David Bowie The Silent Age (1977-1982)

El 12 de julio se anunció en davidbowie.com la publicación el 29 de septiembre del tercer capítulo de la serie de cajas que se están editando con toda la carrera discográfica de David Bowie: A New Career In A New Town (1977-1982). Low, "Heroes", Stage, Lodger y Scary Monsters (And Super Creeps) son la columna vertebral del lanzamiento (Stage y Lodger en dos versiones, la clásica y la especial que se ha hecho para esta caja, el primero con dos temas inéditos añadidos, y la mezcla 2017 que ha hecho Tony Visconti del segundo). Además han añadido el "Heroes" EP y el recopilatorio Re:Call 3 (donde además de versiones en formato single y maxi, singles de temas que no están en ningún álbum, caras b y canciones de películas, está completo el Baal EP).

 
Bowie Selfzine

Seis años donde Bowie deambuló magistralmente por un camino genuinamente post-punk, que basculaba entre la electrónica kraut de la trilogía berlinesa y el neorromanticismo con fundamento de Ashes To Ashes, de la mano de gente del calibre de Brian Eno, Robert Fripp, Adrian Belew, Carlos Alomar, Pete Townsend o Tony Visconti. En fin, calidad y cantidad a manos llenas. Seis años en la extensa vida artística del mago de Brixton, que podrían valer por toda la carrera musical de un mediocre diletante, pero dividida por dos.

Para analizar este período he tirado de la visión bloguera (imperfecta, pero fresca) de un semifán, que con el tiempo, y muchas audiciones, acabó abrazando la fase más ‘experimental’, en estudio, del Duque Blanco.

2017

Entre noviembre de 2011 y febrero de 2012 me sumergí en la música de David Bowie, de quien sólo era fan ocasional a pesar de poseer la mayoría de sus álbumes, para escribir una serie de 9 partes sobre su discografía. De todos los catálogos de artistas que he escrito, Bowie fue el más esclarecedor y agradable, ofreciendo algo nuevo, interesante, y a menudo inesperado en cada álbum... incluso en los menos interesantes. De 1977 a 1979 publicó tres de sus álbumes más desafiantes y anti comerciales, que fueron adorados por los devotos de Bowie, pero que resultaron difíciles para el resto. En el proceso de reevaluación no sólo me enamoré por fin de esas grabaciones, sino que mi reportaje sobre esa llamada Trilogía de Berlín se convirtió en el lugar más visitado en la historia de los 6 años de KamerTunesBlog. Junto con el álbum que precedió a esa trilogía, Station To Station, ahora es mi era favorita de la carrera de Bowie. No había notado, hasta hace poco que concluí, que cada valoración de álbum acababa con la sugerencia de que probablemente crecería en mí el interés en él los siguientes años. Puedo haber sido inconscientemente repetitivo, pero también exacto. Escuché la semana pasada, unas pocas veces más, esos álbumes por primera vez desde que escribí esa serie, y los amo ahora aún más. Puede que no sea el mejor punto de entrada para novatos de Bowie, pero si gozas ya de su material más popular, y deseas cavar más profundo, son un gran lugar para comenzar.

2012

Entre 1977 y 1979 David Bowie lanzó tres álbumes que pasaron a ser conocidos como The Berlin Trilogy. A pesar de que sólo uno de ellos estaba completamente grabado en esa ciudad alemana (el segundo), reflejan la influencia de algunas bandas alemanas krautrock, como Kraftwerk, Neu! y Can. En el pasado, cuando los escuché, disfruté mucho de la música, pero nunca me gustaron completamente. Afortunadamente, en los últimos años he llegado a amar a las bandas krautrock antes mencionadas. Además, después de descubrir finalmente la belleza de su anterior álbum, Station To Station, ya estaba preparado para los encantos no comerciales de este trío de álbumes... y no me decepcionaron. Todos fueron producidos por Bowie y Tony Visconti (que trabajó con él en varios de sus discos anteriores), pero la adición más notable a esa trilogía es la del ex arquitecto sónico de Roxy Music, Brian Eno, que trae todo tipo de sintetizadores, y otros sonidos extraños, al proceso creativo.


