Jordi Ares

 

Jordi Ares Max Mix

“Jordi Ares es un gran conocedor de la escena electrónica desde sus inicios hasta hoy. Con influencias de estilos propios de finales de los ochenta, como son el acid house y el  new beat, y un poco anteriores, como  el italo y la  new wave.  Comienza su carrera tras los platos a mitad de los años noventa. Durante la segunda mitad de la década de los 2000 tiene la oportunidad de ser dj invitado en  diferentes clubs de La Coruña. Y recientemente lo hemos podido ver en distintos clubs de la Ciudad Condal. Actualmente Jordi  es colaborador de las revistas digitales Mixside, Retromúsica y Como Las Grecas, donde participa de una manera activa como editor desde el año 2007. También ha colaborado con otros webzines, como The Scrap Mag, y es fundador del blog especializado en música electrónica The Comets Crew, y responsable de prensa y comunicación en Cold Beats Records”. (thedarksidebcn.wordpress.com)

 

¿Cómo surge la idea de crear un blog de música electrónica? Háblamos de The Comets Crew.

Pues surge de una idea principalmente mía. A principios del mes de diciembre del año 2007 mis amigos y yo decidimos montar el colectivo The Comets Crew, formado en un principio por Milton, David, Sergio, Santi y un servidor. A todos nos unía una pasión muy grande por la cultura de clubs desde hacía muchos años, y en esos momentos disfrutábamos mucho juntos de la noche barcelonesa. Entonces a mí se me ocurrió la idea de montar un blog donde plasmar noticias relacionadas con el clubbing y con nuestro colectivo, tratando temas de música electrónica en general, y por otro lado, que sirviese para poder estar informados entre nosotros. Hasta ese momento siempre nos informábamos unos a otros, sobre eventos o cualquier tema vía sms, mail o por teléfono, básicamente. El blog nos permitió estar al día de todo lo que se cocía, musicalmente hablando.

La cosa empezó fuerte, con mucha participación de los integrantes casi a diario, y poco a poco se nos fue conociendo dentro del mundillo de los blogs especializados. Recuerdo que hicimos buenas migas con gente como Rubén de Geometrika FM, blog que también nacía ese mismo año, y que pretendía ayudar a proyectos involucrados con la música. Solo Elektronika, Fastforwar(d), Retromusica… fueron otras páginas con las que manteníamos estrecha relación. Eran momentos en lo que todo esto era nuevo para nosotros, y nos ayudábamos compartiendo noticias de uno en el blog del otro.

Al poco tiempo de nacer The Comets Crew conocí a Marcos, responsable de Mixside. Él conocía mi blog, y me propuso colaborar en su web. Acepté encantado, y todavía sigo colaborando a día de hoy. Con el paso del tiempo la cosa empezó a decaer en The Comets Crew. Tan sólo colaborábamos asiduamente David y yo, hasta llegar a mayo del año 2014, mes en el que decidimos dejar aparcado el blog por falta de tiempo de ambos. Pero, ahí está, aparcado, no muerto.

¿Tenías claro el contenido que querías ofrecer?

Bueno, en un principio la idea era comentar noticias en torno al clubbing en general, y sobre nuestro colectivo en particular, como ya te he comentado antes. Hicimos pequeñas crónicas de viajes que realizamos juntos, como nuestra excursión de fin de semana al Cocoon de Frankfurt o nuestros viajes a La Coruña, donde fuimos invitados a pinchar en Súper Club y Global Club en un par de ocasiones.

Después, con el paso del tiempo, el blog fue tirando más hacia el formato magazine, con reseñas de discos, entrevistas y crónicas de conciertos. Fuimos acreditados por festivales como el Mirao Piknik Electronik, todo un logro para un blog humilde como el nuestro. Teníamos secciones mensuales, como la del Teletexto Electrónico (una agenda de todos los eventos de música electrónica en Cataluña explicada de forma divertida y amena), u otras más serias y didácticas, como Producción de Música Electrónica, unos tutoriales realizados por David donde nos explicaba de forma clara y sencilla la utilización y funcionamiento de los diferentes instrumentos que se usan para producir música electrónica.

