acavernus

 

acavernus  Ritual y Poesía

Acavernus nace como escritura, y muta en un proyecto musical solista de carácter experimental y místico, pero sobre todo sensorial. No podía ser menos, puesto que Paula empapa de su personal cosmovisión y su pasión contagiosa todo lo que hace. Una mente siempre activa no da nunca tregua, y en Sao Paulo, una ciudad de más de 20 millones de habitantes, Paula toca, además de las ya nombradas, en otras tres bandas (Hierofante, Mauna Kea y Cortina), y junto a dos amigos acaba de fundar un nuevo sello (Sorriso Selvagem Edições) donde hace una semana apareció la primera referencia física de acavernus: un casete con cuatro canciones envolventes y etéreas.

 

¿Qué es acavernus?

Para mí acavernus es un espejo de mí misma. Es imperfecto, dual, infinito y salvaje.

¿Qué equipo utilizas habitualmente para construir las canciones?

Utilizo un sintetizador Juno Di, pedales de delay, de loop, trémolo y mi propia voz. También utilizo algunas grabaciones, unas hechas por mí y otras de diversa procedencia, ya sea de películas o discursos.

Observo que cada vez utilizas más tu voz como un instrumento más, ¿es algo deliberado?

Sí, cada vez es más intencional. Se expande conforme la voy explorando más y más.

En toda tu música existe un gran componente espiritual, ¿de dónde proviene este interés?

Creo que viene de mi infancia, pero se fortaleció más en los últimos años cuando tuve experiencias muy transformadoras y significativas para mí. Tuve un contacto muy lindo e intenso con trabajos del sagrado femenino, y me redescubrí como mujer, y aún me sigo descubriendo. También tuve experiencias extrafísicas que me despertaron muchas cosas, y creo enormemente en el poder del campo de los sueños. Para mí los sueños son una puerta al autoconocimiento. Una vez, por ejemplo, soñé que estaba en una casa y veía a toda mi familia, pero ellos no me veían a mí. De repente me observé a mí misma de pequeña, sentada en el sofá con mi madre y mi tía. Solo esa niña (yo) me vio. Me miró, y me preguntó ¿quién eres? Dije soy tú. Ella se rió y me dijo que era hermosa, y luego me preguntó ¿tú te acuerdas de las cosas que te digo? Y yo respondí no siempre. Y el escenario cambió. Ese fue un mensaje muy significativo para mí en relación a escuchar más mis intuiciones y estar más atenta al autosabotaje. Fue muy mágico.

Las cosas nunca son lo que parecen, al final lo único verdadero que nos llevaremos después de esta vida son nuestras experiencias. Incluso la muerte no huye de estar dentro de un concepto humano racional. El lenguaje puede cambiar mucho las cosas con respecto a lo que creemos. Que vamos a morir es obvio, pero ¿qué es morir? Eso no lo sabemos. Somos todos imbéciles quizás, pero sagrados imbéciles (risas).

acavernus

¿Cuánto de ritual hay en acavernus?

Todo en acavernus para mí es un acto ritualista y poético.

¿Es un ritual hacia ti o hacia el otro?

Bueno, me gusta poner intención al sonido y al mensaje que quiero transmitir, así que sí, quiero que llegue al otro y que lo pueda sentir como quiera. Pero muchas veces ese proceso es intuitivo. A veces pretendo hacer algo, pero luego sale otra cosa, una cosa que estaba destinada a salir. Y otras veces no, ya voy con algo muy definido. Pero me gusta dejar que las cosas tomen su propia forma mientras yo sólo observo.

Las canciones de acavernus constan de largos pasajes de improvisación y texturas, ¿qué te interesaba de esta forma no tan habitual de hacer música en estos tiempos?

Cuando hablo de lo intuitivo quiero decir que intento no pensar mucho al respecto, sino que dejo acontecer. Claro que para eso hay que partir de algún punto: muchas veces de una idea (que puede cambiar durante el proceso), de una nota, de un beat... No es un proceso enteramente intuitivo, ni tampoco enteramente racional. Me gusta trabajar con las dos facetas. Sentir e intentar comprender qué es lo que la música me pide, qué falta, qué está en exceso, qué tonos pueden sonar mejor con el concepto que se crea a partir de la misma canción... Y creo que todo eso fluye mejor cuando te enteras de que lo que estás creando es una entidad viva. Es como pilotar, imagino yo. Lo controlas, pero igual lo dejas volar por sí solo, ya que los vientos están a su favor. Y me gusta cuando estoy más abierta a posibles interferencias.

Rakta como banda se movió en un circuito punk pese a facturar una música distinta y llena de matices. ¿Cómo observas la recepción de lo distinto en ciertos núcleos de pensamiento? ¿Hay dogmas en todas las escenas? 

Sí, creo que hay dogmas donde haya gente. En Sao Paulo la sensación que tengo a veces es la de que todo pasa en el centro de la ciudad. Yo misma no voy mucho a lugares muy lejanos del centro para ver un concierto o una presentación, porque generalmente lo que quiero ver sucede en el centro. 

No creo que el dogma sea algo que camine con sus propias patas. El problema somos nosotros mismos y lo que hacemos con esos dogmas. Mientras tú creas que tus valores son mejores que los míos, y no sólo lo creas, sino que actúes en consecuencia, será mucho mas difícil que las cosas crezcan. Tenemos mucho de lo que desintoxicarnos.

