Malevich Line

 

Malevich Line Arte Total

Lo suyo consiste en investigar, a nivel experimental, todas las facetas del arte, ya que es el mundo del que provienen. Cada canción del álbum que alumbrará el sello Nøvak (Conceptual) está basado en un concepto social, representado a nivel conceptual. Cuadros que se escuchan, música que se visualiza... Nos adentramos en el universo creativo de Malevich Line.

 

¿Cómo escogísteis el nombre de Malevich Line? 

Cuando nos planteamos darle nombre a nuestro proyecto pensamos que tenía que encajar tanto con nuestro sonido, como con las otras facetas artísticas que pertenecían al proyecto. Escogimos la figura de Kazimir Malévich, un pintor que englobaba nuestra forma de pensar y expresarnos. Así que cogimos su apellido y la palabra línea (Line) en inglés para referirnos a su modo de expresarse a nivel plástico. Nos atrajo la idea de cómo componía sus obras a nivel minimalista, con el color, la forma y el formato, casi como una sinestesia que expresara un sonido a través de la pintura. Y eso es en lo que basamos nuestras piezas musicales, del mismo modo que muchos artistas se han inspirado en canciones para generar obras de arte.

Malevich Line

 

¿Cómo surge vuestro proyecto? Lleváis en activo desde hace poco más de un año, ¿os conocíais antes? ¿Cómo se gestó Mavelich Line?

Nuestra relación personal estaba llena de similitudes y afinidades artísticas. Ambos coincidíamos en ser personas creativas en muchos ámbitos, como la fotografía, la pintura, el videoarte, la danza contemporánea y la música. Así que pensamos englobar todas nuestras facetas artísticas en un único proyecto, y de ahí surgió Malevich Line.

Yo (Marc) vengo de otros proyectos musicales de diferentes estilos, como Veinhart, Asbaar, Matatus... Proyectos, cada uno distinto, que viajan desde el minimal wave, pasando por el ambient, hasta el noise. Siempre he creado música conceptual, ya que mi interés por el arte y la filosofía fueron las bases de mis trabajos.

Yo (Irene) vengo del mundo de la danza, con estudios de conservatorio de música y piano, y de la facultad de Bellas Artes. Lleno de experimentación conceptual, este proyecto nos ha permitido fusionar ambos mundos, y generar un nuevo sonido que comprende nuestras trayectorias. Nunca pensamos en qué tipo de música íbamos a hacer, fue surgiendo según nuestra necesidad de expresar artísticamente el momento que estábamos viviendo a nivel personal.

Marc Merinee e Irene Díez son una fusión de diversas disciplinas a través de la música electrónica: vídeo, danza y arte. ¿Quién se ocupa de qué en Malevich Line? (La realización de los vídeos, la producción musical, las letras de las canciones... ).

Es extraño que en un proyecto musical exista tanta simbiosis, casi todo lo hacemos en conjunto, pero sí que existe una cierta inclinación hacia un trabajo u otro. Marc se dedica más a la composición musical, edición y masterización. También la realización y edición de vídeo. Mientras Irene está en busca de los conceptos de cada tema, escribe las letras y pone la voz, genera la gráfica, pero a su vez también realiza la imagen fotográfica de las canciones, crea la coreografía y realiza las performances de los temas que realizamos con danza contemporánea. Ambos generamos el videoarte, y trabajamos codo con codo en todos los aspectos. Suena utópico, pero somos incapaces de crear un sonido sin que el otro intervenga, y viceversa.

Malevich Line

Cuadros que se escuchan, música que se visualiza. Redefinís el concepto del proceso de creación artística unificando las distintas expresiones en un todo. ¿Cómo definiríais vuestra música? ¿Es posible, o habría que hacerlo con cada tema?

Es difícil definir lo que hacemos a nivel sonoro, pues creemos que sólo se puede decir que es música electrónica alternativa. Cuando componemos no pensamos en cómo sonará, sino en qué queremos expresar, así que el resultado es algo inesperado en cada tema. Tenemos muchos referentes en nuestros oídos, y a la vez intentamos no sonar como nadie, sino sólo dejar salir el sonido que sale de nuestro interior. En ese aspecto somos como el artista conceptual que basa sus obras en una preocupación social a través de la vida que le rodea, y experimenta. Digamos en términos de arte que somos la antítesis del artista moderno, aferrado a un estilo artístico basado en una técnica, o algo material, que le defina. A través del concepto que perseguimos expresar, se materializa en sonido, en imagen y en movimiento. Por ello hay canciones sin voz, con danza, con manifiesto en la letra, más intimistas… pero todas se mueven por una voluntad de expresar una idea o un concepto.

Todo ello se puede comprobar al ver/escuchar vuestros temas en YouTube, donde plasmáis perfectamente los detalles que han culminado en cada una de vuestras creaciones. ¿Qué criterio seguís para elegir cada escenario?

