03 Ciberia

Carles Congost

 

Carles Congost / The Congosound

“Como artista plástico combino diferentes técnicas y soportes como la fotografía, el vídeo y la instalación. A lo largo de los últimos quince años he expuesto en algunos de los más importantes centros de arte y museos, tanto nacionales como internacionales, tales como Fundació Miró, Barcelona; MNCARS (Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía), Madrid; MUSAC (Centro de Arte de Castilla y León), León; Palais de Tokyo, París; PS1/MOMA, Nueva York; Hamburger Bahnhof, Berlin; CCA (Center of Contemporary Art), Glasgow o IMMA (Irish Museum of Modern Art), Dublín.

También he realizado numerosas portadas para discos; así como distintas colaboraciones con algunos de los grupos más relevantes del pop nacional de los últimos años, tales como Astrud, Fangoria o Manta Ray.

A mediados de los noventa creo, junto al músico Vicent Fibla, la formación electrónica The Congosound con la que he publicado varios discos: Jessie’s Theme, 1998 (Cosmos Records), Jackson, 2002 (Cosmos Records), Say I’ m Your Number One/Superpitcher vs The Congosound, 2008 (Kompakt); Pepsi Love EP, 2014 (Woman On Holiday)”.


¿Qué hacías en 1995?

En 1995, recién terminado mi paso por la Facultad de Bellas Artes, inauguraba en La Capella de la calle Hospital (BCN) mi primera exposición individual que, bajo el comisariado de Manel Clot, dio pie a la creación de The Congosound, la formación electrónica que desde entonces comparto con Vicent Fibla.

¿Y actualmente?

Acabo de publicar un ep con distintas versiones y remezclas del tema de The Congosound feat. Ryan Paris Pepsi Love en el sello Woman On Holiday, creado recientemente por el grupo para vehicular colaboraciones y publicar ediciones cortas en vinilo siempre bajo el concepto de música disco, en cualquiera de sus múltiples facetas y evoluciones.

¿Qué planes de futuro tienes?

Una especie de biopic expandido sobre el Sonido Sabadell, una extensión local del fenómeno italodisco que desde mediados hasta finales de la década de los ochenta abasteció las cubetas de las tiendas de discos y emisoras de radio con abundante producción patria nada desdeñable en su conjunto. Para este proyecto cuento con diferentes colaboraciones que acabarán conformando un disco de corte conceptual.

¿Cómo ves tu pasado?

Como una coyuntura entrañable.

¿Qué escuchabas en 1995?

Sobre todo remezclas de mis grupos y solistas preferidos: Pet Shop Boys, Depeche Mode, Björk, Madonna, The Shamen, Saint Etienne, Pulp; algo de electrónica nacional; también mucho acid jazz y house con pluma, tipo Joey Negro y David Morales.

¿Y ahora?

Hay cosas de italodisco, así como de soul funk ochentero, tipo Alexander O'Neal, Cherelle o Bryan Loren que, en realidad, me han acompañado no importa cual haya sido el momento. Me interesan también ciertos grupos actuales dedicados a poner al día estos sonidos, como Holy Ghost!, Chromeo, Breakbot, Toro Y Moi. Por otra parte, escucho también mucho pop nacional: Svper, El Guincho, Hidrogenesse, Extraperlo, Joe Crepúsculo, Guillamino, Josep, Mendetz … Afortunadamente hay muchísima variedad y talento por aquí.

¿Cuál fue tu primer disco de electrónica que escuchaste/compraste?

Architecture & Morality de OMD.

¿Y el último?

Free Your Mind de Cut Copy y Who Is William Onyeabor? de William Onyeabor.

¿Prefieres live o sesion?

Ni una cosa ni la otra me llama, especialmente, la atención. No lo rechazo pero, en realidad, me cuesta valorarlo. Me atraen mucho más las grabaciones, todo lo relacionado con la idea de estudio y laboratorio.

¿Músico o dj?

Ambos, no veo tan clara la diferenciación.

¿Qué concierto/sesión destacas en estos últimos 19 años?

Pandemonium Tour de Pet Shop Boys, me pareció particularmente afortunado.

¿Un grupo?

The KLF, aunque sea anterior al 95.

¿Un dj?

Kosmos. 

¿Un disco?

Destacar un disco en el marco de un período de tiempo tan largo resulta muy complicado, pero para mí el álbum Music de Madonna (2000) podría ser una opción justa, por la única razón de que contiene la canción homónima que dio forma a su primer single. Se trata de un ejercicio mayúsculo de pop electrónico y bailable, ejecutado con maestría por el productor francés Mirwais Ahmadzaï. Sin duda, el tema más redondo de toda su discografía y por el que tanto 'el músico rebelde' como 'el músico burgués' serían capaces de matar aún habiendo pasado casi quince años de su publicación.

¿Un club/sala de conciertos?

Razzmatazz.

