17 Ciberia

Fermín Durán / Trazon Tecib

 

Fermín Durán / Trazon Tecib

“Empecé a hacer música en 1981, a los 14 años, ya que estudiaba música en el conservatorio desde el año 80. En esa época estaba impresionado por todas las corrientes afterpunk (tecno-pop, new wave, new romantics) así que durante mi adolescencia me estuve moviendo por bandas caseras/escolares donde intentábamos emular estas tendencias.  Yo siempre componía, tocaba teclados y programaba caja de ritmos”.


¿Qué hacías en 1995?

Era profesor de música, y paralelamente hacía música electrónica como G.O.S. junto a Juan Tantinyà, entre otros proyectos.

¿Y actualmente?

Me dedico a los negocios en el mundo del audio profesional, y además hago música electrónica como Trazon Tecib.

¿Qué planes de futuro tienes?

Desarrollar el proyecto Trazon Tecib, que soy yo en solitario (ya lo intenté en 1993, pero estaba metido en demasiadas cosas a la vez y no le di continuidad), y también volver con Arcos De Nepal con nuevas propuestas.

¿Cómo ves tu pasado?

Yo hacía electrónica y tecno-pop ya a mediados de los 80. Creo que he pasado por todos los estilos y variantes posibles. Fue intenso hasta que me fui difuminando a partir de 2001. Bien o mal, estoy muy orgulloso de todo lo hecho, con sus fallos, limitaciones económicas, etc. Visto ahora, con la técnica y precios que hay, pues puede que haya a quien le parezca todo muy cutre, pero también me podría haber dado por dedicarme a otra cosa, ¡pero estuve ahí!

¿Qué escuchabas en 1995?

En ese preciso año recuerdo que escuchaba mucho de lo que entonces se llamaba intelligent techno, WARP, Soma Records, y todo eso.

¿Y ahora?

Ahora por placer escucho un poco de todo lo que he ido acumulando y descubriendo durante estos últimos... 35 años. No estoy demasiado interesado por gente nueva que repite o se adscribe a corrientes pasadas, ni tampoco en seguir artistas que básicamente siguen haciendo lo mismo durante años. De entre los que hacen cosas nuevas (ya sean ellos nuevos o no) destaco a Trentemoller, y a Atom TM, que en cierta manera se ha reinventado, pero conservando su espíritu original. Oigo bastantes cosas que llevan la etiqueta drone y algo de IDM, pero no hay nada que me fascine como me fascinaban las cosas en los 80s y gran parte de los 90s. Escucho algunas cosas con influencias rítmicas de lo que llaman dubstep, pero más como un ejercicio para asimilar nuevas tendencias rítmicas para luego incorporarlas a mis cosas, que no tienen mucho que ver con ese estilo. La idea es estar un poco al día, hacer cosas distintas, pero que suenen en parte actuales.

¿Cuál fue tu primer disco de electrónica que escuchaste/compraste?

El primero que escuché, y que recuerdo de niño, fue Radioactivity de Kraftwerk (1975). El primero que compré yo con mi dinero fue The Human League, Reproduction (1978), aunque lo compré ya en el 81, creo.

¿Y el último?

Me acabo de comprar Splinter de Gary Numan (2013).

¿Prefieres live o sesion?

Live (¡y no me refiero al programa!), aunque en realidad prefiero oír un disco bien grabado y producido, y sin mezclar con otros.

¿Músico o dj?

Músico.

¿Qué concierto/sesión destacas en estos últimos 19 años?

No sabría que decirte, los directos de electrónica no suelen tener mucho de directo, ni de visual. Te destacaría un concierto: fue John Foxx & Louis Gordon, allá por 2004, por la poca gente que había (nos conocíamos todos), el realismo e interpretación me impactó a esas alturas.

¿Un grupo?

Hay mil grupos que me gustan, pero al final me pesan más las carreras individuales, es donde alcanzas a ver todas las dimensiones de un músico. Los grandes, como todo en el mundo del arte, han sido personas individuales. Por citar uno por quien siempre he tenido debilidad y ha hecho de todo en su carrera: Ryuchi Sakamoto.

¿Un dj?

Rara vez voy a bailar, y cuando lo hago es cuando pinchan amigos míos. Sobre los internacionales alguna vez busco algún podcast. Quizás DJ Hell es el que por ecléctico dentro de los estilos que me agradan todavía ahora suelo oír en casa o en el coche.

¿Un disco? ¿Puedes hacer por favor una crítica/comentario del mismo para colocarla/o en la sección de discos de ese nº?