Más tarde nació nuestra sección de podcasts, recibiendo sesiones de artistas como Pina, Delusions, Atemp, Arch, Snuffo, Spear, DJ Norbertx, Iza, Gus, Miki Craven, Cold Colors, o el mismo Ángel Molina, que nos dedicó uno en especial para nuestro blog, todo un honor sabiendo lo poco que se prodiga Ángel por estos lares de sesiones enlatadas para webzines. Por último, comentar que gracias a las reseñas de discos que realizábamos también empezaron a llegarnos promos de sellos como Semantica, Ballistic o Pole Group.

Me siento muy orgulloso de haber creado The Comets Crew, la verdad.

Jordi Ares

Háblame de los otros medios donde colaboras, ¿es cuestión de estilos?

Ahora mismo sólo colaboro en dos magazines. Por un lado Mixside, enfocado a música de baile en todas sus vertientes, y por otro lado, colaboro en Como Las Grecas, donde escogemos bastante lo que vamos a reseñar para que la página tenga una imagen muy definida, que es lo que nos caracteriza y por la que tenemos unos seguidores bastante fieles. En Como Las Grecas reseñamos estilos de electrónica de baile más específicos que en Mixside, donde generalmente reseñamos un abanico más amplio de estilos. Pero en definitiva, los dos webzines son bastante parecidos en su contenido. Años atrás también colaboré con The Scrap Mag, magazine en el que se reseñaban discos de toda la movida wave actual y electrónica más de ‘sofá’ que de pista de baile, y en Retromusica, una página en la que se tocaban estilos como el pop, el rock, el indie o la música electrónica. Por último, The Comets Crew, blog del que ya os he hablado antes.

¿De qué maneras se sustenta un medio virtual?

Depende del objetivo que tenga ese medio. Si es un medio profesional en el que los colaboradores y demás puestos cobran por su trabajo, pues tendrá que tener publicidad en su medio para poder generar unos ingresos o alguien que invierta dinero en ello. Pero la mayoría de magazines digitales se mueven de forma totalmente altruista, o casi, más que nada porque este mundo está un poco dejado de la mano de Dios, y se sustenta con las ganas que tenga cada colaborador de escribir día a día sin buscar nada a cambio. Triste, pero es así.

¿Qué ha mejorado gracias a Internet?

En líneas generales todo ha mejorado, pero en concreto, dentro del mundo de la prensa musical digital, pienso que el auge de las redes sociales ha perjudicado a los webzines. Es decir, hoy en día a la gente le es más cómodo seguir en Facebook sus magazines favoritos, y leer las noticias que de verdad le interesan, perjudicando así a la web que hace años visitaba diariamente, con una disminución en número de visitas y descenso de su posicionamento SEO, con todo lo que ello conlleva (disminución de publicidad, de posibles ingresos... ). Antes de existir las redes sociales la gente visitaba mucho más las páginas webs, y todo era más enriquecedor.

Con esto no quiero cargar contra páginas como Facebook y Twitter, ni mucho menos. Personalmente las encuentro muy importantes. En mi caso, Facebook me permite estar al día de todos los lanzamientos de sellos discográficos, posibles eventos y noticias relacionadas con la música que me interesan. A parte de haberme permitido conocer a mucha gente de diferentes lugares con la que compartes gustos o te une la misma pasión por la música, y que, posiblemente, sin la existencia de estas redes no hubiese llegado a conocer. Creo que si las utilizas adecuadamente las redes sociales suman mucho más que restan.

Por no hablar de otras páginas, como Discogs, esa verdadera y potente base de datos musical que todo melómano visita diariamente. Páginas como Discogs o Ebay han permitido que el usuario compre aquel disco o cd tan difícil de tener en sus manos, e imposibles de adquirir en las tiendas de discos de su ciudad. Las compras de música a través de la Red también han perjudicado a esas tiendas de discos locales a las que el comprador solía ir más a menudo años atrás. En mi caso, aparte de comprar en Discogs, siempre me tira el romanticismo de ensuciarme las manos de vez en cuando, por ello suelo acercarme a las tiendas físicas siempre que me lo puedo permitir.

¿Qué sería de nosotros sin la Red?

Buff... Pues no sé. Creo que estamos demasiado enganchados a la Red, la verdad. Aunque suene exagerado, no me imagino mi vida sin Internet. Son tantos los beneficios que Internet aporta a nuestras vidas que en mi caso sería un verdadero problema no poder disfrutarlos. Como te comentaba antes, la Red ha permitido que podamos adquirir la música que queramos dando un solo click. Hace años esto era imposible, y si querías conseguir aquel preciado vinilo que sabías que no llegaría a tu ciudad, no te quedaba otra  que hacer una visita turística a ciudades como Londres o Berlín, y recorrer sus tiendas de discos.

