LoveTheMachine

 

LoveTheMachine  Máquinas Frías y Sintes Oscuros

Juanjo Obón es de Barcelona, pero reside en Florencia. Forma parte del dúo LoveTheMachine desde 2006 junto a Luca Franceschini (visuales). LTM es una sabia mezcla de electro, minimal, techno y new wave.

 

¿Quiénes son LoveTheMachine, de dónde vienen y a dónde van? 

LoveTheMachine nacen cuando vine a Italia y conocí a un loco (Luca Franceschini) como yo, intrigado por la música y las nuevas alternativas. Él organizaba festivales de música alternativa de autor. Cuando nos conocimos, ¡fue amore a prima vista! Inevitable.

Tras escuchar algunos tracks he quedado realmente sorprendido. ¿Cómo definirías la esencia de tu música?

La idea es la de crear una atmósfera atemporal, en la que jóvenes de 20 años quieran escuchar cosas nuevas o música de vanguardia. Nosotros ofrecemos cemento fino de los 80s, y mucho background. LoveTheMachine quiere proponer cultura, y sobre todo mucho dancefloor.

Música electrónica oscura, con espíritu underground y cultura industrial, un buen cóctel. ¿Cómo diste con la fórmula?

Bueno, en realidad no hay una fórmula. Más bien es un melting pot de productos, lo que yo llamo juguetes analógicos para niños con síndrome de after. De hecho, mi socio Luca se ocupa de leer cada una de las galletas de los discos que ponemos, y las manda a la pantalla para dar info. He visto gente con boli y papel escribiendo la información que aparecía en dicha pantalla. A eso es a lo que llamo impartir cultura. Cada banda que pinchamos/movemos la reconocemos como nuestra. ¡La mandamos al infinito! Grandes etiquetas que tienen su parte de fea palabra, pero tienen su mercado. Así que estamos haciendo un programa muy chulo en lugares sin límites de horario (y con mucho volumen) que llamamos BIG CLUB IS DEAD. 

LoveTheMachine

¿Os prodigáis tanto a nivel de dj y en el plano de la producción creativa? ¿Qué material se puede encontrar de LoveTheMachine?

Mi colega Luca Franceschini es maestro en softwares alternativos, es uno de los creadores del sistema operativo GNU, gratuito y de software libre. Por lo tanto todas nuestras producciones son gratuitas, con la idea de eliminar a los chupacabras de la SGAE (en Italia la SCIAE). Nuestra actitud es muy punk y muy contra todos. De hecho, en Roma hemos tenido la posibilidad de pinchar/actuar en centros sociales donde la palabra de orden es anarquía, y te aseguro que ahora que tengo 45 años me estoy divirtiendo culturalmente, y con muchas ganas en cada show… Es como el primero. Últimamente me llaman muy a menudo, pero sólo en locales underground donde no conozco a nadie, y que a la vez todos me conocen. Creo que es el ápice total. Y estoy convirtiéndome en un campeón de fitness, ¡de fitness de semana! (Risas).

¿Tu música sólo se puede encontrar en Internet?

Estamos trabajando en un 7'' que acompañará las versiones de Zero Call en los maxis de remixes, pero si alguien quiere acceder a nuestra música basta con que la pida. ¡No tenemos pretensiones! Incluso no las hemos tenido cuando nos han llamado para pinchar con The KVB, Front 242 o Robotiko Rejekto, pero nos da mucho placer que reconozcan nuestro background

Más de 150 conciertos en los últimos 2 años: Italia, Alemania, España, Inglaterra, Francia, Argentina, Uruguay y Brasil. ¿Qué elementos utilizas para los directos?

Sobre todo vinilos, pero no podemos ser así de románticos. Tengo muchos amigos que nos mandan temas que son bombásticos y que no están en vinilo. ¿Qué hago, los descarto por un tema de romanticismo, por el vinilo? No, me llevo una tarjeta de audio, y lo paso todo por midi, máquinas Korg que son analógicas, sin software ni ordenador, todo muy old school. Ahora ya soy muy práctico, y tengo una maleta llena de instrumentos en la que me caben 50 vinilos, y giro por el mundo. ¡Prefiero que me falten los gayumbos que no los discos!

¿Ese espíritu old school queda plasmado en tus sets? ¿Qué piensas de la actual escena clubber-techno electrónica?

Bueno, ahí nace mi alma punk en la que soy super intolerante, sobre todo por la parte musical. En la era de la información hacer música de mierda no está consentido. Si tienes todo a un click, ¿por qué pinchas pitiflauting, Cox y todas esas Spice Girls de la electrónica? Tengo muy poca fe en lo que es el club. Muy pocos artistas (mucho filtro y boom), y lo peor es que es lo que quiere la gente. Hay que hacer un trabajo de base y reeducar al público. No es fácil, pero alguien tiene que hacerlo, y yo me tomo ese deber, y continúo. Si cada noche convertimos a uno, solo uno, al año son más de cincuenta. ¡Nivelazo!