Autechre, Exai, 2013

¿Un club/sala de conciertos?

En Barcelona, Apolo. Es casi la única sala que tiene una continuidad en conciertos dentro de este género.

¿Un sello discográfico?

Pese a los años, para escuchar habitualmente electrónica alternativa de buen gusto me quedo con Mute, ¡cómo no! Es parte de la historia de mi vida, y ha prevalecido a modas (¡incluso a compras de multinacionales!).

¿Tu tienda de discos?

Lostracks Records me parece muy interesante en contenido. Aunque la verdad es que compro muy poco últimamente, y tampoco necesito estar presencialmente ya que todo lo puedes oír antes o durante la compra por Internet. Tampoco compro vinilo, ni ya soy coleccionista. Mi mayoría de compras son online, desde iTunes hasta eBay.

¿Tu estilo musical?

Electrónica experimental predominantemente. Intento cada vez más estar lejos de cualquier etiqueta, más allá de que predomine la electrónica en lo que hago.

¿Qué opinas del dance?

Como músico me queda cada vez más lejos. También considero que ahora mismo el dance es puro rock & roll en el peor sentido de la palabra: anquilosamiento y repetición de fórmulas. Hace falta que entre aire fresco, aunque yo hace años que no lo sigo de cerca y no me centro en si mi música es o no bailable.

¿Vinilo, cd o mp3?

Hay motivos para odiar y defender los tres formatos. Creo que cada uno ha tenido su momento en la historia. Ahora es el del mp3, que tiene muy mala fama lo sé, pero la realidad es que hoy en día se puede distribuir buen sonido vía mp3, otra cosa es que se relaciona a cosas piratas bajadas de Internet sin el menor cuidado en la cadena de producción, pero no tiene porque ser así, el formato y sus normativas nos permiten sonar muy bien si queremos. Mp3, AAC etc.. son los formatos de los próximos años. Si miramos hacia atrás sentiremos nostalgia de todo, pero hay que mirar hacia delante. Podía pasarme una semana hablando de pros y contras de cada formato, pero el mercado manda. Creo que nadie va a trabajar a caballo, por ejemplo.

¿Qué medios musicales leías/lees?

Hace muchos años miraba Rock Spezial y NME (¡¡y este último no es que estuviera en el kiosko de debajo de casa!!). Ahora por Internet intento leer de todo un poco y muy en diagonal. En realidad voy más a las fuentes de cada grupo y discográficas (a mano o vía RSS, o Facebook, o sigo en Twitter), y me dejo llevar por los enlaces, y así descubro cosas nuevas.

¿Te interesa la literatura que ha generado la música electrónica?

Fue derivando, como toda esta escena, hacia el mundo del djing, que no es mi mundo. A mí lo que me interesa es la gente que crea (no forzosamente con la electrónica), los propios cacharros para hacer música, qué usan, qué se fabrica, y esto es algo que sólo puedes seguir mirando todas las webs, blogs, tuits, etc... de toda la gente y marcas implicadas. En ese aspecto creo que hemos dado un salto muy grande, y ya no dependemos de sólo unos medios escritos, que hace 20 años además había que seguir uno por uno vía kiosko o tienda habitual de discos.

¿Vas a algún festival?

Rara vez. Ya hace unos años que me he vuelto un fanático del sonido grabado en estudio. Aún así antes voy a ver un grupo de pop que no tragarme un playback de techno, pero un festival (sea de lo uno o lo otro) se me escapa de las manos, mucha gente, muchos grupos, sonido malo, poca visibilidad…

¿Qué opinas de la escena electrónica nacional del 95?

Visto desde ahora éramos unos aficionados, ¡pero yo la disfruté! Creo que se hicieron cosas interesantes, y contando los medios que todos teníamos, ahora parece increíble.

¿Y de la de 2014?

Es mucho más profesional, desde luego. No estoy seguro que sea tan creativa, pero hay mucha gente con muy buen acabado. Se suena fantástico, pero se innova poco o nada. Bien, a veces la música y la tecnología también son para disfrutarlas, y punto, y tal vez estamos en ese momento. Personalmente disfruto más de la tecnología que de la gente ahora mismo.

¿Qué opinas de la 'crisis' de la industria musical y su incierto futuro?

