Massive Attack

 

Massive Attack Sinfonías Protectoras

La primera vez que escuché a Massive Attack fue durante el verano del 90 en Alta Impedancia, un programa de Radio 3 presentado por Tomás Fernando Flores. El tema se basaba en una instrumentación básica y mínima, con una melodía excepcional arropada por los sugerentes fraseos de 3-D, Mushroom y Daddy G, acompañados por la poderosa voz de Sarah Nelson a los coros. La canción se titulaba Daydreaming, y era la presentación oficial del trío de Bristol. 

TEXTO  KEISOKKI PROOF / CASIOTONE

Antes habían trabajado como djs, y se dieron a conocer gracias a su colaboración en el primer trabajo de Neneh Cherry. Como contrapartida, ésta les consiguió un contrato discográfico con Circa, y les apadrinó en su debut. Al año siguiente (91) se publica su primer lp, Blue Lines. ¿Qué os voy a explicar de este disco que ya no hayáis leido o escuchado?. Canciones como Safe From Harm, Five Man Army, la misma Blue Lines o Unfinished Sympathy lo convierten (o lo convertirán) en uno de los mejores de la década. En los créditos del disco podíamos encontrar, además de a Sarah, a Tricky, Horace Andy y Jonnhy Dollar, entre otros. Cuatro años después editan Protection, más sofisticado y tecnificado  que el primero,  pero menos asequible. Ilógicamente, este disco es el que les ha dado la fama y aceptación mundial. Se mezclan temas excepcionales (Protection, Sly o Better Things), con otros menos acertados (Heat Miser o la horrenda Light My Fire). Hay cambios en los colaboradores (a Tricky y Horace se les unen Nellee Hooper, Tracey Thorn y Nicolette), pero la innegable esencia y calidad de Massive Attack, pese a los deslices, todavía sigue presente.

A partir de este momento han ocurrido muchas cosas: ruptura con Tricky, aparición de nuevos grupos parapetados tras la insípida etiqueta ‘sonido Bristol’ (¿?), y una extensa gira mundial en forma de sound system. A nivel musical publicaron No Protection, una revisitación en onda dub de casi todos los temas de su segundo trabajo. El precio de la fama les ha llevado recientemente a colaborar con Madonna, y a incluir Fake The Aroma (versión del Karmacoma) en el recopilatorio benéfico HELP. Espero que estos hechos no vicien la esencia de Massive Attack, y que continúen haciendo excelentes discos (aunque la espera sea  de otros cuatro años). 

En Barcelona se presentaron con un espectáculo de cinco horas. Precedió su actuación la sesión de DJ Jabba, que transitó ágilmente por los caminos del trip hop y el drum & bass. Fue el penúltimo concierto de una gira de siete meses que les ha paseado por medio mundo al hilo de su segundo lp. Antes de finalizar la gira en Burdeos, nos concedieron esta entrevista en la cafetería del hotel, mientras comen jamón serrano y zumo de naranja...

¿Cómo es el planteamiento de vuestro espectáculo Massive Attack Sound System, con djs abriendo y cerrando vuestra actuación?

Daddy G: Nosotros empezamos nuestra carrera pinchando en fiestas y raves; allí la idea de la música de sesión, a partir del trabajo de los djs, era la única vía. En un concierto nosotros planteamos la utilización de intrumentos músicales, bajo, batería, teclados, para dar una mayor calidez y contacto con el público. Creo que los instrumentos son necesarios; antes usábamos sólo la tecnología en el escenario, pero eso hace que pierdas el feeling, que cambies la actitud. La conjunción de estos dos aspectos es el fin de nuestro espectáculo, la conjunción entre la interacción de un concierto y la idea de la música de sesión.

Sólo dos lps en cuatro años es un bagaje un poco corto.

Daddy G: La verdad es que nosotros no tenemos un ritmo de grabación predeterminado, y lo cierto es que si son pocos nuestros dos lps es porque en este tiempo hemos sido muy solicitados para hacer todo tipo de colaboraciones, desde Madonna (han trabajado con la ambición rubia en una versión del I Want You de Marvin Gaye) a Tricky, y ello no ha permitido que nos concentráramos en nuestro propio trabajo.

3-D: De todas maneras no tenemos la más mínima preocupación en sacar más trabajos de Massive Attack. Cuando tengamos material que consideremos válido, lo publicamos y ya está.

¿Qué importancia tienen las remezclas para vosotros?

Daddy G: No tenemos mucho interés en remezclar nuestros temas, es algo que nunca tenemos en cuenta a la hora de trabajar, pero lo cierto es que todo el mundo se dedica a remezclar sus trabajos una y otra vez. Parece inevitable, forma parte de la industria. 

¿Qué tiene Bristol para convertirse en cabecera del dance británico en los noventa?

Daddy G: Ya hemos dicho muchas veces que no creemos que exista el tan manido sonido de Bristol. En Bristol hay grupos que tocan y eso es todo. Además, la mayoría de nosotros, o casi nunca estamos en Bristol, o grabamos en Londres. Simplemente se trata de un tema de amistad con la gente de otras bandas, como Portishead o Tricky, más que un movimiento organizado.