LoveTheMachine

¿La escena de hace 20 años era mejor? ¿Son aquellos los postulados que siguen predominando en el imaginario de LoveTheMachine?

No, no… ¡Es mucho mejor ahora!! Pero la gente es actualmente menos receptiva. Antes no existía la posibilidad de escuchar un tema en un formato como el mp3, ahora puedes decir “paso, paso, no me mola”. Y paso a otro. Antes escuchabas el disco entero y decidías al final. Ahora somos devoradores de ficheros de música. Un tema lo escuchas 30 segundos, y se queda en los anales de tu disco duro. Es la única diferencia que encuentro. Estamos viviendo un momento histórico a nivel musical, de la hostia. ¡Jamás he tenido una playlist así de larga sin escuchar como ahora! Y cada día descubro joyitas, perlas que merecen una escucha. A finales de este verano estaré pinchando en Toscana con FLVN (facebook.com/flvnfr/?fref=ts). Lo están idolatrando gente como Andrew Weatherall o Jennifer Cardini, que usan sus temas. Es mucho más joven que yo, ¡pero su background (me gusta mucho esta palabra) es la polla!

Pero el factor sorpresa de las fiestas de antaño con aquél musicón...

¡Si quieres podemos hablar de música hasta las 6 de la mañana!

¿Cuáles son tus referentes musicales, artistas/sellos de toda la vida?

Mira, con las bandas es muy difícil. Mi primer disco comprado fue gracias a mi padre, que me dio mil pesetas por trabajar en el restaurante de mi familia en Sitges. Me pillé el tren, y me fui a Barna, a Discos Revólver, a comprarme la colección entera de Bauhaus. Antes escuchaba sólo afterpunk, grupos como los Sisters Of Mercy, y cosas así, o menos mainstream, como The Fall, The Lords Of The New Church,  y material de ese tipo. Pero ahora soy muy fan de muchos estilos, más que de bandas en concreto. Te puedo meter We Have Band, The KVB, Fairmont, My Favorite Robot… La buena música se puede encontrar en todos lados. A quien crea que Radiohead son comerciales les hago escuchar el Idioteque, y se le pasan las ideas idiotas (jajaja).

LoveTheMachine

Tú que tienes el background de la vieja escuela y la amplitud de miras por tu inquietud musical, ¿estuviste en el Sónar 2016?

¡Ah! La pregunta del millón. Después de ocho años de Off Sónar, este año falté, aunque no por falta de ofertas, de hecho tenía 3 fechas confirmadas: ¡viernes, sábado y domingo! pero en Oslo. Hicieron un festival, y mi amiga Bente Hansen, organizadora y gran melómana, me propuso ir a pinchar y organizar el after (he nacido en un after), por lo tanto me pasé a latitudes más nórdicas para ampliarconocimientos, conocer gente, hacer amistades y abrirme a nuevas posibilidades. La última vez que fui a Barna a pinchar (en abril de este año) tenía un bolo, y acabé haciendo cuatro, más uno en Valencia. Me gustaría irme al norte y compartir cabina con Trentemøller, ya que estamos en contacto, y nuestro background es muy similar (como me gusta la palabra background).

¿Te gusta sorprender musicalmente, dejar a un lado los clichés preestablecidos? ¿Cómo reacciona el público al descubrir tu propuesta/universo sonoro?

Muy, muy bien, si la cuestión es meter guitarras, sonidos oscuros, pero muy bailables, durante la noche llevar a la gente a un lado que no conocen, pero que les gusta… Es como presentar un panorama sonoro/visual en el que no sabes dónde estás, pero te gusta. Perderse es uno de los modos más fáciles de descubrir bandas perdidas.

Visto en tu página de Facebook. Sexo: electroquality electronische tanzmusic nuwave and synths analogue sounds. Define un poco eso (o calla para siempre).

La vida es demasiado breve para beber vino de mierda, practicar sexo triste o escuchar música mediocre.

¿Próxima estación?

Este verano tengo un montón de bolos y estoy muy contento. A destacar que estoy iniciando un proyecto muy chulo de guitarras y analógicos con un tipo que casualmente vive al lado de mi casa. Tenemos un estudio juntos, y lo hemos llamado YES WE WAVE. Empezamos el pasado 10 de junio en el Camping Electronique, y luego expandiremos el verbo wave de pista en pista por toda Italia, Oslo, Marsella, Amsterdam… Y créeme, será algo importante. Ya casi está listo el segundo round, ¡el primero lo tenemos clarísimo! Y llegaremos a Barna.

Toni Rubies (Imposible)

LoveTheMachine