 

Low

Comienza Low (1977) con el instrumental Speed Of Life, que es una declaración audaz. En un momento en que la mayoría de los artistas todavía abrían sus álbumes con la canción más favorable a los charts, Bowie estaba claramente interesado en la expresión artística, mucho más que en el éxito comercial. Es una gran melodía con muchos tratamientos de sintetizador de Eno y un par de ganchos pegadizos de guitarra. Seguida por Breaking Glass, una breve canción de letra abstracta, un gran ritmo de sintetizadores y un fantástico gancho de guitarra. Fue coescrita con el baterista Dennis Davis y el bajista George Murray, lo que explica el ritmo fresco en todo el tema. What In The World es un rock impulsado con guitarra chillona, con un toque de Roxy Music, que no sorprende teniendo en cuenta las contribuciones de Eno. La primera canción realmente impresionante es Sound And Vision, con un ritmo increíblemente funky (gracias a una línea de bajo asesino) y grandes efectos de percusión y sintetizador. Me encanta como su voz alterna entre lo bajo y lo alto, y la forma en que armoniza con su voz, así como el gancho vocal en "azul, azul, azul eléctrico... ’’. La canción más directa es Be My Wife, que suena como sus discos anteriores de glam-rock. Es muy corta, con solo un verso y un coro repetido una vez, y tiene algunas de sus letras más simples y sinceras ("por favor, sé mía, comparte mi vida, quédate conmigo, sé mi esposa... "). Dos canciones con ritmos constantes y efectos sonoros, que no me produjeron gran impresión, son Always Crashing The Same Car y A New Career In A New Town. La primera es buena, pero no tan esencial como las cuatro anteriores, y esta última no me atrapó hasta después de escucharla numerosas veces (aunque me encanta el ritmo electrónico pulsante).

El álbum se cierra con cuatro canciones que son básicamente instrumentales. Mi favorita es Warszawa (tiene algunas voces cantadas, pero no llegan hasta que transcurren 4 minutos de la canción). Es melancólica y misteriosa, con una melodía que suena como una flauta. Con Art Decade continúa la sensación extraña del tema anterior con otra melodía inquietante. Al parecer el título era sobre una obra de teatro sobre art deco, pero creo que es también un juego de palabras sobre el arte decadente. No parece que tuviera mucho sentido del humor durante esa época, pero al parecer lo hizo. Weeping Wall es más ligera y más liviana que las dos anteriores, con un montón de detalles de percusión y un ritmo pulsante y motorik. Subterraneans cierra el álbum con un toque espacial Pink Floyd (circa El Lado Oscuro de la Luna), especialmente con esa melodía de saxofón.

Hay algunas letras abstractas, pero se trata más de crear un estado de ánimo que de contar una historia. Éste es un álbum que recompensa a los oyentes con cada escucha. Por mucho que haya llegado a amarlo en las últimas dos semanas, espero que siga creciendo en mí en los próximos años.


 

“Heroes”

El único álbum grabado completamente en Berlín, "Heroes’’ (1977), sigue la plantilla establecida por Low, pero suaviza algunas de las aristas ásperas, e incluso incluye una de sus canciones más queridas. Además, el líder de King Crimson, Robert Fripp, añade su sonido inimitable de guitarra en todo el álbum. Vamos a saltar a la canción del título, "Heroes", que es la tercera del mismo. Parece ser que es sobre dos amantes que se enfrentan constantemente sin importar cuánto quieren estar juntos. El verso final implica que son de lados opuestos del Muro de Berlín, lo que podría explicar los obstáculos en su relación. Independientemente del significado que hay detrás de la canción, la música es increíble. La melodía es super pegadiza, la producción de synth heavy es estelar y la actuación vocal de Bowie está entre sus mejores. Es justamente considerado un clásico. Vuelvo al inicio del álbum, que se abre con la canción Beauty And The Beast. Esa canción lleva el divertido y funky groove de TVC15 a un nuevo nivel, añadiendo voces ligeramente distorsionadas y un gancho vocal fresco ("Puedes decir no a la belleza y a la bestia... "). Joe The Lion es otra canción excelente. Su voz tiene un sonido maníaco y loco, pero controlado. Uno de los aspectos más destacados de este álbum para mí es Sons Of The Silent Age. Comienza como una de las melodías dramáticas de Roxy Music con saxofón, pero el resto es un medio tempo con sonidos de sintetizador y ritmos dramáticos. Me encanta el sonido acuoso vocal cuando canta el título, y hay un gran gancho en el coro ("Hijos de sonido e hijos del sonido... "). Realmente no sé de qué trata (supongo que podría aplicarse a la mayoría de esa trilogía), pero esta canción me provocó una impresión duradera. Eno está por toda la movida Blackout, pero aparte de "beso en la lluvia... ", absténganse, no hay nada terriblemente pegadizo aquí.

