El Aviador Dro

 

El Aviador Dro Confía en tus Máquinas

A finales de los años 70, del oeste nos llegaban los sonidos de Devo, del norte los de Kraftwerk y Telex y del este los de la Yellow Magic Orchestra. Todos ellos compartían la devoción por los sintetizadores, el trabajo en equipo y la pasión por el retrofuturismo. En pleno Madrid, un nuevo grupo, El Aviador Dro Y Sus Obreros Especializados, cerraba la cuadratura del círculo de ese incipiente movimiento musical llamado tecno-pop.

 

Contamos hoy con Servando Carballar, cabeza visible del Aviador, cuyo nombre de Obrero Especializado es Biovac N.

Hola Servando. Estamos encantados de entrevistar en este cibercafé de Formalhaut al creador del término tecno-pop. Mientras revisábamos las cintas de recuerdos, constatamos que los inicios del Aviador Dro fueron muy duros. ¿Vuestra peculiar estética futurista, los sintetizadores, Nuclear Sí y un local lleno de heavies en el Avilés de 1980 parece algo muy explosivo, no?

Era realmente PUNK. Tocábamos con La Banda Trapera Del Río, y la gente estaba enfervorecida con ellos y con Bloque. Teníamos que tocar en un pabellón de deportes sólo con los amplis, como los grupos de los 60, porque La Banda Trapera no nos dejaban su equipo. Paraíso no quisieron tocar en esas condiciones. Nosotros salimos, empezamos con Nuclear Sí, y empezó una lluvia de botellas de cristal de litro rellenas de agua y arena. Estallaban como bombas a nuestro alrededor. Nuestra principal preocupación era que no dañaran nuestros sintes. Tuvimos que dejar de tocar cuando una botella impactó en la cabeza de nuestro bajista, Multiplexor, y le dejó KO y sangrando. Arturo Lanz y yo nos bajamos al público llamándoles cosas como ''humanos primitivos'', y la gente alucinó tanto que nos abrieron un hueco, y pasamos entre ellos como Moisés entre las aguas del mar Rojo. Fue increíble. No nos pagaron nada…

Decíais en La Ciudad en Movimiento: En los túneles de comunicación nosotros caminamos unidos, entre las altas torres… ¿Es cierto que los miembros del grupo acudíais a los ensayos juntos y debidamente uniformados? Se comenta que llegaste a sufrir una agresión en el metro por ello.

Totalmente. Asumíamos el sentido de nuestra vida sistematizada. Al salir de nuestra primera sesión de fotos la guardia civil nos llevó al 'cuartelillo' por las pintas que teníamos. Y, efectivamente, una vez me atacaron por la espalda en el metro desde uno de los vagones en marcha y con las puertas abiertas…

En 1981 tuvo lugar el I Simposium Tecno, en el que El Aviador Dro compartísteis escenario con Oviformia SCI, El Humano Mecano, Los Iniciados y La Terapia Humana. ¿Qué recuerdos guardas de aquel concierto, con desalojo policial incluido?

Era la primera vez que nos reuníamos los grupos de pop electrónico de Madrid. Acudió un montón de gente al Marquee, precursor de Rock-Ola, y estábamos muy emocionados. Arcoiris debutó con Los Iniciados, y todo iba sobre ruedas hasta que entró la Policía Nacional y desalojó la sala. El Aviador tocábamos El Último Asalto a la Bastilla cuando quitaron el sonido. La policía se llevó al pobre Ger Espada, cantante de Oviformia SCI, porque iba maquillado. Eran verdaderamente otros tiempos. La maquinaria del fascismo todavía no se había camuflado, como ahora, de demócratas para sacarnos la pasta a todos. Eran un poco miopes.

El trabajo de las máquinas resulta fundamental para el buen funcionamiento de tu vida en la ciudad…

¿Cómo fue tu primer contacto con un sintetizador y qué modelo era?

La primera vez que me pregunté cómo demonios hacían aquellos sonidos fue al escuchar The Robots de Kraftwerk. Me había comprado el disco por su portada, pero lo que me gustaba entonces era la new wave (The Stranglers, Blondie… ). Así que me puse a investigar, y descubrí aquellas sensacionales máquinas que tenían un coste inalcanzable. Yo tenía un pequeño órgano con caja de ritmos que usaba para tocar pop. Mi ilusión era tener un Farfisa. Cuando asimilé a Kraftwerk y descubrí otros grupos de rock alemán como Neu!, Can o La Düsseldof, fui a una tienda a ver qué había, y me encontré un pequeño sintetizador monofónico italiano llamado Jen 2000. Esto era antes de los MS10 y MS20 de Korg. Compré uno con todos mis ahorros, y me imaginé que era un Moog o un ARP, que eran los que realmente quería tener. Con el Jen 2000 se grabaron los singles y maquetas de la primera formación del Aviador.