Yo utilizo Internet a diario en mi vida. Mis tareas como colaborador con los magazines, mi labor de prensa en el sello discográfico, la visita de redes sociales, prensa online, Soundcloud y similares, Bandcamp, compras musicales y no musicales… hacen que la Red sea algo esencial en mi día a día. Para que te hagas una idea, siempre he bromeado diciendo que cuando estoy sin Internet en casa es como si me faltase un pulmón. Creo que mucha gente que lea estas palabras puede sentirse un poco identificado conmigo. Estamos en pleno siglo XXI, y la Red forma parte de nuestras vidas, queramos o no.

En general y gracias a tu papel canalizador, ¿te llegan muchas promos? ¿Todo vale?

Sí, me llegan muchísimas promos a diario, tanto en formato digital como en cd. También me envían algún que otro vinilo (no promo) en agradecimiento por la reseña realizada, y por cierto, aprovecho para dar las gracias a todos aquellos productores o sellos que me han enviado alguno.

Lamentablemente, casi todas las promos que recibo hay que pillarlas con pinzas. Hay mucha “bazofia” musical, con todo el respeto del mundo. Para uso y disfrute personal, tan sólo aprovecho un tanto por ciento muy bajo de todo lo que recibo. Dependiendo de la plataforma o sello que las envíe, ya sé si me va a interesar o no, y si no me interesa directamente, ni las escucho. Es un poco triste, pero pienso que en la actualidad hay un exceso de sellos discográficos, sobre todo digitales, y existe una falta de ideas tremenda en las producciones, en líneas generales.

Yo siempre suelo ser muy benévolo en mis críticas de discos, y extraigo siempre cosas positivas. Por eso si veo que un disco no me gusta, y sé que no voy a decir nada bueno sobre él, prefiero no reseñarlo. Ya sé que igual debería ser más crítico, pero respeto mucho la labor de los productores, aunque su producto sonoro en muchas ocasiones sea paupérrimo. ¿Conclusión? Todo no vale.

Jordi Ares

¿Para ti es importante el formato?

Yo pienso que lo verdaderamente importante es el resultado, no el formato. Si un álbum es una “caca” no te lo comprarás ni en vinilo, ni en cd, ni en casete. Siempre he tenido muchas discusiones sobre este tema con mis amigos, casi todos ellos fieles coleccionistas de vinilos. Yo creo que el formato no es importante. Los defensores del vinilo a ultranza siempre te dirán cosas del estilo “el vinilo suena mejor porque permite reproducir unas frecuencias que el cd no abarca” o “el sonido es mucho más cálido”... Es una opinión, y es más que respetable, además de ser verdad, pero yo pienso que debes ser un profesional o experto en la materia para distinguir esas frecuencias que el cd no permite almacenar y el vinilo sí. Al ciudadano de a pie, que sale a meterse la fiesta,  no le preguntes si lo que está escuchando a las 4 de la mañana en la pista de un club es vinilo, cd o mp3, porque a la mayoría de gente le importa un bledo, y lógicamente no te sabrán diferenciar el sonido de uno u otro. Lo que esa gente busca en una disco es pasárselo bien, y bailar lo que el dj le ponga, da igual el formato.

Por otro lado, hoy en día existe un revival del vinilo. En centros como FNAC los sellos discográficos más mainstream venden álbumes en su edición de plástico negro, y eso es bonito, que se recupere un formato que la gente de a pie creía perdido. El cd, aunque yo sea un fiel comprador de ese formato, pienso que está abocado a desaparecer en el entorno dj. Quizás se mantenga, como lo ha hecho a lo largo de todos estos años, para uso y disfrute doméstico. Por otro lado, el formato mp3 lo encuentro un formato muy útil como herramienta de trabajo del dj en la actualidad. Un formato práctico más que otra cosa, y posiblemente el más utilizado por la gente debido al auge de las descargas digitales legales e ilegales.

Para mí el cd siempre ha sido un formato muy cómodo, y creo que también tiene su punto de romanticismo, al igual que el vinilo. Ir al centro de Barcelona a hacer tu ruta por las tiendas de discos, y después escuchar en el coche de vuelta a casa los cds que habías adquirido, es otra cosa que hacía cada fin de semana hace años, y echo muchísimo de menos. Me encantaba ese ritual.

