Arcos de Nepal

 

Arcos De Nepal Mártires de la Industria... Musical

“Era tal la bruma que apenas se apreciaba el yacimiento, y en medio de tan evocador ambiente la divinidad tomó posesión de nuestro héroe. Al instante T.R. escuchó en su cerebro el tema Crash Robot totalmente compuesto, en uno de esos raros casos con que sueña todo creador. Así nació Arcos De Nepal tal como hoy lo conocemos: Taludio Rativo y Trazon Tecib”.

 

 ¿Por qué el regreso ahora de ADN?

ADN no regresa ya que nunca ha dejado de estar ahí. Puede parecerlo porque ahora se produce un regreso a las formas iniciales, pero durante el período de supuesta desaparición en verdad hemos desarrollado una frenética actividad nanadista. En este estilo hemos alcanzado el cénit, es tal nuestro dominio que sentimos que ya no nos podemos desarrollar más. La exploración del nanadismo ha supuesto para nosotros una absoluta plenitud, pero ahora necesitamos volver a experimentar los caminos de la imperfección. Es probable que volvamos a practicar nanadismo una vez más, para solaz de nuestros seguidores, cuando agotemos el nuevo ciclo tecno-industrial-bajo-imperial.

¿Cómo encontráis el presente musical?

Tristísimo, carente de toda suerte de originalidad y talento, ni rastro de atisbos de arte. La gran revolución musical del siglo XX no ha sobrevivido al XXI. Este agotamiento de la expresión musical de cariz juvenil del siglo XX nos encamina de nuevo hacia formas pretéritas, por las que por otra parte ADN siempre se ha sentido profundamente atraído. 

Yo os veo perfectamente vigentes. El mundo gira, pero parece que vuestro espacio artístico no se ha movido un ápice. Sóis igual de modernos que los más modernos. O más.

Lo que afirmas tiene sentido porque los últimos estertores de la vanguardia musical, ya sea popular o experimental, se dieron en los ochenta o a todo estirar a inicio de los noventa. El mérito de nuestra supuesta vigencia en parte no sería achacable a nosotros sino a la falta de novedades desde entonces. Que nuestro espacio artístico permanezca inalterado es porque es fruto de nuestra personalidad, fue creado sin atender a presión alguna con la única intención de expresarnos en absoluta libertad, sin atender a condicionantes empresariales ni artísticos. Un suicidio comercial asumido. Nuestra parte de mérito radica en que no formamos parte de ningún movimiento de manera que incluso los músicos más afines a nuestro estilo no se nos asemejaban, y ello comporta que incluso de haberse producido grandes novedades en el mundo musical, nuestra especificidad probablemente hubiese mantenido nuestra obra en un estado de gracia hasta nuestros días. Los contenidos de nuestras piezas evocan tiempos pasados y futuristas expresados mediante formas industriales que no son si no el sonido del mundo actual. Esta triple temporalidad nos aparta de cualquier efímera esclavitud sonora. Esta disgresión es un intento de racionalización que quizás no sea correcta, pero es nuestra percepción de porqué posiblemente se nos pueda considerar aún vigentes, o incluso modernos.

Si pudiérais subsanar algo del pasado de ADN, ¿qué reharíais de nuevo?

En lo muy concreto cambiaríamos el planteamiento de un concierto durante el cual se produjeron involuntarios daños colaterales entre nuestra respetada asistencia. Artísticamente nada. Técnicamente procuraríamos mejorar algunas mezclas. Abandonar la Ciudad Condal y asentar nuestros reales en una real ciudad hubiese mejorado muy mucho nuestras posibilidades de difusión. Lo hecho, hecho está, y sabedores de que nuestras faltas se debieron a nuestra falta de posibles, que no de voluntad o consciencia de lo que hubiere sido menester, dormimos en paz.

¿Qué opción váis a tomar en vuestra reencarnación, recrear el pasado o crear el futuro?

Lo único seguro es que crearemos un nuevo presente y lo haremos revisando parte de nuestro pasado. A pesar de que exploraremos en la medida de lo posible nuevas posibilidades expresivas, creemos que el futuro ya lo avanzamos en nuestra primera etapa, y no parece que actualmente nadie pueda crear un futuro porque los medios para ello están ya muy trillados. Todo apunta a que se abre ante nosotros un largo período de estancamiento a modo de una Nueva Edad Media. Desde que la primera Edad Media terminó, la música no paró de evolucionar hasta llegar a su culmen con el descubrimiento de la electricidad y sus aplicaciones instrumentales y compositivas. No parece posible una nueva evolución si no se produce un nuevo descubrimiento científico capaz de alterar la concepción que del mundo sonoro tenemos, quizás algo relacionado con la generación de estímulos sonoros a nivel cerebral sin el uso de instrumentos externos, abriendo el paso a una audición psíquica llena de insospechadas posibilidades. De hecho el término audición dejaría de ser apropiado y la música podría entenderse como un conjunto de estímulos físicos de todo tipo, ordenados en el tiempo. Pero todo esto, actualmente, sólo lo podemos soñar, y no está en nuestra mano desarrollarlo si bien se podrían realizar experimentos al respecto por parte de aquellos con los medios adecuados, y esos no somos nosotros.

Arcos de Nepal

¿Qué escucháis de música en estos momentos?

Trazon Tecib: Igual escucho Mahler que krautrock, 80s, 90s o música actual, experimental, no forzosamente electrónica… Intento seguir las tendencias que hay, al menos enterarme de lo que ahora se lleva, drones, dubstepglitches, etc.. Me interesan muchas de las cosas que salen actuales tipo Alva Noto, Atom, Kangding Ray, en general cosas ruidosas, abstractas, con ritmos no siempre fáciles de seguir.