En 1982 el single Nuclear Sí  sería vuestro bautismo de fuego en las listas independientes, luego vendrían La Televisión es Nutritiva, Selector de Frecuencias, Amor Industrial, Baila la Guerra, Vórtex, Himno Aéreo, El Color de tus Ojos al Bailar... Llegamos al año 1985, y desde entonces el público en general os perdió la pista. ¿En qué galaxia habéis estado desde entonces?

En realidad fueron La Chica de Plexiglás y La Visión nuestros primeros singles. Luego vino Nuclear Sí en formato de ep autoproducido. Nosotros lo reservábamos como hipotético single de un primer álbum que nunca se editó. Luego empezamos a sonar en la radio, y esos temas que mencionas se escuchaban por toda España, Méjico, Perú… Tocábamos mucho y simultaneábamos el grupo con nuestro trabajo en la discográfica DRO. Entonces dejamos de sonar en los 40 Principales y pasamos a ser un grupo de culto. En realidad, salvo de 1994 a 1997, no hemos dejado de tocar y componer. Hay un buen puñado de discos que lo atestiguan. Sencillamente, desaparecimos del mainstream, pero nos mantuvimos haciendo lo que queríamos.

Vemos Nueva York y vemos Managua, vemos Varsovia y vemos Madrid…

En los últimos años habéis actuado en Méjico, Perú, Alemania y Estados Unidos. ¿Como fue la acogida del Aviador Dro allende los Pirineos?

En Méjico, Perú y Alemania fue increíblemente entusiasta. Los fans nos venían a ver al aeropuerto, nos perseguían a la salida de los conciertos, firmábamos en tiendas, salas… Fue muy divertido y gratificante encontrarse con todos esos fans que no habían podido vernos en los 80s, pero que no se habían olvidado. Todavía lo hacen, y tenemos muchas ganas de regresar. En Alemania éramos una banda de culto, y nos sorprendió tener público y fans sin haber tocado nunca allí. Muy emocionante. En Estados Unidos hicimos 12 conciertos, toda una gira recorriendo las dos costas. Allí, salvo en los estado fronterizos, no nos conocía nadie, y tocábamos en salas de principiantes. Para nuestra sorpresa la acogida siempre fue buena, incluso en salas donde teníamos una bandera sudista detrás del escenario, ¡¡¡y nosotros sacábamos nuestra bandera roja de Anarquía Científica!!! En Austin tocamos con los Zoom-Zoooms, un grupo local fan nuestro que hacían versiones de Láser y Godzilla. Dormiamos en moteles, y recorríamos la Ruta 66 parando en todos los lugares frikis que se nos ocurrían: el cráter de Arizona, Roswell… Fue genial.

En diciembre de 2009 celebrásteis vuestro 30 aniversario en un concierto  con colaboraciones de Iñaki Glutamato, Germán Coppini, Alaska, José Luis del Pingüino y Arturo Lanz de Esplendor. Pero la tarea más dura fue reunir a prácticamente todos los antiguos Obreros Especializados: REP, X, Derflex Tipo IARR, Láser 2000, Fox Cicloide, Placa Tumbler, CTA 102, Sincrotón y Multiplexor. ¿Qué pasaba por tu cabeza mientras tocábais Nuclear Sí rodeado de todos los Obreros Especializados? ¿Para cuándo el dvd del concierto?

Ha sido uno de los mejores momentos de nuestra carrera. No imagino un aniversario mejor. Conseguimos olvidar todos los pequeños problemas que habían surgido entre nosotros y recuperar la energía de nuestros primeros conciertos. Lo más probable es que el concierto se publique en nuestro canal Vevo en un futuro muy próximo.

En 2013 volvísteis a compartir escenario con Oviformia SCI en el II Simposium Tecno. ¿Pensabas en 1981 que seguiríais al pie del cañón (láser) 34 años después?