El segundo lado del lp original son cuatro instrumentales, antes de terminar con una pista vocal. La melodía de saxofón en V-2 Schneider lo distingue de la evidente influencia de Kraftwerk, pero incluso el título hace referencia a su miembro fundador, Florian Schneider. Ése era el estado de ánimo. Sense Of Doubt es realmente aterradora (en el buen sentido), especialmente la melodía descendente de 4 notas. La parte de sintetizador me recuerda a Genesis (Watcher Of The Skies), pero como la canción anterior, es más "efecto de sonido" que canción. Moss Garden parece una sensación japonesa con Bowie tocando el koto. Es una melodía pacífica con sintetizadores chillones lentos y efectos de sonido animados. Hay efectos de sonido más espeluznantes en Neuköln, con el sintetizador y el saxo entrelazados. A veces el tono de teclado, así como los sonidos de ballenas al final, recuerda el Echoes de Pink Floyd. El álbum se cierra con el funky, y ligeramente hipnótico, The Secret Life Of Arabia, una melodía vocal con un groove y un gran línea de bajo estilo Bernard Edwards (Chic).

Al igual que su predecesor, éste no es un álbum fácil de digerir, pero su belleza se revela un poco más con cada escucha. Me encanta ahora, y espero que crezca con los años.


 

Lodger

El último álbum de la trilogía, Lodger (1979), tiene varias cualidades que lo diferencian de los dos anteriores. En primer lugar no hay instrumentales entre sus 10 cortes. La influencia del krautrock es menos perceptible, apareciendo otros sabores musicales. Adrian Belew, que estaba trabajando con Talking Heads en ese momento, se uniría a Robert Fripp en un King Crimson renovado un par de años después. Él tiene un estilo distinto que es instantáneamente reconocible en varias de estas canciones. El álbum se estrena con Fantastic Voyage, una bonita balada medio tempo con un fuerte trabajo vocal, pero con letras negativas ("Estamos aprendiendo a vivir con la depresión de alguien... "). African Night Flight es un tema de percusión con sonidos de piano procesados, y Bowie rasgando las letras a un ritmo vertiginoso como si su vida dependiera de él. Belew usaría esta técnica vocal rápida en canciones de King Crimson como Elephant Talk y Thela Hun Ginjeet. Bowie usa su voz desde el principio, creciendo maníaca más tarde ("Tropecé como un ciego, no puedo olvidarte, no puedo olvidarte... "). No es una canción importante, pero me encanta su interpretación vocal, especialmente las armonías en capas.Yassassin me impactó desde la primera vez que la escuché. Es una especie de reggae con un toque de Oriente Medio en las voces, y una gran melodía de violín interpretada por Simon House. Red Sails es un rock impulsado por un latido que podría caber en un álbum anterior como Diamond Dogs. Me encanta ese chillido de guitarra de Belew.

¿Es posible que Talking Heads haya influenciado a Bowie en D.J.? Sónicamente y rítmicamente tiene el sello de esos rockeros arty, pero el coro ("Yo soy un DJ, soy lo que toco... ") es puro Bowie. Uno de los momentos más destacados es Look Back In Anger, una canción de rock impulsada por un memorable gancho vocal ("Esperando tanto, he estado esperando tanto, esperando tanto tiempo... "), y Bowie suplicando cuando canta ("¡Miren hacia atrás, enfurecidos!"). La batería de Dennis Davis es el motor que hay detrás de esa canción. El tono de la guitarra durante la pausa instrumental me recuerda a David Gilmour en su álbum homónimo en solitario de 1978. Boys Keep Swinging recuerda a "Heroes", pero con un enfoque vocal diferente ("Cuando eres niño, puedes usar un uniforme... "). Hay un fresco y angular solo de guitarra de Belew, y me encantan los coros de apoyo de Bowie y Visconti. El ritmo constante de 4/4 y las voces monótonas en Repetition, así como las letras que se dirigen a lo cotidiano/mundano, señalan una vez más a David Byrne y a Talking Heads. ¿Quién estaba influyendo en quién en ese momento? Red Money es la nueva favorita. Me gusta el groove funky, las texturas de guitarra de Belew y Carlos Alomar, y la entrega robótica de letras como "Proyecto cancelado, central cayendo, dinero rojo... ." La pista extra en el cd de Rykodisc, I Pray, Olé, es memorable. Es una canción bastante buena que cabría en el álbum, pero no es esencial.

Probablemente suena como un disco roto en ese punto, pero éste es otro álbum que se hacía más agradable cada vez que lo escuchaba, y esperando que continuara así en el futuro.

