Cø‏njuntø Vacíø

 

Cønjuntø Vacíø ¿Tortuosos o Torturados?

“La dichosa ‘movida’… Lo mejor que se puede decir de aquel fenómeno es que fue el punto de partida y el detonante de otra cosa, de otro movimiento que no tuvo fama alguna, pero sí mucho más interés musical e intelectual, aunque el brillo del glamour se lo llevaran los fuegos fatuos de lo superficial. Este otro movimiento, en cambio, no tuvo ni nombre ni panegiristas. Se centraba en la angustia existencial (“angst”) descrita por el filósofo danés Søren Kierkegaard, en vez de en la jovial inocencia del tontipop de finales de los 70 y muy principios de los 80 del pasado siglo.

Los tiempos no estaban para bromas. En las calles había miedo a salir de noche, y día sí y día también se sucedían los atracos a bancos y los atentados brutales; el paro alcanzaba cifras escandalosas (porcentualmente casi similar al que asola España desde la caída de Lehman Brothers en 2008), mientras los salarios eran de miseria… Por haber había hasta intentos de golpe de estado, y la siniestra heroína iniciaba su reinado entre las drogas, antes de que el sida nos descabalgara del ‘caballo’ a hostias. ¿Había que alegrarse de algo?

No. El panorama era desalentador y, lógicamente, después de unos primeros años que los habíamos querido de fiesta por la muerte del Caudillo, las imágenes turbias y siniestras comenzaron a poblar el inconsciente colectivo de esa juventud desencantada, apolítica por obligación”.

Jesús Rodríguez Lenin, Sombras. Spanish Post-Punk And Dark Pop, 1981-1986 (Munster Records, 2014)

 

En la intro Rodríguez Lenin está hablando del principio de los ochenta, del paisaje donde nacieron grupos como Parálisis Permanente, Décima Víctima o Gabinete Caligari, de nuestros años de plomo, de que pese a toda la alegría del mundo por ser ‘libres’ de nuevo, los recuerdos de aquellos días son en blanco y negro, con leves tonalidades grises, quizás sacadas de la portada del Faith de los Cure.

Ahora estamos a finales de 2014. Han pasado casi 34 años, pero las cosas no han cambiado mucho. No hay futuro, el túnel es infinito y la luz escasa, de esos detalles negativos no hay duda. Quizás por eso hay en estos momentos tantos grupos oscuros por aquí. Y quizás también por eso arrancó el festival Cønjuntø Vacíø el año pasado en Barcelona, una ceremonia donde esas nuevas bandas 'siniestras' pueden darse a conocer en directo. Y estoy hablando de gente que estéticamente es 'normal' (a diferencia de los folclóricos uniformes negros que estigmatizan a los góticos de diseño habidos y por haber), y que centran todo su esfuerzo en lo único verdaderamente importante, la música.

La primera edición tuvo lugar el 30 de noviembre del año pasado en Hangar. Convocó a 6 bandas (Antiguo Régimen, El Último Vecino, Wind Atlas, .Y., Sect y Paralelo). Asistieron unas 200 personas, y el vinilo que recogía un tema inédito de cada proyecto participante para la ocasión (el recopilatorio es el signo distintivo del evento, que los diferencia respecto al resto de festivales actuales nacionales, grandes o pequeños, eléctricos o electrónicos) ya está agotado. Pese a lo humilde del experimento, todo un ‘éxito’ visto los resultados.

Me imagino que esa buena perspectiva les ha animado a aumentar a 7 los integrantes del cartel de la segunda, a cambiar de sede (la nueva es Espai 30, Nau Ivanow, también en Barcelona), a mantener la edición del vinilo pertinente y, lo más espectacular a priori del nuevo capítulo, a incorporar a dos grupos foráneos. El cartel de 2014 (que tendrá lugar el 1 de noviembre, día de Todos Los Santos, fecha elegida muy simbólica) está encabezado por Xeno & Oaklander y Marshstepper (de los USA), Fasenuova (de Asturias), Polígono Hindú Astral y Tercer Sol (de Valencia) e Híbrida, Nen I Cavall y +++ (de Barcelona). Salto cualitativo y cuantitativo a partes iguales. Magníficas expectativas. Si no se hunde el mundo ese día, éxito asegurado.

Selfzine
 

Como me cautiva tanto el proyecto, he querido ir más allá, y he entrevistado a Andrea Pérez (50% de Cønjuntø Vacíø, del sello Boston Pizza Records y de la tienda de discos Dead Moon Records, además de cantante de Wind Atlas) para saber que hay más allá de ese cartel gris con letras negras que anuncia el 2º Cønjuntø Vacíø.

¿De dónde viene la idea de Cønjuntø Vacíø?