La crisis de la industria musical era una muerte anunciada. Está obligando a replantear todo el negocio de arriba a abajo. De lo único que estoy seguro es que era necesaria e inevitable. Al final ha obligado a desaparecer ciertas tiranías en discográficas, precios, etc. Ha democratizado el sector y lo ha adaptado también a los tiempos que corren, comercio vía Internet, incluso a traficar con 0s y 1s sin soporte físico. Para mí tiene muchas más cosas buenas que malas. También ha obligado a replantearse los directos y a organizar festivales, ése es el camino, y al igual que el punk en los 70s limpió muchas cosas de la industria del rock, y a causa de ello emergió una de las mayores olas creativas de todos los tiempos, de esta crisis espero algo parecido. El futuro pasa por la Red.

¿Qué destacarías en el mundo de la música en estos últimos 19 años?

El hecho de que la electrónica se ha convertido en algo "normal". Hay desde un mainstream de canciones hechas a base de electrónica y autotune, inabarcables sesiones de djs ya sea en salas de baile de todo el mundo o en podcasts, no creo que nadie te diga “¿haces electrónica? ¿le das a un botón y ya está, ¿no?” como me decían a mí en los 80s. Eso es lo destacable. Negativamente, creo que todos los estilos que aparecieron en los 90s se han encorsetado, la gente es víctima de las etiquetas y rara vez se sale de ellas o no entras en los circuitos. No se transgrede mucho, o si se hace interesa a muy pocos, especialmente en este país. ¡Por suerte ahora todo es worldwide!

¿Qué triunfará musicalmente este año?

Francamente no lo sé, pero espero que salgan cosas que realmente me sorprendan.

¿El futuro de la música está en la electrónica, o en otro estilo?

La electrónica debería ser un medio, no un estilo. Fue un medio estilo, era algo nuevo, pero hoy en día cualquier producción, sea mainstream, alternativa o underground tiene muchísima electrónica, así que hay que buscar la diferencia en el estilo y tener personalidad propia, que creo que es lo que más hace falta hace años.

¿Un músico vale más que 100 djs, o viceversa?

¿Un panadero vale más que un cocinero? Yo soy músico y respeto a los djs como respeto a los músicos que tocan instrumentos y no componen, pero yo hago música, e intento no entrometerme en el trabajo de otros, y menos en el de otras profesiones, pero tampoco me gusta que se entrometan, y sobre todo, no me gusta que el público no distinga estas cosas, y esto ocurría ya en el 95. Yo también pincho en la intimidad, y también sé tocar al piano piezas de Chopin (medianamente), ¡pero tengo claro que lo que hago y me gusta hacer es música!

¿El futuro ya estuvo aquí o seguimos en la Edad Media?

El futuro tal y como yo lo entendía de niño en los 70s creo que ya pasó, ahora toca seguir trabajando para el presente, que no está nada mal.

Trazon Tecib Bandcamp

Autechre, Exai (Warp, 2013))

Es un doble cd que sin ser uno de los discos que marca mi vida (hace años que ninguno lo hace), ni que cree escuela, ni siquiera implique muchos cambios en la carrera de esta banda, me parece destacar entre lo que llevo oyendo en estos últimos meses. Diré que está en la línea habitual del grupo (muchos pensarán que "suenan como siempre"), y eso hasta cierto punto es correcto. La admiración viene precisamente de lo que significa eso, y más en nuestros días, desafiar en cada disco el hecho de seguir sonando "musical y rítmicamente" bien, y la superación constante por desafiar las reglas armónicas, rítmicas y estilísticas establecidas, que muchos de los que se vanaglorian de ser vanguardistas y estar en la cresta de la innovación muy a menudo ignoran, dejándose llevar por la repetición de fórmulas. Autechre en "teoría" suenan como siempre, es decir, ruidosos, arrítmicos, caóticos en muchos momentos, no son bailables, no son melódicos, son abstractos, se les reconoce por eso precisamente, pero dentro de este caos, me encanta que por un lado sigan estando al día en cuanto a "influencias" (glitches, IDM, etc...), pero si os fijáis, en realidad no hay ningún argumento para decir de este disco con respecto a los anteriores que "es más de lo mismo", ya que cada tema es distinto, raro, difícil de entender, pero intrínsecamente distinto a los anteriores. A su vez forma una continuidad en el doble álbum, y es coherente con su discografía. En realidad lo que define este disco, y le une con sus antecesores, es el poder decir después de varias audiciones "esto no es nada fácil de entender". El hecho de que encima sea un doble cd es quizás la única pregunta que me hago. Si realmente era necesario, si no se hubieran podido reducir algunas piezas, haciendo igual de redondo el acabado, pero un poco más corto (digerible) para una audiencia que ya sabemos, o debería saber, quiénes son antes de empezar la audición.