ilusiones ópticas, en la vibración retiniana y en la imposibilidad de nuestro ojo de mirar simultáneamente dos superficies coloreadas, violentamente contrastadas. Todos hemos visto alguna imagen de arte óptico en la que nos parece que lo que visualizamos se está moviendo, cuando realmente es una imagen fija. Es el arte óptico y cinético que introducimos en las imágenes osciloscópicas para dar un efecto de mayor impacto al proyecto PulsOPtic.

¿Por qué en casete?

PulsOPtic se publica en casete porque la discografica así lo decidió. Podía haber optado en publicarlo en cdr en la discografica Kvitnu, pero me hizo ilusión tener algo mío en formato casete edicion limitada. ¡Una frikada!

¿Lo presentarás en directo como Dios manda (en formato AV)?

Sí. PulsOPtic ejecuta los visuales mediante una cámara de vídeo, reproduciendo las imágenes de un osciloscopio, a la vez que Vasarart (el artista visual) se encarga de ir mezclando imágenes de arte óptico y cinético.

Mauri

¿Qué sientes grabando para un sello de Detroit, aunque no hagas electrónica detroitana?

Fue algo que me sorprendió mucho, que este sello se interesara en publicar PulsOPtic, cuando es un sello que publica cosas de artistas como Óscar Mulero, Richard Chartier, Annie Hall, etc. Mi deducción fue que se están abriendo a otra electrónica, y cambiando un poco de los estilos con los que llevan años trabajando, pues también decidieron cambiar la web.

¿Esperas algo 'más' después de grabar para un sello yanqui?

Ya he grabado temas para recopilatorios en varios sellos yanquis, PulsOPtic es el primer álbum entero publicado en un sello americano. En cuanto a la pregunta que si espero algo más tras ello, te diría que uno siempre espera algo mejor.

¿En qué estás trabajando en estos momentos?

Ahora estoy presentando el proyecto audiovisual PulsOPtic para festivales y eventos. A nivel de producción, después de la paliza que me dí a principios de este año, hace como cuatro meses que no enciendo mi estudio. Por otra parte tengo un proyecto llamado SenSage parado temporalmente por falta de medios. Es un proyecto único a nivel mundial, que combina performance (mezcla de mis dos grandes pasiones: el trabajo al que me dedico a diario y la música), la realización de música en directo a través de unos sensores y también visuales.

¿Qué tipo de música te interesa escuchar últimamente?

Siempre me interesó escuchar aquello que me sorprenda por novedoso y diferente, y por ello sigo en mi mundo experimental y ruidista. Aunque en mi casa suena mucho hip hop old school, que es de donde provengo.

¿Qué opinas de los 35 años de Esplendor Geométrico?

¡No me cansaré nunca de verlos! ¡Soy fan! Arturo Lanz me resulta muy cómico, lo que me hace reír, y con Saverio Evangelista hemos coincidido en varios eventos, y llevamos años en contacto. Él me hace quedarme hipnotizado, musicalmente hablando, así que lo paso en grande cada vez que los veo.

Fluxus

 

Arturo colaboró en mi proyecto Fluxus, y eso fue un honor para mí. ¡Larga vida a Esplendor!

¿Qué opinas de Óscar Mulero?

Supongo que te refieres a su música. En cuanto a él, llevamos una relación cordial, de hecho nos vemos todos los meses por el barrio. Vive a cinco minutos de mi casa. En cuanto a su música, lo sigo desde sus publicaciones en Kobayashi Records, y lo he pinchado alguna vez. Actualmente todo lo que he escuchado de él (que no es mucho) me suena bastante parecido, aunque eso no quita que sea un gran productor y un maestro a los platos. Seguramente mi opinión sobre la música de Óscar Mulero sea por desconocimiento de su obra actual.

¿Y de la escena nacional en general?

Actualmente es alucinante todo lo que se cuece en este país, ¡¡quién lo hubiera dicho en los años 90!! Definitivamente tenemos gran cantidad de artistas de talla internacional, y eso enriquece todo el panorama nacional.

¿Gijón está a la altura electrónica de Madrid o Barcelona? ¿Te compensa estar en los 'suburbios' de la escena de aquí? 

Cuando llegué a Gijón hace diez años era una ciudad con muchísima actividad cultural de calidad, en cuanto a la electrónica se refiere. Nada que envidiar a Barcelona y Madrid, incluso me atrevería a decir que ¡mejor! Después vino la crisis, y una serie de condicionantes hicieron que los promotores no arriesgaran tanto en los eventos. Hoy en día se siguen haciendo cosas de mucha calidad, pero menos frecuentemente. Estar en la escena de aquí te hace ver las cosas de otro modo. En Barcelona, por ejemplo (hablo de ello, que es lo que conozco), siempre hubo moda y tendencia, y parece que la gente sigue unas corrientes, incluso a nivel musical, ya que si no, no eres cool. Aquí pasamos de esas tonterías, cada artista hace su música independientemente de si ahora se lleva esto o lo otro. Otra cosa a debatir sería cómo el hypsterismo ha influenciado, o no, en la escena local.

¿Te veremos en algún festival de aquí en 2016? ¿Y de fuera?

Pues de aqui a 2016 de momento no, pero para el próximo año espero ir a Viena para actuar en el Kvitnufest. Por otro lado, telonear en Madrid a una banda mítica de la escena industrial inglesa de los 80 (de momento la promotora no me permite decir quiénes son, ya que todavía hay negociaciones entre medio, pero sería la primera vez que esta banda actuaría en España).

¿Dónde crees que está el futuro de la eléctronica? 

El futuro de la electrónica estará allá donde haya talentos para crearla.

Luciano Alvarez