La idea nace hace unos tres años, cuando una serie de bandas con estilos bastante diferentes nos reunimos en torno a una manera, o varias, de entender la música, y de relacionarnos con ella. Además nos unía cierta reivindicación de lo oscuro como forma de decir lo otro o lo oculto, cada uno desde su propio discurso. De manera natural, y a través de la música, se fue forjando una amistad, y Sergi (Alejandre) y yo pensamos que sería muy bonito hacer un concierto en el que reuniéramos a algunos de esos grupos, y lo celebráramos de alguna manera con la edición de un disco.

¿Qué pretendéis?

El nombre, Cønjuntø Vacíø, viene precisamente de ahí, de un conjunto que se define por la carencia de elementos. Llevado a nuestro terreno, la figura del conjunto vacío es interesante porque se define precisamente mediante lo que no es, y por tanto es siempre algo único y potencialmente capaz de ser cualquier cosa según el contexto en el que se ubique. También mantiene cierta idea de grupo o de unión, pero siempre abierto a lo otro, a la posibilidad. Lo que se genera con la experiencia musical en directo es algo que se construye cada vez, en cada concierto, y que no se puede medir o compartimentar de manera lógica o racional. Cønjuntø Vacíø hace referencia a la idea de que toda la gente que participa de un determinado momento está viviendo un ritual único, algo totalmente experiencial que se crea entre todas las personas, y que no puede apresarse mediante categorías universales. Es la idea de lo que acontece, lo que está fuera del paradigma, y por tanto no puede ser definido con claridad, ni utilizado como herramienta de poder. Algo que sólo puede vivirse de manera presencial y que siempre es variable. El vinilo es el recuerdo de lo que pasa ese día.

¿Qué me dices de la imagen del festival?

La estética está ligada a esta misma idea de lo heterogéneo y lo diverso como centro, la idea de concepto con fisuras, no estático o no definible de manera perfecta. Es la idea de que lo que no está definido claramente por la luz también ilumina otras partes de la vida. Tal vez no sean cosas inmediatas o tangibles, pero que existen más allá de lo concreto, y que a través del sonido y la palabra pueden explorarse.

El cartel de este año es de Clara Cortés, una persona que sabe retratar muy bien 'lo otro' y lo extraño a través del cuerpo y de lo concreto, y nos flipa.

¿Qué ha significado incluir gente de fuera en la 2ª edición?

El tema de las bandas de fuera se dio de manera bastante natural. Que este año hayamos incluido a Xeno & Oaklander y a Marshstepper no quiere decir que por norma general cada año vayamos a hacerlo, no es la naturaleza del Cønjuntø Vacíø. Son dos grupos que nos gustan mucho, y cuyas propuestas, siendo radicalmente distintas, encajaban con el resto de grupos que teníamos en el cartel. Se dio la oportunidad de que tocaran y colaboraran con una canción, y estamos muy contentos.

¿Tendrá entidad discográfica propia Cønjuntø Vacíø al margen de Boston Pizza Records?

En un principio no le dimos demasiada importancia, ahora mismo sí creemos que actuará de forma más o menos independiente.

¿Hay escena nacional suficiente para surtiros o la presencia de fuera cogerá más auge?

La hay, sin duda. Ahora mismo hay grupos brutales por aquí, y tenemos que cuidarlos.

Me sorprende que no anunciéis djs en el festival, ¿es así? Lo digo porque lo habitual en estos casos es que los haya, y se les suele dar casi tanta importancia como a los lives.

Sí, lo teníamos en mente, pero todo tiene que acabar a las 24:00, y no hemos encontrado un lugar para hacer el post Cønjuntø Vacíø, así que no ha podido ser.

Vuestra visión de lo oscuro es inversamente proporcional a la clásica, al gótico de toda la vida, es mucho más abstracta y fría. ¿Eso es lo que pretendéis con Cønjuntø Vacíø?

Bueno, no sé si es del todo así. Lo oscuro tiene y ha tenido infinidad de expresiones. Nuestra visión es ante todo sincrética, influenciada por un montón de tradiciones musicales, filosóficas, literarias... En cualquier caso ligadas a lo herético, lo prohibido o lo marginal. Para nosotros lo interesante de lo que actúa en los márgenes no es sólo la forma que toma, si no también la posibilidad de construir desde otro lugar, de crear unas reglas propias y una manera de entender el mundo.

¿No os preocupa el daros más a conocer? Yo no sabía de vuestra existencia, y tiene que haber mucha más gente como yo que debe de estar en la misma situación, y es una pena que algo tan 'diferente' no explote algo más...

Sí, es cierto que no tenemos demasiados medios para darnos a conocer, somos pequeños y a veces es complicado llegar a un gran número de gente, pero no es lo que más nos preocupa, confiamos en que a la gente le interese la propuesta. Hacemos lo que podemos, utilizamos las redes sociales, pegamos algunos carteles...

Después de oír este apabullante discurso, y después de escuchar atentamente el vinilo de los 7 cortes, sólo queda ver, con expectación en aumento, qué nos deparará la puesta en escena del 1 de noviembre. No hay razones para eludir la cita. Ni económicas en estos tiempos de crisis…

Luciano Alvarez