IDOW Modulando Nuestras Vidas

¿Qué tienen en común Jack Dangers (Meat Beat Manifesto), Benge (John Foxx And The Maths), Vince Clarke (Erasure), Daniel Miller (Mute Records), Carl Craig, James Holden, Richard Devine, Luke Abbott, Flood, Trent Reznor (NIN/How To Destroy Angels), Dominic Butler (Factory Floor), Chris Carter (X-TG/Chris & Cosey), John Tejada, Drumcell, Legowelt, Alessandro Cortini (SONOIO/NIN), John Foxx, Deadmau5, Paul Barker (Malekko/ex-Ministry), Container, Cevin Key (Skinny Puppy), Robert A.A. Lowe y Gary Numan? Tienen en común el documental I Dream Of Wire (IDOW), y que todos aparecen en él cantando las excelencias de esos enormes y entrañables cacharros electrónicos.

IDOW es un canto laudatorio al renacimiento del culto al sintetizador modular que tuvo lugar desde los 90s hacia acá (y coge el nombre de una canción de Gary Numan que salía en Telekon, de 1980). Está escrito y dirigido por Robert Faltinatto, y co-escrito por Jason Amm (más conocido por Solvent, y autor así mismo de la banda sonora). Empezó a fraguarse en 2011, y gracias a los 40.000 dólares del crowdfunding que pusieron en marcha, se pudo acabar a mediados de 2013. Se hizo una versión estándar para  las pantallas (de 85 minutos, y que nunca se ha estrenado por el presunto desinterés del público, afirmación que mantienen sus autores), y una extendida, que dura 4 horas, y que lleva el subtítulo de Hardcore Edition, destinada exclusivamente a los patrocinadores del proyecto.

En agosto/septiembre del año pasado se enviaron las 2.000 copias de la HE a los mecenas (en DVD/Blue Ray), cumpliéndose así la idea primaria de cómo iban a distribuir la cinta (la segunda parte sería estrenar la versión 'normal' en los festivales de documentales, y ponerla a la venta directa en Internet). Al ver que no se lanzaba la versión corta, decidieron (según parece por petición popular, cosa que choca con el presunto desinterés del público por verlo en las salas oscuras) a principios de este año reeditar la HE ya para todo el mundo, y como versión definitiva, y única, del documental.

IDOW se divide en dos capítulos, The Dawn, And Near Extinction, Of The Modular Synthesizer y The Resurrection, And Phenomenal Resurgence, Of The Modular Synthesizer. El primero, que dura 87 minutos, trata de contar la historia de los modulares desde su nacimiento en los 50s hasta su declive en los 80s. El segundo, que dura 155 minutos, habla sobre la segunda edad dorada de estos deseados aparatos, que llega hasta nuestros días.

Que conste que no lo hemos visto (y el hecho de que no esté subtitulado no ayuda mucho a los que no dominamos la lengua de los britanos), pero con lo visto en los trocitos que pueblan Vimeo (aquí incluimos 144 minutos, más o menos), ya nos hacemos una idea de lo importante que puede llegar a ser, por eso desde aquí le damos eco.