Por último, me gustaría comentar lo curioso que resulta hablar con gente que no le apasiona la música y que se asombran cuando les dices que todavía compras cds originales, replicándote que te lo puedes descargar por Internet, o comprar sólo el mp3 de la canción que te gusta… En fin, la discusión siempre estará ahí mientras convivan juntos estos formatos. Cada uno defenderá el que más le guste o utilice. Todos los formatos son válidos, lo importante es el uso que le quieras dar.

Yo sé que tú eres muy de cd, ¿es una cuestión generacional?

Bueno, pues quizás sí puede ser generacional. Creo que era el año 1995 cuando me compré mi primer reproductor de cds Acoustic Control y mi primera mesa de mezclas. Fue a partir de ese mismo año cuando empecé a comprar mucho cd de música electrónica de baile para poder pincharlos. Después, en el año 99, me compré unos Pioneer CDJ 100, que todavía me acompañan a día de hoy. Recuerdo que hubo un boom del cd por aquella época, habían muchos álbumes que los sellos sólo editaban en cd. Por ese motivo mis amigos coleccionistas de vinilos también acabaron comprándose los CDJ 100. La cuestión era tener contacto con los dos formatos, con los Technics y con los reproductores de cd que eran la novedad. Por eso hacíamos siempre sesiones en casa de alguno de nosotros mezclando vinilos con cds. Añoro mucho esas veladas. Vivimos la generación del cd en todo su apogeo, y quizás por esa razón siempre he comprado música en cd, y también por una razón de espacio en casa de mis padres.

¿Cuáles son tus primeros recuerdos musicales? ¿Y electrónicos?

Bueno, mis primeros recuerdos musicales son electrónicos gracias a mi hermana mayor, una apasionada del italo-disco (en su vertiente más comercial) y de formaciones new romantic. Ella es la principal culpable de mi pasión por la música electrónica. A mediados de los ochenta, en casa de mis padres, sonaban a todas horas Pet Shop Boys, Silver Pozzoli, Den Harrow, Max Coveri, Brian Ice, Baltimora, Stylo, David Lyme, New Order… Así que quieras o no, eso influenció en mis gustos musicales, y en el año 1986 mis padres me compraron mi primer casete original con 12 añitos. Fue el Max Mix 4, que venía con su kit para montarte tu propio megamix, y que sirvió para que acabase comprando toda la saga.

Éstas son las típicas preguntas, pero te las tengo que hacer, ¿un dj con Traktor, es un dj? ¿Sólo vale lo analógico?

Por supuesto que lo es. Un dj puede ser dj con Traktor, con controladora, pinchando en vinilo, en cd… Volvemos a lo de antes, claro que prefiero asistir a una sesión de un dj que pinche con vinilos. Viví los noventa en todo su esplendor y es lógico que me guste, pero también entiendo que todo evoluciona y si asisto a una sesión en la que el dj utiliza medios digitales, pero salgo de ella contento y satisfecho con lo que he podido escuchar y bailar, pues chapeau por el dj. Y al contrario, si voy a ver a un dj que tiene una colección de vinilos envidiable, pero no los sabe transmitir en la pista de baile, pues es una pena, la verdad. Por otro lado, también es lógico que cada vez hayan menos djs internacionales que pinchen en vinilo, debido básicamente a una cuestión de ergonomía en el trabajo (no es lo mismo cargar con una maleta de 200 vinilos que con dos pendrives) o el tema de que no te pierdan la maleta de discos en el aeropuerto, un problema del que siempre se han quejado los djs.

En cuanto a los directos, a mí siempre me ha tirado más el formato analógico. Ver funcionar máquinas y sintes en un live me apasiona, pero no le hago ascos al formato digital tampoco, aunque lo vea más frío encima de un escenario, por el tema imagen básicamente. Un productor detrás de la “manzanita mordida” no se puede comparar a uno que lleve todo el arsenal de cacharrería analógica, y posiblemente el sonido desprendido por los sintetizadores también sea difícil de igualar. Visualmente atrae mucho más el segundo, pero acabo con lo mismo, si el productor me hace saltar y disfrutar en la pista de baile con un laptop, me quito el sombrero y punto. Eso sí, lo que no me gusta nada es que un dj haga una sesión sin utilizar cascos, eso es superior a mí, y lo pude presenciar en uno de los djs por los que siento más respeto. Me estoy refiriendo al señor Anthony Child, más conocido entre nosotros como Surgeon. En una de sus visitas a la Sala BeCool,en el año 2010, no llevó cascos en toda la sesión, y era un dj set. Llámame raro, pero en eso sí soy un poco nostálgico.