Estos tres discos pueden no haber sido planeados como una trilogía, pero funcionan como un trío cohesionado, aunque cada álbum tenga sus propios encantos únicos. Ciertamente no puedo elegir un favorito. Low introdujo la plantilla sonora, así como la mezcla de pistas vocales e instrumentales, y tiene una canción increíble. "Heroes" lo llevó más lejos, pero a pesar de que me encantan varios de esos instrumentales espeluznantes, tengo que estar en un cierto estado de ánimo para realmente poder disfrutar de esas canciones. Lodger tiene canciones más consistentemente grandes, pero no es tan coherente como los otros dos. Supongo que no importa si tengo o no un favorito. Lo importante es que ahora conozco esos álbumes mejor que nunca, y ya no es para mí un signo de interrogación en su carrera. Ahora es el momento de volver a sus primeros álbumes de los años 80, incluyendo su mayor éxito comercial, así como uno que he considerado a menudo mi álbum favorito de Bowie. Será interesante ver cómo se mantienen frente a favoritos como Station To Station y The Berlin Trilogy.


 

Scary Monsters (And Super Creeps)

Antes de empezar a investigar el catálogo de David Bowie hace un par de meses, no podía decir que estuviera completamente familiarizado con algunos de sus álbumes. Ya conocía la mayoría de sus canciones populares, y había escuchado algunos álbumes más que otros, pero el que más me impactó, el que consideré mi favorito, fue Scary Monsters (And Super Creeps) (1980). Siempre me encantaron las canciones, la instrumentación, la producción y el sonido de su voz en este disco. Ahora que me he familiarizado con su trabajo anterior, puedo escuchar Scary Monsters (And Super Creeps) como la culminación de la música que llegó antes, especialmente los cuatro álbumes que le precedieron. Tomó todos los elementos más accesibles de esas grabaciones, y sacó una colección de canciones que generalmente se considera su último "gran" álbum. Todavía tengo un número de álbumes para reevaluar antes de que pueda confirmar o discutir eso, pero no se puede negar que es un gran álbum. La pista clave, Ashes To Ashes, fue un single de éxito, una actualización del personaje del Major Tom de su primer gran éxito, Space Oddity. Es una de mis melodías favoritas de Bowie, con un gran patrón de batería sincopado y un funky slap bass: definitivamente es uno de los mejores momentos de todo su catálogo. Me encanta la forma en que comienza, y el centro de la misma. Fashion fue otro hit single, una canción disco con un toque rock (esos "beep beep" están fuera de una canción de Donna Summer, mientras que Robert Fripp añade su loca guitarra histriónica). Debe haber sido una gran inspiración para Duran Duran. Otra canción que consiguió llegar a la radio fue la de título cercano, Scary Monsters (And Super Creeps). Es básicamente un rock con un fresco patrón de guitarra de Carlos Alomar, y Fripp de nuevo añadiendo su sonido único como guitarra principal. También hay esas voces frescas y con sonido acuoso en el estribillo ("... manténme corriendo, corriendo asustado... "). He estado familiarizado con las tres canciones desde que el álbum fue lanzado originalmente, y todavía suenan grandes después de los años pasados. La agradable sorpresa es lo bueno que es el resto de las canciones del disco. It's No Game (Part 1) es una forma loca de abrir el álbum, con la mayoría de la letra cantada en japonés por Michi Hirota, y Bowie casi gritando su letra abstracta por encima. Es maníaco, pero controlado, y se muestra de nuevo en una versión más moderada en It’s No Game (Part 2), que cierra el álbum. Up The Hill Backwards comienza con un golpe cercano a Bo Diddley, luego se transforma en un ritmo loop con un gancho repetido lírico ("No tiene nada que ver con usted si se puede captar... "). Teenage Wildlife es la canción más larga, unos 7 minutos, y se parece mucho a "Heroes". Liricamente suena como una respuesta contra los aspirantes a Bowie más jóvenes que estaban recibiendo mucha atención en ese momento, especialmente Gary Numan. Scream Like A Baby es probablemente la canción más débil, pero todavía me gustan los sonidos de sintetizador (de Andy Clark) y las voces tratadas (à la Fame). Kingdom Come es la única canción no original, escrita por Tom Verlaine de la banda Television. Es una buena canción que deja una agradable sensación. Pete Townshend añade algo de guitarra a Because You're Young, que tiene la sensación dramática de una producción girl group de Phil Spector. También tiene uno de los coros más pegadizos del álbum entero.

Es un álbum casi perfecto de Bowie, y una gran manera para que él entrara en la nueva década.

kamertunesblog.wordpress.com


 
Bowie Selfzine