No creo que nadie pensase entonces a largo plazo, aunque Lucho y yo siempre hemos sido ambiciosos, y creo que hemos conseguido seguir haciendo lo que nos gusta con mayor o menor éxito. Si te paras a pensarlo, poder hacer durante casi 35 años la música que te gusta es un éxito en sí mismo. Ahora mismo planeamos presentar los discos que está editando Elefant juntos en la primavera de 2015. Los dos grupos en directo seguimos siendo algo realmente digno de ver y escuchar, y en cierta forma muy distinto a los grupos electrónicos de ahora mismo.

Gran primicia lo de la gira Aviador Dro + Oviformia SCI en la primavera de 2015. En el repertorio de esa noche del II Simposium Tecno retomásteis viejos clásicos de vuestros inicios, y la respuesta del público fue la de entrega total, especialmente la de vuestros incondicionales Mutantes. ¿Váis a seguir en esa línea en los directos?

Junto a los temas nuevos y nuevos proyectos nos gusta recuperar canciones y acercarlas a la actualidad. Adquieren una segunda vida y resulta curioso ver como mucho público no da crédito a que ese tipo de canciones se hicieran en 1979 en España. También es interesante que canciones como Himno Aéreo, El Último Asalto a la Bastilla o Varsovia en Llamas (ahora Ucrania en Llamas) no hayan perdido un ápice de actualidad.

Otra de conmemoraciones. En noviembre váis a volver a reuniros en directo con L-Kan y La Monja Enana en una nueva edición de ¡Qué Mutada! ¿Qué sorpresas nos deparará esa noche 12 años después de la primera?

Queremos que sea una fiesta divertida y especial con colaboraciones y algún tema colectivo nuevo. También recuperaremos alguno de nuestros temas más pop para la ocasión, como Corazón de Batidora. Es otro frente abierto. L-Kan y La Monja Enana aportan el más inteligente de los sentidos, el sentido del humor. Bajo cierto barniz naif e infantil esconden una lírica perfectamente ejecutada y una energía digna de los Rezillos. Es muy estimulante trabajar con ellos, e intentar seguir el ritmo de B-Kan, O-Kan y Ana. Y muy divertido.

Hace 30 años publicábais el Manifiesto de la Revolución Dinámica con un carácter claramente político. Vuestro último manifiesto es el de la Música Aumentada, más enfocado a la ciencia. ¿Cuál es vuestra evolución entre ambos manifiestos, entre Néstor El Cyborg y Homo Sapiens 3.0?

La política mundial es un desastre. El capitalismo salvaje se regodea con la crisis e intenta un retroceso social al período anterior a las guerras mundiales. Es vergonzoso. Hay que combatir políticamente como sea esa situación. Abandonar el bipartidismo, romper con las cortinas de humo y afrontar que se trata de un golpe de estado financiero a escala mundial. Desde la caída del telón de acero se han propuesto eliminar a la clase media y profundizar en el abismo con la clase dirigente y opulenta. Creemos que todo artista, si quiere ser relevante, debe de operar bajo esos conceptos e intentar hacerse eco de esa situación inadmisible. La cultura y el conocimiento científico son básicos para recuperar ese terreno perdido. Hay que formar alianzas en ese sentido, e identificar al enemigo. En cierto sentido nada ha cambiado desde nuestros primeros manifiestos hasta los de hoy en día, sólo las tecnologías y el campo de batalla. Las redes sociales e Internet son ese nuevo campo de batalla, y no debemos permitir que nos los arrebaten. No pretendemos 'triunfar' en el sentido político, pero sí que nos gustaría que la conciencia ciudadana fuera más completa, y que ésta, como ha ocurrido en las últimas elecciones, demostrase que hay terceras vías disponibles.

Muchas gracias Servando. Te dejamos que disfrutes de tu nuevo aerocoche de la Corporación. Salud, y que la Fuerza te acompañe en Mecanisburgo.

Quizás hoy llegues donde yo no llegué, otros mundos, otras estrellas...  Para empezar otra vez, desde mucho más alto…

¡Gracias a vosotros!

Víctor Manuel Sanz De Diego (Tecnosanz)

 

"El ser humano desaparecerá. Más aún, es necesario aniquilarlo para pasar a un estado maquinal. En este estado no habrá libertad individual, únicamente existirá la libertad colectiva. Tampoco habrá problemas porque cada hombre-máquina estará debidamente programado, y todos seremos felices". 

El Aviador Dro