Jordi Ares

¿Cuáles han sido las mejores actuaciones que has vivido? 

Esta pregunta es muy difícil de responder. He vivido actuaciones muy grandes, pero bueno, así a bote pronto y pensando un poco, te citaría las siguientes separando lives de dj sets.

Lives

Front 242 (Velodrom d´Horta, 1997), Daft Punk (Homework Tour) (Sala Zeleste, 1997), Laurent Garnier (live) (Sonimag Barcelona, 1998), DJ Galax (live) + Ángel Molina (Moog, 1999), Orbital (Sónar, 1999), Pet Shop Boys (Palau d´Esports de Barcelona, 2000), Artist Unknown (Nitsa Club, 2000), Francisco López (Metronom Gallery Barcelona, 2000), Merzbow (Sónar, 2000), Autechre (Sónar, 2000), Kraftwerk (Razzmatazz, 2004), Nitzer Ebb (Sala Apolo, 2006), Jean Michel Jarre (Liceu de Barcelona, 2008), Pan Sonic (Sónar 2009), Aphex Twin + Luke Vibert + DMX Krew (Razzmatazz, 2010), Tim Hecker (CaixaForum, 2011), Diamond Version (Sónar, 2013), Ben Frost (CaixaForum, 2015)

Y cualquier concierto de Esplendor Geométrico y Depeche Mode de los que he visto.

Dj sets

Sesión de Jeff Mills pinchando y Ken Ishii ecualizando (Sónar, 96), Sideral (Sónar, 96), Sven Väth (La Terrazza, 1996), DJ Sneak (Razzmatazz, 1997), Óscar Mulero (Syndicate, Terrassa, 1997), Laurent Garnier (Moviedisco, 1998), Richie Hawtin (Monegros, 1998), Ángel Molina + Óscar Mulero (sesión a cuatro platos) (Spunny Bar, Sabadell, 2000), Mark Broom (Spunny Bar, Sabadell, 2001), Luke Slater (Nitsa, 2001).

Seguro que me dejo muchas, pero de estas actuaciones que he citado guardo muy buenos recuerdos.

¿Cómo fue la escena noventera de Barcelona?

Pues yo creo que la escena, en cuanto a música electrónica se refiere, fue muy importante. El nacimiento de Sónar en el año 1994 supuso que la Ciudad Condal fuese la primera ciudad española en hacer algo serio relacionado con este tipo de música totalmente nueva para nosotros, y que en otros países europeos, como Inglaterra, Francia o Alemania, ya disfrutaban desde hacía unos años. Podríamos decir que gracias a Sónar empezó a cultivarse una cultura de clubs importante en Barcelona. Clubs como el primer Nitsa, Moviedisco, Moog, Cyberian, Fellini (Estación de Francia), La Terrrazza… empezaron a programar trayendo a djs internacionales, un aspecto novedoso que inspiraba mucha curiosidad a la mayoría de nosotros. Ir esa noche al club de turno y poder disfrutar de la sesión de un dj internacional, que sólo habías visto antes en algún vídeo, era una experiencia increíble. Todo era novedad para nosotros, fines de semana ensuciándote las manos en las tiendas de discos, y por la noche ir a ver a esos djs de los que tomabas mucha nota. Aparte de Barcelona, no hay que olvidarse de la escena de Girona, con clubs como La Sala del Cel, que ya programaba actuaciones de djs y lives internacionales antes que en cualquier otro club de Barcelona, o Le Rachdingue y el mítico Blau de Banyoles.

El efecto 2000, ¿qué supuso para tí?