Sao Paulo es muy, muy grande, y siempre hay cosas que hacer. Y es una ilusión pensar que no pasa nada fuera del centro, porque sí pasa, y hay gente activa por todos lados. Quizás no sean cosas que te "gusten", pero sí hay muchas cosas. Las cosas que mas rápido nos llegan suceden en el centro, y no en las periferias. Así que las culturas de las periferias también están ocupando el centro, y tampoco dejan de actuar en la propia periferia. Y eso es genial y necesario.

Desde que empezó el proyecto has tocado con frecuencia, ¿cuál es el estado de la música electrónica experimental en Sao Paulo?

Bueno, a esa pregunta no puedo contestar con mucha propiedad porque no hace mucho que empecé a notar más esa esfera de la música aquí, pero mi impresión es que hay mucha gente haciendo un montón de cosas, y que se están mezclando cada vez más. Eso es bueno. Con Rakta aprendí muchas cosas, y sigo aprendiendo.

acavernus

Yo solo he estado una vez en Sudamérica, y me cambió la vida. ¿Cuál fue tu experiencia girando con Rakta por Europa?

Fue maravilloso. Hubo todo tipo de emociones. Es una locura estar cada día en un lugar diferente, tocando todos los días. Una deconstrucción del espacio-tiempo. Todo ello fue posible gracias a Rakta y al esfuerzo de las chicas. Vimos de todo. Es un shock cultural grande, algo muy distinto a lo que se vive aquí.

Sao Paulo sufre ahora una gran crisis del agua que parece casi de novela de ciencia ficción, ¿cómo se vive ese clima de incerteza a nivel social?

Mucha información sobre la crisis no está siendo compartida con la población. El gobierno y el SABESP (organismo responsable del saneamiento básico de la ciudad, que está bajo gestión del gobierno) están ocultando los datos reales a los ciudadanos. Este organismo está bajo la sombra de la corrupción. Las grandes empresas y comercios siguen con agua, y cuanto más utilizan, menos gastan – un contrato hecho con SABESP -. Es una locura. 

En las periferias hay muchas familias sobreviviendo con un día de agua y dos sin. Hay gente que tiene agua sólo por algunas horas al día, y hay gente que sigue con agua de manera normal. Raro, ¿no? No falta agua, falta gestión hídrica. Faltan nuevas medidas para aprovechar todo el agua que hay. Falta un gobierno que realmente esté dispuesto a cuidar de su población, en igualdad. Hay mucha corrupción, y el gobierno de Sao Paulo es fascista.

Tienes una canción que se llama Deep Web, ¿consideras que tu fascinación por lo oscuro o lo oculto es algo constante en tu música?

Sí, hay una cierta fascinación. Una pasión. Pero no es totalmente intencional, es algo que sale de mí. La Deep Web es el lugar oscuro de Internet. Oculto. Es mutante... La realidad virtual, la realidad... ¿Cómo diferenciar ya? Y nuestro propio Deep Web interno... ¿Cómo acceder?

acavernus

¿Es posible abrir las puertas de la mente?

Sí, pero el cómo es infinito, en el sentido de que cada persona debe descubrir su propia forma de hacerlo. Muchas veces también pasa sin que lo percibas o sin que lo hubieras intentado. Creo que al principio es necesario comprender cuáles son esas puertas y para qué sirven, ya que no exploramos mucho nuestro propio cuerpo y mente, ni nos enseñan a hacerlo. Nos enseñan a encerrarlo. Yo misma sigo aprendiendo mucho sobre esto. Hay muchos caminos, muchas personas eligen caminos parecidos, pero el proceso es tuyo. Va de acuerdo con tu propio ser y tu búsqueda.

En directo transmites una imagen muy poderosa, ¿cómo describirías tu imagen de la feminidad?

Es interesante que preguntes eso porque el tema de la imagen es también algo en lo que vengo pensando más estos últimos días. Primero, para mí feminidad y femenino son cosas distintas. Para mi la mujer es maravillosa y terrorífica. Es misteriosa. Es ying y es yang. Es un pozo profundo. Es como un árbol, como la tierra, el mar y los vientos. Es infinita.

Tú estudias cinematografía, ¿cuánto de eso hay en este proyecto? ¿Qué imágenes acompañarían como un guante a acavernus si pudieras filmarlas?

Serían imágenes de un carácter experimental, con una construcción narrativa no tan clásica, probablemente en blanco y negro, y utilizando el lenguaje de símbolos y arquetipos. Algo mítico y dramático, profundo y circular. Como el cine de Jodorowsky, pero con una pasión por la figura y la psique de lo femenino en especial.

acavernus

¿Qué hay en el fanzine de acavernus?

La verdad es que acavernus empezó como un blog de cosas que escribo. Serían, si podemos llamarlo así, relatos poéticos. Desde niña escribía historias y diarios. Siempre me gustó. Tenemos una creatividad increíble a esa edad, y aún podemos tenerla.

Tocas en otras bandas, ¿es la música a lo que le dedicas más energía en estos momentos?

Creo que sí. Pero hay otras cosas que hacer, así que hay que dividir las energías. Pero en cuestión de proyectar. Definitivamente sí.  

Cuando te escribí para proponerte la entrevista me dijiste que poco a poco las puertas se estaban abriendo, ¿a qué te referías?

Creo en lo que hago con acavernus de corazón. Cuando dije eso lo dije refiriéndome a que el proyecto se está expandiendo, sea hacia donde sea, por el tiempo que sea, pero sé que se está expandiendo.

Víctor Morcillo Hidalgo