Cuando a finales del año pasado se nos ocurrió volver, lo primero que se nos vino a la cabeza fue cómo. Está claro que el papel murió hace tiempo (más que nada porque la microeconomía ha muerto, y una cosa arrastra a la otra, y a muchas más), así que optamos por la única salida que queda: el mundo virtual, y sus amplias posibilidades (eso dicen). Después de elegir el camino sólo quedaba saber cómo sería la resurrección. Fue fácil, quisimos hacer algo diferente, y presuntamente definitivo, y pensamos que lo mejor era 'entrevistar' a muchos de los actores principales y secundarios de lo que siempre se ha llamado escena (en este caso electrónica) nacional. Luego ya vendría el fanzine puro y duro. 

Fuimos ambiciosos en nuestro deseo de abarcar la máxima cantidad posible de opiniones, pero la dura realidad nos puso en nuestro sitio. Y no queremos que suene a reproche, ni mucho menos. Cada uno es libre de decidir si quiere salir, o no, a la luz de nuevo. Además, la gente ya tiene una edad (algunos dos), 1995 queda demasiado lejos de 2014 y los intereses han mutado (en algunos casos han cambiado radicalmente). Muchos fueron los llamados (unos 125, más o menos), y felicitamos efusivamente a los autoelegidos por perder el tiempo en esta iniciativa que intenta unir a los francotiradores que aún permanecen en pie. Como veréis hay de todo: músicos, djs, diseñadores, periodistas, artistas y fotógrafos, que aportan con sus respuestas numerosos detalles de cómo vivieron el auge y la 'caída' de lo que nació allá por 1994. Y decimos caída porque la languidez acaba en putrefacción, sobre todo si es durante un largo espacio de tiempo. Menos mal que vivimos unos años de presuntas vacas gordas que nos hacen olvidar que algunos tiempos pasados fueron bastante desérticos. 

Iremos colgando cuestionarios, hasta completar los 45 que recibimos. Agradecemos de nuevo a los participantes su generosidad temporal, y gracias a los que lo intentaron porque seguro que otra vez será (insistimos, no es una pataleta, nadie estaba obligado, faltaría más).