¿Un sello discográfico?

Austrohúngaro, por devoción, y spa.RK porque pienso que lo están haciendo muy bien.

¿Tu tienda de discos?

Disco 100.

¿Tu estilo musical?

El disco híbrido

¿Qué opinas del dance?

Que todo lo que está bajo la estúpida etiqueta EDM suena igual, y, además de feo, resulta aburrido. Puede que el dance en los noventa sonara también siempre igual, pero, en cambio, lo veía como algo divertido y superchulo. Creo que me estoy haciendo mayor.

¿Vinilo, cd o mp3?

Los tres tienen su qué y su porqué.

¿Qué medios musicales leías/lees?

A mediados de los noventa teníamos acceso a un montón de información musical gracias a la gran proliferación de revistas gratuitas, como AB, Suite o Disco 2000 (aunque creo recordar que ésta la comprábamos). En la actualidad encuentro la información que busco de manera desordenada en Internet.

¿Te interesa la literatura que ha generado la música electrónica?

Me interesa muchísimo todo lo que sirva para pensar en ella.

¿Vas a algún festival?

Eventualmente al Sónar.

¿Qué opinas de la escena electrónica nacional del 95?

La creación de pequeños sellos locales y de una escena artística tuvo que ver con el fenómeno Sónar, las revistas de tendencias y una red extensa de clubs. Lo que pasaba en ellos, en distintos puntos del país, es lo que entiendo yo como escena electrónica nacional. En aquel momento la prensa no estaba tan centralizada como ahora y la sensación de comunidad, de ir todos juntos hacia un mismo lugar, a pesar de la diversidad de estilos e intereses existentes, estaba más presente que en la actualidad.

¿Y de la de 2014?

Artistas como El Guincho, bRUNA, John Talabot o Pional me parecen un auténtico adelanto. No sé hasta qué punto están cohesionados, formando realmente una escena, ni si tienen algún interés en que así sea. Lo que está claro es que el momento actual permite algo que en el 95 parecía imposible y es tener voz en la escena internacional. Me da la sensación que, de una vez por todas, se han acabado los miedos y los complejos.

¿Qué opinas de la 'crisis' de la industria musical y su incierto futuro?

Actualmente el negocio de la música ha sido usurpado por las compañías de telefonía, las plataformas de streaming y por marcas de cerveza, patrocinando festivales por los que la gente está dispuesta a pagar lo que sea con tal de convertir ese ruido de fondo en una 'experiencia total'. El dinero procedente de la música existe y se está moviendo, pero es obvio que ha cambiado de manos. Allá queda la habilidad y las ganas de cada uno para adaptarse a estos nuevos modelos. En mi opinión la verdadera crisis está en las pésimas condiciones en que se consume la música hoy en día. Muy mal lo tienen los músicos para que su obra se disfrute de la manera en que la han concebido: con su secuencia de temas, sus matices, incluso sus silencios. Es el artista y no la industria el principal damnificado del desafecto que genera esa cultura de la playlist doméstica, emitida casi siempre desde un teléfono móvil o unos simples altavoces de ordenador, ese batiburrillo de sonidos distorsionados y sin alma por el que no hay que pagar, ni decidirse, ni apostar.

¿Qué destacarías en el mundo de la música en estos últimos 19 años?

En este tiempo no he notado yo que hubiera ninguna revolución a nivel artístico, al menos nada demasiado relevante. Pienso que se ha hecho mucha música, buena, mala y regular, pero siempre evolucionando (en el mejor de los casos) a partir de lo ya existente. El invento, la verdadera revolución, ha estado en las plataformas de difusión y en las formas de consumirla.

¿Qué triunfará musicalmente este año?

Probablemente, entre algunas otras cosas, el nuevo disco de El Guincho (si llega a publicarse en los próximos meses).

¿El futuro de la música está en la electrónica, o en otro estilo?

Sin duda, en la electrónica aplicada. Es inevitable.

¿Un músico vale más que 100 djs, o viceversa?

Veo al dj como un músico.

¿El futuro ya estuvo aquí o seguimos en la edad media?

De alguna manera, podríamos decir que la idea de futuro pertenece al pasado inmediato. La mayoría de las expresiones musicales de finales de los setenta y los ochenta se dedicaban a explotar esta ilusión. Muchas de sus predicciones tecnológicas se han materializado, e incluso superado, y actualmente forman parte de nuestra más inmediata realidad. Vivimos el sueño de esa sociedad como algo real y cotidiano, y en ocasiones no ha resultado ser tan glamuroso como cabía esperar. Nuestro época no es la de la Edad Media, lo que sí tiene es una fuerte conciencia de presente.

Jackson

Jackson

  Pepsi Love (feat Ryan Paris) EP

 

Pepsi Love (feat Ryan Paris) EP

Say She's Your Number One (Jessie's Best) 

Say She's Your Number One (Jessie's Best)