Los escenarios de los vídeos son lugares donde al pasar por ellos nos han impactado de algún modo. Después, al realizar la música, hemos recordado ese espacio como perfecto para representar nuestra idea, como nos pasó con la increíble localización del Konvent.0 en Berga, que nos atrapó e inspiró. En otras ocasiones buscamos lugares más simbólicos, como por ejemplo el vídeo de Stranger, donde aparecemos en la cama para representar la distancia emocional entre las parejas. Otro caso concreto fue el tema Synchronized, en el que aparece un reloj duplicado que está sincronizado en su movimiento. Este reloj, por ejemplo, se encuentra en nuestro lugar de trabajo habitual, donde nos conocimos. Por ello siempre son objetos o lugares que nos rodean, y con los que tenemos una vinculación emocional. No es que queramos hablar de nosotros, pero sin querer recurrimos a nuestras experiencias para generar y expresar un concepto más universal.

Habéis sacado ya diversos singles al mercado, ¿cómo se mantiene la esencia del conjunto artístico? ¿Va acompañada del componente visual/escénico?

Nuestra primera idea, y a día de hoy continuamos pensando igual, era crear para cada tema que compusiéramos una imagen, un video, y en algunas ocasiones una acción en movimiento. Todas las canciones tenían que estar vinculadas a un proceso de creación multidisciplinaria, y por ello hemos ido autoeditando singles digitales en Bandcamp. Ahora hemos finalizado nuestro primer álbum completo, tras realizar los trámites de su edición física con Nøvak. Una vez editado, seguiremos publicando en YouTube un vídeo por cada canción, y en nuestra web una referencia gráfica. Sólo podemos entender nuestro proyecto de esta forma, y por ahora nos hemos presentado musicalmente en directo, pero nuestra idea es en un futuro participar en exposiciones de videoarte o fotografía sin recurrir necesariamente al factor sonoro.

Malevich Line

Hace poco actuásteis en el marco del festival Art Mirall Penedès. ¿Tenéis previsto actuar en próximas fechas para presentar vuestro primer álbum/colección de temas?

Nos sentimos encantados de participar en este tipo de eventos ya que aprecian y valoran proyectos diferentes, sin etiquetas, y se expone música a la vez que videoarte o performance, como cuando fuimos invitados al festival Cel.Av del Konvent.0 o al festival Art Mirall. La verdad es que nos hemos sentido muy bien acogidos a la hora de mostrar nuestro trabajo, y hemos conocido personas muy interesantes. Tenemos muchas ganas de seguir mostrando lo que hacemos con un público tan abierto a todos los ámbitos de la expresión artística. El 11 de junio presentamos el disco en la sala Niu (Espai Artístic) de Barcelona. Haremos un concierto en directo de presentación del álbum Conceptual, que se edita tanto en digital como en cd (Nøvak).

¿Qué eventos artísticos y qué artistas multidisciplinares destacaríais a nivel nacional?

A nivel de inspiración para los temas seguimos el trabajo de artistas contemporáneos conocidos, como Alicia Framis, Feliz González Torres o Juan Fontcuberta, entre otros. También nos sentimos muy atraídos por el trabajo de Primo Gabbiano, Marc O'Callaghan o Jordi Valls a nivel de experimentación sonora y visual, pero hay muchísimos más talentos a nivel nacional. Nos gusta pasarnos por el Centre d'Art Niu en el Poblenou, que organiza eventos muy interesantes que siempre te sorprenden, o por la programación del Màgia Roja en Gracia.  Sin olvidar el gran trabajo que se hace desde Sonodrome en Hospitalet, o la original propuesta de Art Mirall desde Vilafranca del Penedès. Pero quizás un lugar que nos atrapó desde el primer momento fue el proyecto del Konvent.0 ya que engloba gastronomía, residencia artística, sala de conciertos y una gente excepcional.

Malevich Line

¿Cómo se gestó vuestra relación con Nøvak? 

Pues la verdad es que no pensábamos que la gente se interesara tan rápidamente por nuestro proyecto. Al tercer single que colgamos en Bandcamp nos dijeron de hacer nuestra primera actuación, no teníamos prácticamente material, por lo que ahora realmente el público nos está conociendo. Dado el interés dejamos de publicar singles, y decidimos encerrarnos en el estudio para crear un álbum completo que poder ofrecer a las discográficas. Y, como culminación de este proceso, desde el pasado mes de marzo estamos con el sello Nøvak (muy conocido por los lectores de Self).

El 1 de junio saldrá el álbum (Conceptual) con Nøvak, y estamos muy contentos de todo el proceso. Preparamos un primer ep (Synaesthesia) de cinco caras b instrumentales, que sacamos el 1 de abril sólo en digital, a modo de adelanto del álbum. El 11 de junio se presentará el largo en Niu. A destacar la colaboración de cuatro músicos que han realizado cuatro remezclas que van incluidas en el álbum: Fermín Durán (Tecib), Fernando Lagreca, David Jornet (Strange2) y Sergio Mesa (Nev.Era); y la masterización del mismo a cargo de Fermín Durán (Tecib).

Toni Rubies (Imposible)