Taludio Rativo: Prácticamente nada porque siempre que llega algo a mi oído tengo la impresión de que llueve sobre mojado, y las supuestas nuevas tendencias me resultan como una carrera para ver quién la hace más gorda, como ocurre exactamente igual en el mundo del cine. Asímismo el recuperacionismo que se da entre los que actualmente se consideran modernos me resulta patético, pues miran atrás y además tergiversan mancilladoramente la esencia de lo que pretenden reproducir, otorgándole una estética de la que los protagonistas de la época echábamos pestes, rehuíamos y combatíamos; y esa actitud revulsiva hacia un pasado que considerábamos obsoleto conformó buena parte de la esencia de lo que hicimos. Y me he ido por las ramas, pero como sé que en esta entrevista se busca sangre, bien está. Básicamente escucho en mi interior, que es capaz de reproducir cualquier música almacenada en mi memoria con sorprendente fidelidad, al tiempo que crea sorprendentes composiciones que en su inmensa mayoría nadie escuchará nunca. Es muy cómodo y barato, no te liga a máquina alguna. Y si la música tiene algún futuro pasará por la potenciación de la mente. 

¿Qué va pasar con el pasado discográfico de ADN?

Poco puede pasar porque prácticamente no existió. Únicamente se publicó lo que Self tuvo a bien incluir en su cd recopilatorio de electrónica española. Para bien y para mal en su momento no estuvimos dispuestos a someternos a las condiciones draconianas de algunos sellos, a la par que varios de los principales sellos internacionales de nuestro sector en la época nos rechazaban inexplicablemente a pesar de declararse hondamente impresionados por nuestro trabajo. Años después hemos llegado a descubrir los verdaderos motivos de esa actitud hacia nosotros, motivos oscuros basados en el miedo y la envidia. Los tres álbumes autoeditados en formato K7 (masters digitales) es probable que reaparezcan en un netlabel, pero la actual tendencia de recuperar el formato cinta podría provocar la reedición tal cual de las originales.

¿Estáis componiendo de nuevo o es sólo un proyecto?

Sí, ya tenemos en marcha composiciones que habrán de conformar un nuevo álbum, pero preveemos que el proceso será largo.

¿Hacia dónde queréis tirar con ese nuevo álbum? ¿El nuevo hardware/software cuenta a la hora de volver a trabajar años después o lo haréis con el 'viejo' equipo de siempre?

No tenemos un plan preestablecido, dependemos de las musas, pero no habrá ruptura alguna con nuestro pasado, vamos a seguir obedeciendo como siempre a nuestra propia personalidad, a pesar de que ello provoque como siempre un aislacionismo de nuestra obra debido a no adscribirse claramente a ninguna corriente perfectamente definida y vendible. Escucharnos seguirá requiriendo un esfuerzo por parte de los oyentes cuyas almas vivan atrapadas en los estrechos límites de los estilos definidos. Lo único claro es que nuestra sonoridad seguirá siendo básicamente electrónica, aunque entendida en su más amplia acepción. Tenemos nuevos equipos, además de los de siempre, pero no creemos que ello deba ser definitorio de nada, porque el método de composición de ADN es primordialmente intelectual. Partimos de ideas que intentamos transmitir musicalmente mediante nuestros instrumentos, pero nunca son ellos los que nos marcan el camino sugiriéndonos algo con sus evocadores sonidos. Nunca partimos de momentos afortunados nacidos durante sesiones de improvisación. Éste es un método que también aplicamos, pero en nuestros otros proyectos.

¿La estética a la hora de actuar será la misma? ¿Hay nuevos intereses escenográficos?

Este aspecto de nuestra obra preferimos mantenerlo en el silencio para asegurar la sorpresa, que siempre ha sido un componente importante de nuestra puesta en escena. 

¿Seguiréis confiando en la gente de aquí (si es que hay alguien) o váis a buscar posibles mecenas discográficos fuera de nuestras fronteras?

Ciertamente tenemos puesta la mirada más allá de nuestro mundo ya que nunca hemos pertenecido a él.

Luciano Alvarez


“El concepto escénico de ADN sólo halla parangón en las excelentes puestas en escena del Aviador Dro y Los Iniciados, sintiéndose muy afines a la filosofía de estos últimos con quien comparten objetivos antropoindustriales y la ocultación de sus rostros humanoides. Tras los sonidos de ADN hay ideas, una voluntad de provocar pensamiento. El vídeo y la acción escénica, junto a una potente imagen completan la oferta. A menudo el espectador se ve inmerso en la acción, golpeando bidones por ejemplo, tras ser apresado en el trascurso de una razzia nazarena, asistiendo a un ejercicio religioso de rito industrial transformado en bingo atómico con premio incluido, siendo molestado por un representante que le intentará vender material del grupo sin su autorización, lo que provocará un ajusticiamiento poco ortodoxo del mismo, viéndose atrapado sin previo aviso en la toma de la sala en que se está tomando una copa por una horda nazarena, que la hará suya imponiendo su música tras doblegar al DJ, siguiendo el transcurso de una procesión industrial armada y abriendo fuego en las inmediaciones urbanas de la sala donde sonarán las máquinas, para solaz de viandantes y alerta de cuerpos policiales, y un largo etcétera de lindezas similares que no hubieran sido posibles sin la desinteresada colaboración de una ingente horda de secuaces siempre dispuestos por la causa”.