3-D: En nuestro disco colabora gente de muchos sitios. Tenemos un cantante de Nigeria, quiero decir que lo de Bristol es por poner una etiqueta. 

De todas maneras, tiene algo que ver el modo de vida en la ciudad con el tipo de sonido que genera. La década pasada Manchester era un hervidero de desesperación y conflictos sociales, y el sonido madchester lo reflejaba de alguna manera. Vuestra música siempre ha sido tildada de elegante y sofisticada.

3-D: Bristol es una ciudad tranquila con universidad y con grandes barrios residenciales. Vive básicamente del comercio. Las movidas son bastante tranquilas. Hay una serie de clubs dedicados a los estudiantes de la universidad, y luego hay un pequeño circuito underground más duro y dominado por la música negra.

Daddy G: Es posible que el modo de vivir en Bristol sí nos haya dado algún matiz, pero creo que sobre todo nosotros hacemos música en la que recaen tantas influencias, que es difícil determinar a que se debe el resultado final.

¿Qué se puede hacer en Bristol?

3-D: Fútbol, drogas, sexo y clubs.

Daddy G: De todas maneras nosotros nos pasamos casi todo el tiempo fuera de Bristol, y cuando volvemos solemos estar con los viejos amigos de siempre. Nada especialmente emocionante.

Ante la generalización del etiquetado de estilos en la música de club, ¿cómo definiríais vuestro trabajo?

3-D: Básicamente es música para follar. 

Daddy G: Nuestra música no está hecha para bailar. Es música para que la gente se relaje, y descanse después de una sesión de baile. De hecho no nos gustan nada las etiquetas, no las entiendo, ni las distingo. Nosotros hacemos una música ecléctica, basada eso sí en la música negra y en el soul, pero con amplitud de miras. 

Vosotros dedicáis, en el concierto una canción al Rainbow Warrior, el barco de Greenpeace que hundieron los servicios secretos franceses en Nueva Zelanda. ¿Sois militantes ecologistas?

Daddy G: No, en absoluto. No creemos en los movimientos ni en las organizaciones políticas. Lo cierto es que cuando ocurrió todo el tema de las pruebas atómicas en Mururoa, nosotros estábamos en Auckland (Nueva Zelanda), y la gente de allí nos hizo ver las implicaciones del problema que a lo mejor desde Europa no se tiene tanta conciencia.

3-D: El mundo está cambiando, y se está llegando a un budismo tecnológico (¿?) en el que se debe compaginar la globalización del mundo con la preservación del medio ambiente. De todas maneras no nos gusta demasiado dar mensajes ni consignas con nuestras canciones, a pesar de que nuestras opiniones nos gusta que de alguna manera se reflejen en nuestro trabajo

También colaborásteis en un disco de ayuda a las víctimas de la guerra bosnia.

3-D: Lo que nos preocupa es que hay gente inocente que está sufriendo. No nos interesa quién es el culpable, o si se debía de haber hecho esto o aquello. Nos pareció justo ayudar a toda esa gente inocente. Además en Sarajevo somos muy populares. Hay una emisora allí que nos programó durante la guerra y creo que hemos tenido mucho éxito.

¿Qué cosas os gustan de la escena musical?

Daddy G: No sé... muchas cosas. Me molesta la separación que se hace entre gente y estilos, yo escucho de todo, es la mejor manera de que recibas influencias positivas...

3-D: A mi me gusta Tricky (risas).

Mushroom: (despertando de un letargo que le ha acompañado toda la entrevista) A mí me gusta el hilo musical del hotel... (estaba sonando las obras completas de John Williams). Lo podríamos remezclar (risas).

Mushroom, después del concierto nos apabullaste con una sesión de hip hop que rompió el tono del concierto.

Mushroom: Me gusta el hip hop, es la base de nuestra música...

¿Tu nombre viene por las setas alucinógenas?

Mushroom: ... Emm, bueno, un poco. De hecho estoy pensando en montar un restaurante tipo Planet Hollywood que se llame Planet Mushroom, y sólo servir hongos (risas y descontrol, se enzarzan en una conversación sobre el proyecto hostelero del dj).

¿Os gusta ser el grupo por antonomasia en musicar todo tipo de spots publicitarios?

Daddy G: No nos importa quién y cómo utilice nuestra música... mientras no nos sampleen nuestros temas. Es un hecho curioso, pero no me parece mal esa idea de grupo con cierto glamour.

3-D: Somos el grupo favorito de las top models.

Hablando de top models...

3-D: Sí, ya sé que Claudia Schiffer ha hecho un spot aquí en España con nuestra música (el tema es Sly). Prefiero un anuncio con la Schiffer al de British Telecom...

massiveattack.co.uk/

Tres tipos tranquilos en la cresta de la ola. ¿Su próximo trabajo? Ni ellos mismos tienen la más mínima idea. Mientras tanto el ‘sonido Bristol’ sigue siendo una exitosa industria.