Musicalmente hablando, los inicios del 2000 fueron muy ricos. Yo tengo muy buenos recuerdos de Spunny Bar, un pequeño club de Sabadell que tenía una programación espectacular los viernes noche. Apostaron fuerte, y la verdad es que se creó un ambiente muy chulo en el club. El sonido de la sala también ayudó, pero sobre todo poder ver en el Vallés Occidental a gente de la talla de Juan Atkins, Kenny Larkin, Thomas P. Heckmann, Luke Slater, Óscar Mulero, Ángel Molina, Mark Broom, Regis, Surgeon, DJ Rush, Claude Young, James Ruskin, Electric Indigo… Fue todo un placer, y al ladito de casa. Paralelo a esto, por aquella época también hubo el boom en Barcelona del mal denominado electroclash, estilo que nacía por aquellos años y que tenía como máximos exponentes a gente como Scissor Sisters, Miss Kittin & The Hacker, Tiga, Felix Da Housecat, Fischerspooner, Erol Alkan, Peaches… que se dejaron caer varias veces por la ciudad.  Por cierto, al hilo de esto, el concierto que Fischerspooner realizó en The Loft en el año 2002, todo un engaño de… ¿se le puede llamar live?

Jordi Ares

¿En la esencia electrónica hemos mejorado o empeorado?

Bueno, en la actualidad creo que el mercado musical está saturadísimo. Como ya he comentado antes creo que existen demasiados sellos discográficos, y pienso que existe una carencia de ideas a la hora de producir, en términos generales. Siempre hay algo que te sorprende gratamente, eso está claro, pero cada vez menos. En los noventa todo era nuevo para nosotros, y muchos estilos musicales comenzaban a formarse de la nada. Echo de menos esa creación de nuevos estilos. Eso, para mí, sería un indicio claro de que la cosa estaría mejorando.

¿Qué opinas de la noche barcelonesa? ¿Discotecas? ¿Festivales?

Pienso que la noche barcelonesa goza de muy buena salud. Desde hace años la cultura de clubs en la Ciudad Condal ha sido muy satisfactoria. Clubs como The Loft, Nitsa o Moog han sabido mantenerse en lo alto durante años, programando djs y artistas de primera línea. Sin olvidarse de locales para tomarse esa primera copa bailando, como nuestro querido Switch Pocket Club, o Màgia Roja en una vertiente más experimental.

Como he comentado antes, gran culpa de que Barcelona se conozca a nivel de clubbing internacional la tiene el Sónar. Es evidente la importancia del festival catalán, junto a las propuestas alternativas del off Sónar, que provoca durante esa semana un considerable aumento de los ingresos económicos en la capital catalana.  Por otro lado tampoco nos podemos olvidar de la importancia del Primavera Sound, otro festival conocido en todo el mundo dentro de la escena más indie, ni de los conciertos que se hacen en Barcelona.

Por último, me gustaría hacer una pequeña crítica sobre la penosa calidad del sonido en los clubs barceloneses. Estamos a años luz de otras ciudades europeas en las que sí se preocupan de que los clubs suenen en condiciones.

¿Y las nuevas generaciones venideras?

Pues las generaciones venideras llegan muy bien preparadas, pero a mí, a día hoy, no me sorprende ninguno de esos jóvenes productores, en cuanto a electrónica de baile para clubs se refiere.

Dentro de la escena wave actual sí existen varios artistas y bandas jóvenes que sigo y me gustan. Debido a mi función de responsable de prensa y comunicación del sello Cold Beats Records, y a mi renacida pasión por estilos que tenía prácticamente olvidados, como el minimal synth, synthwave, post-punk, coldwave, darkwave… , sí observo que hay mucho talento joven detrás de los sintetizadores y de las guitarras sucias. Siempre que puedo me dejo caer por un live de estas características.

Nos hacemos mayores, ¿podemos continuar con ese cierto estilo de vida?

Sí claro, nos hacemos mayores y cada vez salimos menos. La vida de papá es lo que tiene, haces más vida de día que de noche.  Es lógico que con nuestra edad busquemos otras propuestas interesantes alejadas del clubbing. En mi caso los conciertos y las pocas veces que me llaman para pinchar es lo que me saca de casa de vez en cuando.

¿Seguirás pinchando y escuchando electrónica toda la vida?

Pinchando supongo que no, pero la electrónica me acompañará hasta la tumba.

¿Te atreves con un Top 5 de todos los tiempos?

Pues cinco álbumes que estarían entre mis favoritos serían:

Aphex Twin, Selected Ambient Works Volume II y Selected Ambient Works 85-92

Kraftwerk, Computerwelt

Depeche Mode, Music For The Masses

Amnesia, Hysteria

 

Pablo Gil