Clock DVA

 

Clock DVA Digital Dreams

Adi Newton es especial. Clock DVA es especial. Por eso me alegro que la reactivación del grupo que tuvo lugar en 2008 (la segunda), después de un silencio de 13 años, siga adelante. Si en 2013 salió Post-Sign, en 2014 saldrá Clock 2. Mientras tanto, la famosa recopilación que se anunció para 2012 (8 cds, los siete primeros albums del grupo más un octavo, Horology II, con material no editado del período 1977-1979, que ha de publicar Mute, donde se han transferido digitalmente, y masterizados en ficheros DDP, los masters originales) sigue en el limbo. Adi nunca defrauda, así que sólo es cuestión de tiempo y paciencia para que llegue la obra definitiva del grupo

 

De Clock DVA sólo me interesa su trabajo desde 1987 (primera resurrección, que tiene lugar después de cuatro años de silencio, y que dura hasta 1994), cuando el trío formado por Paul Browse, Dean Dennis y Adi (Robert E. Baker y Andrew McKenzie forman también parte de esta versión 2.0), con un nuevo sonido totalmente electrónico, heredero del lado más oscuro de Kraftwerk, abraza la fe ciberpunk. En esos siete años editan cuatro álbums de estudio (Buried Dreams, Man-Amplified, Digital Soundtracks y Sign), diez singles/eps (The Hacker, The Act, Hacker/Hacked, The Hacker/The Act, Sound Mirror, Final Program, H.I.T., Bitstream, Voice Recognition Test y Eternity), un directo (Transitional Voices), un recopilatorio triple (Collective) y un compendio de videos (Kinetic Engineering).

Y ahí donde se quedó Sign, es el punto de partida del Clock DVA que conocemos hoy, la tercera mutación, cuyo primer fruto discográfico es Post-Sign, que es material que Adi compuso y produjo entre 1994 y 1995 en Florencia y Milán, y que se editó en octubre del año pasado en su sello Anterior Research. 78 minutos y 13 segundos del complemento instrumental a Sign (1993), pero con un sonido veinte años mejor. En el cd se incluyen los links para descargar los vídeos de Phase IV, Sigma 7 y Project Paperclip (la imagen ha sido tan importante como el sonido en la obra de Clock DVA desde 1987). En esos momentos la mano derecha de Adi empieza a ser Maurizio ‘TeZ’ Martinucci, productor italiano que vive y trabaja en Amsterdam, mitad de Most Significant Beat (su socio, Saverio Evangelista, es el 50% de Esplendor Geométrico), que masteriza Post-Sign en Optofonica/Anterior Facility, el estudio en la ciudad holandesa que comparte con Adi. Desde 2011 las apariciones en directo de Clock DVA son en forma de trío: Adi, ‘Tez’ y Shara Vasilenko.

Post-Sign en Bandcamp

Post-Sign en Bandcamp

 

Y para este 2014 (en principio en agosto) se espera Clock 2, un USB de aluminio de cuatro gigas con tres temas nuevos de estudio, cinco remezclas, cuatro vídeos y un documento PDF extenso con texto e imágenes. El sonido es de alta calidad no comprimida (24 bits 48 kHz, el mejor audio posible en formato comercial). Los temas están escritos por Newton/Martinucci, y las remezclas son de Newton/Martinucci, Uwe Schmidt (Atom TM), Frank Bretschneider (Signal) y dos de Robin Rimbaud (Scanner). Los trabajos visuales están dirigidos por Panagiotis Tomaras (2), Paul Prudence y Wim Jongedijk/Adi Newton/Panagiotis Tomaras (un film en blanco y negro en 16 mm que incluye un remix de audio alternativo de Newton/Martinucci). 90 minutos de imagen y sonido en total.

Y prometen una gira de presentación de este próximo lanzamiento. Que yo sepa, el único concierto de Clock DVA que ha habido por estas tierras tuvo lugar el 1 de noviembre de 2011 en Madrid (junto a Esplendor Geométrico). Espero que pronto no sea el único.

/Luciano Alvarez

"Seguramente se ha dado un enorme desarrollo del sonido y de las tecnologías, las ideas se han expandido especialmente desde 1978. Ahora más gente trabaja entendiendo que existe una vía nueva para el cambio. A través de la tecnología la música se desarrolla, y esto sucede también en el rock, para el que ya no basta el uso de una simple guitarra. Encuentro además que la introducción del sampling en la música ha sido una innovación verdaderamente importante que ha abierto muchas puertas a quién quiera sostenerse con la música, y me gusta pensar que alguien en alguna parte del mundo está dedicándose a la creación de nuevos instrumentos y recientes tecnologías, como lo hacen los japoneses con sus inmensos negocios. Creo que están vendiendo verdaderamente lo imposible".

Adi Newton